G

Guía: Qué ver en Tokio

Guía: Qué ver en Tokio. Torre de Tokio con lsa flores de cerezo.

Japón es un archipiélago compuesto por 6.852 islas repartidas entre el Océano Pacífico y el Mar de Japón pero cuyas islas principales son Hokkaido, Honshu, Shikoku, Kyushu y Okinawa. Como a nosotros nos gusta simplificar todo como si fuéramos niños, a nuestro entender estas islas las resumimos bajo los siguientes conceptos: Hokkaido es la isla de la nieve y el esquí, Honshu es la isla de las ciudades más conocidas (Tokio, Osaka, Hiroshima, Kioto, etc.), Shikoku no la tenemos clara, Kyushu es la isla de la longevidad y Okinawa es la isla para hacer playa.

Aunque la población total entre todos estos archipiélagos es de 126.926.000 personas, y de ese número 13.686.371 habitan en Tokio, su adaptabilidad es tal que uno no se percata de estos números. Japón es un país de larga data, muy rico en historia y único en muchos aspectos. Aunque nos encantaría hacer un relato detallado no terminaríamos más y el lector se aburriría demasiado pronto, pero como a veces los detalles históricos y culturales nos pueden, pedimos perdón por adelantado si a lo largo de esta guía de qué ver en Tokio de a momentos nos vamos un poco por las ramas.

Un poco de historia

Muñecas típicas del Festival de Hinamatsuri

Tokio no fue siempre la capital de Japón, de hecho le robó el puesto a Kioto.  En sus inicios Tokio era solo un conjunto de pequeñas poblaciones y algunos templos desperdigados en las colinas. En 1457 a Ōta Dōkan, vasallo del clan Uesugi, le gustó el lugar para construir su castillo que los vecinos bautizaron como Edo (江戸, literalmente «estuario»). En 1590 el shogunato Tokugawa tenía control absoluto sobre casi todo Japón y decidieron quedarse también con este castillo. Tanto les gustó que decidieron establecer su gobierno en Edo en 1603 dando inicio al, luego famoso en los libros de historia y manga, Período Edo. La nobleza y el Emperador de Japón no sentían tanta simpatía por el shogunato y  permanecieron en Kioto, que siguió siendo la capital oficial aunque sólo de manera protocolar.

Habría que preguntarse qué no le sucedió a Edo. Sufrían de centenares de incendios, erupciones del Monte Fuji y terremotos. Vamos, que cualquiera pensaría que no era el mejor lugar para una futura capital. Sin embargo, cuando el shogunato cayó y se inició el período de la Restauración Meiji allá por 1868, el Emperador que siempre había visto con envidia el Castillo Edo aprovechó la ocasión y la transformó en su nueva casa. La palabra Edo ya no pegaba y para ajustar el castillo y la ciudad a las nuevas tendencias del período el predio paso a llamarse el gran Palacio Imperial de Japón y la ciudad de Edo cambio de nombre a Tokio, “la capital del este”.

El Emperador no hizo los deberes de manera correcta y nunca dejó legalmente asentado que Tokio era la nueva capital de Japón, por lo que se cree popularmente que Kioto puede considerarse aún la capital oficial o co-capital del país.

En 1871 se abolieron los Han o feudos y formalmente se crearon las prefecturas, entre ellas la prefectura de Tokio; y al año siguiente la prefectura se expandió al área ocupada por los 23 Barrios Especiales que actualmente comprende.

Niños japoneses vestidos con ropa típica.

A partir de 1872 Tokio empezó a integrar toda aquella modernidad exterior que hasta hacia poco le era ajena.

Durante la Segunda Guerra Mundial Tokio fue intensamente bombardeada a partir de 1942 hasta 1945. A causa de esto en 1945 la población de Tokio era la mitad que en 1940 y muchas construcciones antiguas quedaron destruidas, razón por la que en Tokio la mayoría de los templos han sido reconstruidos y no se conservan 100% originales. Al terminar la guerra, en septiembre de 1945, Tokio fue ocupada militarmente y pasó a ser gobernada por las Fuerzas Aliadas.

Durante las décadas de 1950 y 1960 ocurrió el «milagro económico». Todo aquellos que los japoneses habían estado aprendiendo de los avances extranjeros lo absorbieron como esponjas y lo empezaron a aplicar con su inteligencia, diligencia y disciplina. Toyota, Yamaha, Mitsubishi, Atari, Nikon, Canon, Sony, Seiko, Sanyo, Nintendo, Suzuki, Panasonic, Nissan, Epson, Casio, son solo algunas del amplio rango de industrias que Japón dominó a nivel mundial y que mantiene hasta hoy día.

Y Tokio continuó creciendo, más y más y más, hasta llegar a ser lo que es actualmente: enorme, única y bizarra.

Para nosotros cada barrio de Tokio fue tan especial y diferente a su vecino que más que ciudad vemos a Tokio como país y a sus barrios como estados. Le dedicamos casi un mes y aun así nos quedamos cortos. La cantidad de actividades para hacer en esta metrópolis tiende a infinito, y lo más maravilloso, ¡con o sin dinero!

Para facilitarte la vida te contamos algunas de las principales actividades que puedes hacer y las clasificamos por barrio especial y distrito.

Qué ver en Tokio

Barrio especial de Minato (港区)

Comprende los distritos de Odaiba, Shinbashi, Shinagawa, Roppongi, Toranomon, Aoyama, Azabu, Hamamatsucho y Tamachi

AZABU

No sabemos si fue conincidencia o providencia, pero Minato significa «Puerto» y fue el lugar donde se inició y se terminó nuestra travesía por Japón. Durante las casi cuatro semanas que le dedicamos a Tokio, el distrito de Azabu fue nuestro hogar. Azabu es moderadamente tranquilo y no aparecerá entre las zonas obligatorias a visitar en Tokio.

En Minato se concentran muchísimas embajadas, 49 para ser exactos, porque estamos en pleno centro y eso fue una gran ventaja a la hora de ahorrar en transporte público. Minato es un barrio «chic» rodeado de barrios aún más chics, pero nuestro piso estaba escondido en Azabu, distrito residencial, en una zona de calles que escondían tanto esplendor y permitían tranquilidad. Una de las actividades más lindas era pasear por Azabu Market, pero no presentaba nada que no puedas ver en otros lugares, así que ni de asomo es una visita obligatoria.

Aoyama es sede de numerosas empresas, Honda entre ellas. ¿Te gustaría ver que tan cerca estamos del robot asemejado al hombre? ¡Conocé a ASIMO, el robot que canta, baila, salta, habla por lenguaje de señas y hasta te deja sacarte foto con él! ¿Dónde? En Honda Welcome Plaza, pegado a la estación de metro Aoyama Itchome. Abierto de 10 a 18 horas, el show de ASIMO está todos los días en los siguientes horarios:

Diego con el robot Asimo.
Diego haciendo
amistad
con Asimo.
  • Lunes a Viernes: 13:30, 15:00, *16:30 [Inglés]
  • Fines de semana y feriados: 11:00, 13:30, 15:00, *16:30 [Inglés]

Extra: Durante estos shows Honda suele presentar también algunas de sus innovadoras invenciones. Cuando nosotros fuimos mostraron una nueva silla de rueda, el uni-cub mobility, en la que uno parece usar la mente porque no tiene ni apoya brazos. Algo así como una butaca móvil moderna para minusválidos.  

Y para alegría de todos estos shows son ¡gratis! Por más info puedes chequar en la página oficial. WEB DE ASIMO.

ROPPONGI

A nosotros Roppongi no nos generó nada pero al parecer es un barrio «obligatorio». De noche es la zona por excelencia para salir a bailar, comer y tomar algo; de día se puede visitar el Roppongi Hills Mori Building, un enorme y elegante edificio con miradores pagos, museos, juegos, compras, restaurantes, etc. A nosotros no nos motivó mucho porque para cualquier cosa había que pagar un dineral, pero sirvió como para acercarnos a conocer el Japón de alta adquisición económica.

SHINBASHI

Este distrito, que significa literalmente «puente nuevo», alberga EL punto a visitar cuando estás en Tokio: la Tokyo Tower. Subir al main deck cuesta ¥900. Si no te interesa subir también está la Tokyo One Piece Tower, parque temático dentro de la propia torre dedicada al famoso manga y anime One Piece. La entrada cuesta ¥3200. Y para aprovechar aún más el espacio pusieron también un acuario en subsuelo pero con entrada paga.

Si estas en modo backpacker y no te da para subir igual arrimate a la Torre, al menos a nosotros nos generó ese que-se-yo en la barriga. De noche se ve hermoso, con el fondo del cielo oscuro contrastando su brillante rojo.

  • Al lado de la Torre de Tokyo está el Templo Zojo-ji y el Parque Shiba, ambos de entrada gratuita. Este templo budista fue construido en 1393 y trasladado a su ubicación actual en 1598 por el shogun Tokugawa. Como mencionábamos antes, durante la Segunda Guerra Mundial parte del templo se destruyó y hoy día lo que se ve es mayoritariamente reconstrucción de mediados del siglo XX.
  • Para los amantes del sake, por tan solo ¥500 la Meishu Sake Centerofrece degustaciones de distintos de sakes. Horario: 11:00 – 21:00 (Cerrado los fines de semana). Cuando entramos nos dieron una explicación en inglés muy completa, vale la pena para los interesados en el tema.
  • Aunque el Templo Zojo-ji es uno de los más importantes, Atago Jinja Shrine fue el primer templo que visitamos nosotros al llegar a Japón. Aquí tratamos de seguir con cierta torpeza todo los pasos protocolares de un templo shinto. El templo es chiquito pero de lo más simpático. Nuestra parte preferida fue sacarnos fotos con las esculturas mini de nuestros animales del horóscopo chino.
  • Cerca del templo se encuentra el NHK Museum of Broadcasting, un museo gratuito sobre las comunicaciones (de radio, televisión, etc.). Este museo es  inesperadamente divertido e interesante, incluso para mi (Joana) que de telecomunicaciones poco interés tengo. Así que de estar cerca vale la pena visitarlo. Se encuentra al ladito del Atago Jinja Shrine así que el combo es hacer los dos!
Torre de Tokio vista desde su base.
A los pies de la torre de Tokio.

ODAIBA

Para no ser menos en el mundo moderno Tokio también tiene su propia isla artificial del entretenimiento: Odaiba. Se puede llegar a ella cruzando el kilómetro y medio de largo que tiene el famoso Rainbow Bridge, tomando la línea de tranvía Yurikamome, a pie o en auto. Si la opción que más te gusta es a pie, te pasamos los horarios en que la pasarela peatonal está habilitada:

  • Horario: Verano 09:00 – 21:00 / Invierno 10:00 – 18:00
  • El acceso es gratuito (ultimo acceso 30 minutos antes del cierre).

¿Y por qué se llama así (rainbow = arcoiris) este puente? Porque de noche se ilumina con los colores del arcoiris. Aunque siendo sinceros, cuando nosotros fuimos a verlo por alguna razón ese día decidieron no encenderlas y nos llevamos un chasco, así que mejor averiguar de antemano si tienen horarios o días especiales.

  • Una vez en Odaiba uno de los edificios que destacan por su particular bola incrustada en un ángulo superior es la Central de la FUJI TV. Se puede entrar pero para nosotros lo lindo fue sacarle foto a la estructura.
  • Lo otro que va a chocar contra tus ojos es la colorida noria Giant Sky Wheel. Con sus muchos colores haciendo todo tipo de movimientos es una buena forma de quedar hipnotizado y de hacer una buena foto.
  • Si querías ir a Nueva York y no pudiste aquí vas a poder sacarte una foto con la estatua de la libertad japonesa con el Rainbow Bridge de fondo y listo; cuando mandes la foto a tu familia se van a creer que estas en pleno Manhattan!
  • Al ladito de nuestra estatua de la libertad Nippona se encuentra un centro comercial enorme donde podes parar a comer algo, fuera hay un deck gratuito que da mismo a la estatua y a un parque muy lindo donde pasear acompañado.
  • Y si lo tuyo son los Gundam , Odaiba tiene uno tamaño real con shows gratuitos a la noche. Proyectan un cortometraje (sin subtítulos, lamentablemente) y el Gundam mueve sus extremidades, prende lucesitas y hace ruidos. Pegado al Gundam hay una tienda que vende todo tipo de Gundams para llevarte a tu propia casa (faltaría menos).

SHINAGAWA

  • Aquí se encuentra el Templo Sengakuji, que alberga las tumbas de 47 samurais. No tiene en sí nada del otro mundo pero con nuestro fanatismo samurai teníamos que darle visita. Cuenta la historia que en 1701 el señor feudal Asano Takuminokami de Ako (hoy Prefectura de Hyogo) atacó al señor feudal Kira Hozukenosuke en el castillo Edo. Luego de las reiteradas provocaciones de Kira, Asano perdió la paciencia y le tiró un espadazo pero le erró al blanco y no logró matarlo. Ese mismo día, Asano fue sentenciado a cometer seppuku (ritual samurai de suicidio) mientras que Kira salía invicto del asunto a pesar que en la época la cortesía exigía que hiciera lo mismo. Además, se le expropio títulos y tierras a la familia Asano, dejando desempleado a un montón de samurais. Los samurais decidieron tomar justicia con mano propia y al año siguiente 47 de ellos mataron al señor Kira en su mansión. Se llevaron la cabeza de trofeo pero socialmente no fue bien visto y se los sentenció a todos a cometer seppuku. Sin embargo su historia se recuerda hasta el día de hoy por ser hombres que demostraron lealtad, fuerza de voluntad, resistencia y sacrificio; atributos altamente estimados y respetados por los japoneses.
  • Cerca está el jardín japones Happo-en, pertenece a un hotel y es solo para clientes pero si entras disimuladamente como quien no quiere la cosa y paseas sin mucho bochinche no te hacen problema. El jardín es realmente precioso y su estanque está lleno de peces koi de todos los colores: blancos, dorados, blancos y naranjas, dorados y negros y muchas más combinaciones.

Barrio especial de Chuo (中央区)

Comprende los distrito de Ginza, Nihonbashi, Kachidoki y Tsukiji.

TSUKIJI

  • En este distrito se encuentra el Templo Budista Tsukiji Hongwan-ji. Fundado a principios del período Edo en 1617, el templo original se incendió en 1657; se reconstruyó pero luego el hall principal se destruyó en el Gran Terremoto de Kanto de 1923. El actual fue reconstruido en 1934. En su reconstrucción el abad solicitó al arquitecto Chota Ito que en vez de hacerlo en el clásico estilo de templo japonés-budista lo hiciera en el clásico estilo de India, país donde nace el budismo. Esta combinación le brinda un estilo único a este templo respecto a los demás templos budistas presentes en Japón.
  • En la zona también se encuentra el mercado de pescado Tsukiji, abierto después del terremoto de 1923. Nosotros no fuimos a este mercado pero al parecer es un icono de la ciudad. Si te place ir a la famosa subasta de atún es imperante madrugar, pero bien bien temprano. Tiene un aforo máximo de 120 personas y como no se puede reservar plaza hay que ir a hacer cola para registrarse a las 5 AM y ver la zona de la subasta en dos turnos, 5:25 y 5:50. Así que ni pensar en dormir mucho.

NOTA: en Diciembre y Enero debido a una carga mayor de trabajo las visitas a la subasta quedan suspendidas.

NIHONBASHI

  • Si eso de levantarte temprano a ver un montón de pescado no te llama la atención no te preocupes, hay muchas otras actividades por la zona como cruzar el Puente Nihonbashi. Este famoso y fotografiado puente marca el kilómetro cero de las carreteras japonesas.
  • Otra visita para acercarse más al fascinante mundo de la cultura japonesa es la Tienda Sembikiya. Dirigido por la misma familia descendientes de samurais desde que se fundó en 1834, Sembikiya arrancó como una frutería de bajos precios hasta que la esposa de la segunda generación se le ocurrió que podían ganar más dinero haciendo lo contrario. Hoy es la frutería con más prestigio de Tokio, vendiendo frutas por unidad con un valor de hasta ¡¡¡400 dólares!!! Estás pensando ¿¿Quién estaría tan loco de pagar semejante suma por una fruta?? He aquí lo cultural. En occidente cuando queremos regalar algo formal al jefe o a una persona importante que nos ha ayudado en nuestra vida, es clásico regalarle una botella cara de vino o por el estilo. En Japón el vino es sustituido por fruta que se cultiva y cuida a niveles artísticos, así que si estás en Japón y te regalan un melón de 270 dólares no es que te estén tomando el pelo, es que se te considera muy importante para la persona. Y hablando de melones, es la especialidad de esta tienda el MuskMelon (melón almizclero). La época de brindar estos regalos suele ser en Ochugen, a mediados de julio. Si, acá también podes encontrar la sandía cuadrada, pero solo en época de sandía. Por suerte no cobran nada por entrar a ver, si te genera curiosidad la tienda está ubicada en Nihonbashi Mitsui Tower.
Frutas a la venta en Sembikiya
¿¿Tenías antojo de melón?? Andá soltando… 21.060 ¥ ~ 210 USD

GINZA

  • Si tu día te guía hasta Ginza no dejes de sacarle fotos al clásico Teatro Kabuki-za, teatro japones tradicional de kabuki. Para ayudarte con el concepto, el kabuki se caracteriza por un uso de maquillaje muy exagerado donde los actores que se disfrazan quedan como una mezcla entre los metaleros de Kiss con un estilo samurai.
Niños realizando una obra de Kabuki
Niños realizando una obra de Kabuki
  • Si eres amante del café o los autos no dejes de entrar a la cafetería del showroom de Nissan para tomarte un café late con un auto clásico dibujado en él ¡o incluso tu propia cara!
  • Pasear entre las lujosas tiendas de alta costura del barrio y, lo mejor de lo mejor, ¡entretenerte en el Hakuhinkan Toy Shop!, un edificio entero dedicado a la venta de todo tipo de juegos que además te dejan probar!!
Peluches de parásitos a la ventan en la juguetería Hakuhinkan.
Precisos peluches
protozoicos para tu
futuro hijo biólogo.

El primer piso tiene de todo un poco, esas cosas chiquititas que te pueden entretener por simpáticas y graciosas, donde uno puede estar horas con la cajita que le pones una moneda y sale una manito para llevársela, o con los juguetes a cuerda que bailan como desenfrenados, globos terráqueos que mágicamente giran en el aire y pianos de gatos.

El segundo piso tiene una enorme colección de peluches, algunos muy bizarros o de animales no del todo agradables con detalles demasiado precisos.

El tercer piso cuenta con una pista de autos eléctricos de juguetes a escala grande y otras más chicas a cuerda, te recibe un DarVader samurai y un grupo de muñequitos de StarWars que te cantan y te bailan. Nuestra obsesión: un área de artículos de papelería con círculos dentados y ranuras para el lápiz que permiten a cualquiera sentirse artista por un rato.

El cuarto y último piso acapara la electrónica. Aquí encontrarás juegos para tablets, consoladoras y una pista enorme de carreras de auto para competir con otros.

No dejes de entrar a esta maravilla de lugar y probar toooodos los juguetes que puedas, tu niño interior estará a flor de piel.

Barrio especial de Shibuya (渋谷区)

Distritos de Shibuya, Harajuku, Yoyogi, Ebisu e Hiroo.

SHIBUYA

Dentro de Shibuya existen dos zonas comerciales muy importantes: Harajuku y Omotesando. Si realmente se quiere apreciar el mundo bizarro japonés en todo su esplendor lo ideal es ir a estos barrios un domingo a media tarde. Ahí será prácticamente seguro que te cruces con más de un nippon en cosplay como quien se viste para ir al super.

Shibuya es un distrito muy vibrante y dinámico, es por eso que en este distrito está el famoso cruce de Shibuya, donde se puede observar enjambres enormes de humanos cruzar la gran avenida al nanosegundo que el semáforo cambia a verde.

HARAJUKU

¿Por dónde explorar Harajuku? ¡La Calle Takeshita es la respuesta! Si lo que estás buscando es un peluche mitad unicornio mitad elefante con tres ojos y color fluorescente, altamente probable que lo encuentres aquí! Entre el bullicio de gente y los estímulos de cada rincón, pasear por esta calle de apenas un par de cuadras es como darse un shot de azúcar, adicto pero saturante después de la cuarta cucharada cuadra.

Calle Takeshita en Harajuku
Calle Takeshita en Harajuku

¿Cómo? ¡¿No tuviste suficiente de gente y tiendas excéntricas?! Si aún te restan energías otra famosa calle es la Omotesando. A diferencia de su hermana Takeshita, esta es una avenida ancha y larga con tiendas de marcas famosas (y caras). Si la juguetería  Hakuhinkan Toy Shop te dejó con ganas de más, en esta calle podrás encontrar a su homólogo: Kiddy Land.

Después de caminar por las zonas más ajetreadas de Shibuya, nada como ir a pasear un poco por el Santuario Meiji Jingu, los jardines Gyoen y su enorme parque. Personalmente quedamos sorprendidos con todas las donaciones de sake y vino hechas por importantes empresas japonesas y extranjeras al difunto Emperador Meiji (¡¡¡que desperdicio!!!). El templo en sí no tiene nada de especial, su mayor atractivo es la importancia que reviste.

Originalmente, los jardines Gyoen eran parte de la mansión de un señor feudal. Al inicio de la era Meiji (1868) cayó en poder del Estado Imperial y se refaccionó bajo las órdenes de su Majestad el Emperador Meiji. Él y su esposa solían frecuentar estos 83,000 m2 de jardín (poquita cosa) y se instalaron una casa de té, una zona de pesca y una de descanso, un estanque, un campo de flores de iris (las favoritas del emperador) y un aljibe (había mucho lugar para construir). Estos jardines son lo único pago (500¥) y lo más antiguo, existiendo previamente a la construcción del templo y del parque circundante.

Después de la muerte de la pareja real se mandó constuir el Meiji Jingu, un templo shinto dedicado a sus almas. Al parecer, por más que sus cuerpos fueron enterrados en Kyoto el pueblo decidió que los espíritus de la vieja pareja merecían seguir paseando por esos jardines que tanto adoraron en vida. Y no solo eso, también se donaron 100.000 árboles que hoy forman el tupido parque del templo.

¿Por qué este emperador fue tan querido? El Emperador Meiji fue quien estaba al frente cuando Japón abrió sus puertas a los extranjeros y tuvo la iniciativa en épocas de cambios tan drásticos de promover la amistad con otros países pero sin que se perdiera la identidad japonesa. Podemos decir que fue el fundador del Japón moderno. Por otro lado su esposa, la emperatriz Shoken, no solo estuvo siempre al firme apoyando a su marido, también se dedicó personalmente a promover los derechos de las mujeres japonesas y brindar donaciones a organizaciones médicas sin fronteras como la cruz roja.

Como último toque simbólico, en el templo hay dos árboles de Alcanfor plantados el mismo año que se aperturó el templo Meiji Jingu y que se consideran sagrados. Se les conoce como Meoto Kuso (literalmente «esposo y esposa»). Esta pareja de árboles se ha vuelto un símbolo de casamiento feliz y armonioso.

YOYOGI

Dos personas con disfraces estrafalarios en el Yoyogi Park
Cosas que uno se puede
encontrar los domingos
a la tarde en el
Yoyogi Park

Pegado al Parque Meiji se encuentra el Parque Yoyogi. Al igual que el Meiji el Yoyogi también es gratuito. Es enoooorme, tanto que sigue al otro lado de la calle con accesos por puentes. De ese otro lado suelen haber espectáculos y mercados, el día que estuvimos nosotros había festival por los derechos de los LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero) donde nos saludaban transgirls exóticas y nos hacían encuestas sobre nuestra tolerancia al prójimo. Pero volvamos al otro lado de la calle, este parque no solo tiene el típico estanque con patos, gente trotando y personas paseando a su perro como todo parque en el mundo.

Nada como ir un domingo a las 2 de la tarde para ver uno de los fenómenos más llamativos de la vida y de Japón, los Rocka Billies y sus chicas!! Espectáculo imperdible, un grupo de hombres y mujeres que cada domingo se juntan a bailar los clásicos de Elvies Presley con los vaqueros ajustados y las chaquetas de cuero, aunque hayan 40 grados, sin que se les despeine ni un pelo del jopo a la entrada del parque. Uno específicamente con sombrero de ala y lleno de tatuajes solo fumaba y chupaba cerveza como descocido, posiblemente el jefe de la banda yakuza retro. Son de esos espectáculos imperdibles que quedan grabados en la retina. Eso sí, son todos muy machotes y malos pero si les pedís foto se dejan sin problema y hasta posan.

Los Rocka Billies en el Yoyogi Park
«One, two, three o’clock, four o’clock, rock!»

Y antes de irnos del barrio Yoyogi, si estas en Japón seguro ya descubriste que TOTO tiene el monopolio de los baños japoneses, esos que te saludan cuando entras, te levantan la tapa, prenden lucesitas y hasta te calientan el asiento. Si no terminaste de entender todos los botones que hay en un baño japonés visita TOTO Showroom  y descubrí que pueden haber aún más botones inentendibles. Abierto de 10:00 – 19:00, podrás encontrar las últimas maravillas en tecnología de inodoros en el 7º y 8º piso del edificio donde está instalado TOTO. Entrada gratuita.

EBISU

Vayamos al tranquilo barrio sur de Ebisu. A visitar el Ebisu Garden Place, una edificación muy europea para ir de compras que tiene dos museos gratuitos para visitar si sos cervecero o amante de la fotografía: el Museo de la Cerveza Yebisu, abierto de 11 a 19 hs, y el Museo Metropolitano de Tokio de Fotografía, abierto de 10 a 18hs. Si buscas un día tranquilo, ir a Ebisu es la mejor opción.

Barrio especial de Shinjuku (新宿区)

Distritos de Shinjuku, Takadanobaba, Okubo, Kagurazaka e Ichigaya

Shinjuku es la zona de Tokio que concentra más rascacielos, hoteles de lujo y edificios comerciales. En 1960 la zona fue apodada «fukutoshin» (literalmente: segundo corazón de la ciudad) y en 1991 el apodo cambió a «shin toshin» («la nueva capital») por trasladarse todas las oficinas del gobierno metropolitano al nuevo edificio diseñado por el arquitecto Kenzo Tange en este barrio.

Nunca estuvimos en Nueva York, pero por las historias que cuentan probablemente la sensación sea muy parecida: una jungla de cemento con edificios enormes de aspectos muy «bussiness» cuya altura no parece tener fin. Las calles hierven de trabajadores de traje y hasta los arbustos dan sensación de profesionalidad. Por suerte todas esas oficinas sirven para algo más que sentarse frente a un ordenador y trabajar como japonés.

  • Si estas en este distrito y te gustan los miradores visitar el Mirador Metropolitano del Edificio Gubernamental es una obligación. El edificio está compuesto de dos torres idénticas, las torres gemelas tokianas, y en ambas se puede subir gratuitamente hasta la última planta y observar tooooodo Tokio (todo todito).

La Torre Norte abre de  09:30 a 23:00 y la Torre Sur de 09:30 – 17:30.

  • Después de semejantes vistas podes ir a visitarte el famoso lagarto gigante de Japón, Godzilla, que decidió erradicarse en la terraza de la última planta del Godzilla Hotel Gracery con vista a la ciudad. En realidad no precisas ni subir, podes saludarlo de abajo pues se asoma por el borde de la terraza. 

Barrio especial de Chiyoda (千代田区)

Este barrio contiene los distritos de Nagatacho, Kasumigaseki, Otemachi, Marunouchi, Akihabara, Yurakucho e Iidabashi.

AKIHABARA

Si alguna vez viste el capítulo de los Simpson en Japón, cuando Bart prende la televisión japonesa y sus dibujitos psicodélicos empiezan a provocarle convulsiones, Akihabara es un barrio que provoca sensaciones similares. Con un shot de luces, videos y sonidos que enloquece, este barrio se ha vuelto muy turístico y famoso por su electrónica, anime, maid cafés (cafeterías con chicas vestidas de mucamas muy kawaii -«lindas, monas»- te atienden), sexshops enormes y lugares bizarros. Si queres pagar para que una chica bonita te saque cera de la oreja, se acueste solo y únicamente a dormir contigo o simplemente te permita dormir en su regazo, Akihabara es tu barrio. Mis mayores entretenimientos fueron las tiendas de anime y manga, las de Diego fueron las tiendas de tecnología y cámaras de fotos.

Abrazada a un maniquí en ropa interior y con cabeza de lobo feroz.
Lo que uno desee lo encuentra en Tokio.

Luego encabezamos una exploración a esos extraños sex shops donde la gente entraba a comprar cosas como quien entra a comprar pan. Descubrimos más de lo que uno querría realmente saber, ¡cosas como una silla con pene que te taladraba, relojes microscópicos para ver tu esperma y ropa interior para pene! Pero todo muy instructivo, cada cosa tenía su tablet con video explicativo y explícito realizado por una actriz profesional sobre cómo utilizar tal o cual aparato. 

Después de un rato en Akihabara quedamos acalambrados de tanto sonido y color y nos fuimos al Museo de Sumo en Ryogoku. Ver un torneo de sumo sale sus pesos pero si solo estas interesado en visitar por la parte cultural del asunto el museo es gratuito. Lamentablemente otras zonas del edificio se encontraban temporalmente clausuradas por una  maratón de Nike y tuvimos que conformarnos con el museo. Pero como todo lo malo tiene algo bueno, tuvimos la suerte de ver un par de Sumos caminando por el área, vestidos y peinados a la manera tradicional.

Si el sumo es lo tuyo y te interesa ver a dos moles en combate en vivo y en directo aquí podes encontrar información de cuándo y cuánto salen los tickets para los torneos.

Y si quieres probar un plato típico de la dieta de los luchadores de sumo, el Chanko Nabe, esta es la zona para hacerlo. El Chanko Nabe siempre es elaborado por los luchadores de categorías inferiores y no tiene una lista de ingredientes específica. Básicamente es una gran olla a lo que va a parar todo lo que haya. Pero si escarbamos un poco se puede decir que sus ingredientes fundamentales son: carne de lo que sea (ternera, buey, cerdo y/o pollo cortado en trozos -todo junto es aceptable-), todo tipo de pescado también cortado en trozos, algas kombu, caldo de pollo, huevos, tofu, miso, todo tipo de verduras, arroz como acompañamiento, cerveza o sake. A que ahora empezás a entender porque los chicos están tan grandesitos.

Posando con cartones a los sumos cargando personas.
¡Conseguimos nuestros propios sumos!

MARUNOCHI

Este distrito es el corazón de Chiyoda. Aquí se encuentra el Palacio Imperial y sus jardines. En los jardines era donde solía estar el castillo Edo, hoy solo hay ruinas y algunas edificaciones tales como las casas donde dormían los samurais del castillo, partes de la muralla y torres. Visitar el Palacio Imperial es algo complicado pero verlo de afuera también tiene lo suyo.

  • Al lado de los jardines se encuentra la Estación de Tren Central de Tokyo. Este edificio histórico fue inaugurado en 1914, después de la apertura de Japón al mundo, y de ahí que su estilo arquitectónico, aunque muy bonito, sea más europeo que oriental.
  • Usando de referencia los jardines, del lado opuesto a donde se encuentra la estación de tren está el Yasukuni Shrine, un templo sintoísta algo polémico. El lugar conmemora a los caídos en conflictos bélicos, entre otros, catorce criminales de guerra. Países como China, las dos Coreas y otros que fueron víctimas de militares japoneses durante las guerras del siglo XX ven este santuario como orgullo nacionalista japonés pro fascista y militarista y lo consideran una afrenta. Es por ello que la visita a este templo por representantes políticos de distintos países es mirado con mucho recelo. Durante el mes de Julio se celebra el festival sintoísta Mitama Matsuri en este templo, en el que se encienden 30.000 faroles para rememorar a los caídos.
  • Y para el lado sur de los jardines imperiales se encuentra el Parque Hibiya, el primer parque con estilo europeo en la ciudad fundado en 1903. Aquí es común ver conciertos en vivo al aire libre. El día que pasamos nos entretuvimos escuchando distintas bandas de Idols. Con una muy elaborada danza, vestimenta a juego y look a lo rompe corazones muy poco tenían que envidiarles a los Backstreet Boys, las Spice Girls o a Enrique Iglesias.  ¡Era increíble los bailes coordinados que hacían y la cantidad de fans que tenían!
Vista desde fuera del Palacio Imperial.
Al fondo el Palacio Imperial.

Barrio especial de Taito (台東区 Taitō)

Distritos de Ueno y Asakusa.

Estos distritos fueron de los que, a nivel personal, más nos gustaron. Puede que porque son barrios más tranquilos que Akihabara, Shinjuku o Shibuyi.

ASAKUSA

Nos enamoramos de Asakusa con la calle Nakamise, el Templo Senso-ji, los Rickshaw (vehículo ligero de dos ruedas tirado por una persona) y el ambiente a Japón tradicional. Durante la mayor parte del siglo XX Asakusa era el barrio del entretenimiento por preferencia, lamentablemente en la II Guerra Mundial el distrito fue bombardeado y, cuando quiso darse cuenta, Shinjuku le había robado el puesto.

  • A cada lado de la calle Nakamise hay montones de puestos pegados uno al lado de otro donde venden de todo. La calle termina en el Kaminari Gate, el enorme torii rojo con su farolillo rojo gigante de más de 1.000 años de antigüedad que preside al famoso Templo Senso-ji.
  • El Templo Senso-Ji es uno de los templos budistas más importantes de Tokio. Una vez dentro del predio y frente a la puerta se puede ver a los fieles hundiendo su rostro en el humo de un enorme incensario ya que este humo supone traer buena suerte y salud (más seguro que te de una tos pero cada uno a lo suyo). También puedes leer tu fortuna para ese día sacando de unos cubiletes metálicos un palito con un número que corresponde a una predicción de tu futuro. No desesperes si la fortuna no te sonríe, enrolla el papelito que te dieron y átalo del templo para que él se haga cargo de tu mala suerte.

Por razones que desconocemos a este templo suelen ir los japoneses vestidos con sus típicos kimonos, quizás porque es un templo donde siempre hay actividad. Lugar perfecto para sacar foto al Japón tradicional.

Tokyo SkyTree iluminada de noche
Tokyo SkyTree
Estatua de Nadeushi en el Santuario de Ushijima.
Estatua de Nadeushi en el
Santuario de Ushijima.
  • Al lado del templo está Asakusa Hanayashiki, el parque de diversiones más antiguo de Japón abierto en 1853. No te esperes el Fuji Q, es más un parque de diversiones a lo vintage (lógico por la antigüedad).
  • Y para seguir con la ronda de templos, en este barrio también está el templo budista Toeizan Kaneiji, principal de la secta Tendai. Fue construido en el año 1625 por el monje Tenkai Daisojo con la familia Tokugawa como lugar de oración por la paz y la seguridad de los ciudadanos de Edo. Posteriormente también se convirtió en el templo de la familia Tokugawa y, junto al templo Zojoji de Shiba, prosperó como uno de los dos grandes templos de Edo. Seis de los shogunes están enterrados aquí.
  • Pero como Tokio siempre tiene que mostrar su mix entre tradicional y moderno, el cielo de Asakusa se decora con la punta del Tokyo SkyTree, la torre más alta del mundo y la segunda estructura más alta del mundo. Hermosamente iluminada de noche con matices violetas y azules.
  • Ahí mismo en Asakusa se encuentra el Río Sumida, con un paseo bonito que lo sigue a ambos lados. Uno de ellos lleva al Parque Sumida que alberga el Santuario Ushijima. Este santuario tiene la estatua de una vaca llamada Nadeushi. Cuenta la leyenda que si le tocas a la vaca la parte del cuerpo que te duele ella te ayudará a sanar esa zona.

UENO

Vayamos un poco a Ueno. Las dos grandes atracciones son el enorme Parque Ueno y el Mercado Ameyoko (ambos gratuitos).

  • En Ueno tuvo lugar la épica batalla de película en la que las fuerzas imperiales derrotaron al último apoyo del shogunado Tokugawa en 1868. Osea, el inicio de la era Meiji dio paso tras esta batalla. Para guardar en la memoria el lugar donde este histórico hecho sucedió en 1873 convirtieron el área en parque público. Hasta hoy día pueden verse las tumbas Shogi Tai, dos lápidas en memoria de los samuráis que lucharon en la batalla del Monte Ueno.

El parque alberga varios museos, incluyendo el Museo Nacional de Tokio, el Museo Nacional de las Ciencias y el Museo Nacional de Arte Occidental.

  • El Ameyoko Market supone ser un mercado de dulces. Su nombre es la abreviatura de Ameya Yokocho que significa «callejón de las tiendas de dulces». Sin embargo se ve que esto tan solo fue en sus orígenes. Dulces vimos pocos pero si saboreamos muchos platos salados: frutos del mar, bollos al vapor y empanaditas rellenas de cerdo, arrolladitos de verdura y similares. Recorriendo descubrimos un puesto que vendía bollos rellenos de crema y chocolate, pero el olor era más apetitoso que el sabor, gran decepción. Es un buen mercado para conocer un estilo más barrial y menos turístico.
  • Fuera de las ‘main attractions’ está también el museo de Origami, la entrada es gratuita y las cosas que se ven son impresionantes.
  • Alejándonos un poco de Ueno  y metiéndonos más en el barrio de Yanaka está el Nezu Shrine. Este santuario es de los pocos que se mantuvieron intactos luego de la guerra sobreviviendo a la radiación y tiene un campo de azaleas destacables, tan así que en Abril y Mayo se celebra ahí el festival de las azaleas. El parque que lo rodea es más chico de lo que pensábamos por lo que de ahí enfilamos a el Campus Universitario. Si tienes tiempo de ir nosotros quedamos asombrados por sus dimensiones, la belleza de sus construcciones y sus enormes parques y jardines internos.
  • La arteria principal de este barrio es la calle Yanaka Ginza. Permite un paseo tranquilo donde pudimos degustar unos riquísimos manjus acompañados de té verde en el conocido 10 Yen Manju Shop. Aunque el local es pequeño, su especialidad es preparar este típico postre japonés con una gran variedad de sabores. Son bollos de mediano porte hechos de masa de harina de arroz y rellenos de pasta de porotos dulces que mezclan con otros ingredientes. El té matcha (té verde) es gratuito y podes tomar cuanto quieras acompañado de los deliciosos manju.
Figuras de papel en el museo del origami.
Figuras de papel en el museo del origami.

Barrio especial de Toshima (豊島区)

Distritos de Ikebukuro, Senkawa, Sugamo y Komagome.

  • Si estás por Ikebukuro no puedes perderte el Disaster Survival 101 en el Museo de la estación de bomberos. Ahí se realizan todos los días charlas gratuitas sobre los terremotos, como se ocasionan, sus consecuencias y como estar preparado contra ellos. La mejor parte, una plataforma con mesa y sillas donde podes pasar y encienden un simulacro de terremoto escala 7 (9 es el máximo pero tampoco quieren matarte). ¡Realmente es muy entretenido y educativo!
  • La segunda mejor actividad si estás en Ikebukuro y sos mujer es entretenerte en la calle Otome, al lado del centro comercial Sunshine City. Aquí se encuentran varios Butler Cafes, la versión opuesta a las Maid Cafes. En estas cafeterías un camarero jugará a ser el mayordomo apuesto y educado que no solo te traerá tu pedido, también te tratará como princesa. Uno de los más famosos es el Swallowtail. Lamentablemente muchos de estos Butler Cafes no se pueden acceder sin reserva previa y algunos como el Swallowtail te piden reserva con un mínimo de un mes de antelación.

Barrio especial de Nakano (中野区)

Distrito de Nakano.

El highlight de este distrito es Nakano Broadway, con muchos manga, anime, tecnología y cámaras, algo como Akihabara pero más enfocado a los japoneses y menos en los turistas. Podríamos decir que Nakano Broadway es un Akihabara serio, para gente que realmente sabe lo que busca , profesionales. A la salida del Broadway hay un paseo cubierto de varias cuadras que forman túneles con tiendas de todo tipo. Es un verdadero laberinto.

Barrio especial de Koto (江東区 Kōtō)

Distritos de Kiba, Ariake, Kameido y Toyocho.

Estos distritos no son muy turísticos, pero nosotros hicimos una visita al templo Kameido Tenjinsha cuando se celebraba el Festival de las Glicinas y quedamos plácidamente sorprendidos con un Tokio más mundano. Todas las glicinas explotaban en flor y decoraban el paisaje de lila. El templo está rodeado por un lago que se cruza sobre pronunciados puentes rojos dándole un toque muy de cuento. Los puestos de comida callejera rodeaban el santuario y vendían de todo. Se celebraba ceremonia del té y se realizaban actos cortos de música y danza clásica y contemporánea. Si hay algo que a Japón no le faltan son festivales. Usualmente gratuitos, nosotros fuimos a varios que nos hicieron entender mejor la cultura. Para saber que festivales habrán durante tu estadía podes pedir el calendario detallado en cualquier punto de información o visitar la página web oficial.

Personas cruzando el puente al templo Kameido Tenjinsha
Templo shinto de Kameido Tenjinsha.

Barrio especial de Meguro (目黒区)

Distritos de Meguro, Nakameguro y Jiyugaoka.

Aquí lo interesante es el Museo de los Parásitos en Meguro. Abierto los lunes y los martes de 10:00 a.m. a 5:00 p.m. y de acceso gratuito. Podrás ver y aprender sobre parásitos de todo tipo. Relación con la cultura japonesa: ninguna. Pero ver esos bichos en gigante atrapa. ¡Y mucho!

¡¡¿Y qué más se puede hacer en Tokio?!!

  • Comprar un café o té de las jidohanbaiki, máquinas expendedoras de bebidas frías y calientes dispersas por toda la ciudad. Uno se enamora de ellas. Caliente o frío, tienen café, té, ambos con todas las combinaciones posibles, bebidas con yogur, con frutas, con aloe y/o con chocolate. Existen también de comida, no solo snacks, también platos calientes como ramen.
Jidohanbaiki en las calles de Tokio
Jidohanbaiki: máquinas expendedoras de café.
  • Disfrutar un café con el animal de compañía que se te ocurra. Aunque los Neko Café (Cafés con gatos) son los más extendidos, Tokio te permite otras posibilidades. Existe Cafés con perros, con búhos, con halcones, con distintas aves, con monos, con reptiles, con pingüinos y hasta con cabras.
Cat Cafe en Tokio
Casamiento tradicional en un templo de Tokio
Casamiento tradicional
en un templo de Tokio
  • Descubrir restaurantes bizarros de esta ciudad: Robot Restaurant, donde mujeres vestidas de bikini realizan simulacros de batallas en enormes robots al estilo Gundam; Alcatraz ER, con temática de hospital de prisión para que sepas como se siente un prisionero enfermo; Asadachi, un lugar que sirven testículos de cerdo crudo, salamandra asada o bebida con serpiente como exquisiteces; Shooting Bar EA, para tomarte una copita mientras juegas tiro al blanco con armas de aire comprimido (combinación un tanto peligrosa); Zauo, pesque usted mismo su pescado, ¡fresquito fresquito!; Ninja Akasaka, como el nombre dice, un restaurante con temática ninja; Alicia en el País de las Maravillas, un encuentro cercano a ese mágico mundo; Lock Up, restaurante al estilo cárcel donde estarás como prisionero hasta que termines tu comida; Nyotaimori, donde la mesa es una mujer desnuda sobre la que se sirve el sushi, eso sí, la mesa no se toca, solo la comida; Vampire Café, con el nombre ya se sabe por dónde va la mano; Kawaii Monster Café, un restaurante-café tematizado como los videos de la famosa cantante japonesa J-pop Kyary Pamyu Pamyu. ¡Y estos son tan solo algunos ejemplos!
  • Ser testigo de un casamiento tradicional. En occidente los casamientos suelen ser privados pero en Japón los hacen en templos públicos y suele ser común ver algún casamiento en vivo mientras uno pasea. Las vestimentas, el ritual, la música y los miembros oficiales que participan del acto forman un conjunto único de la cultura.
  • Si sos fanático de Mario Kart, hacer turismo por las calles de Tokio en uno de estos vehículos como Mario con la compañía StreetKart. Tal cual a los videojuegos!
Carreras de Mario Kart en las calles de Shibuya.
Carreras de Mario Kart en las calles de Shibuya.
  • Indagar la comida japonesa. Tan diversa y extraña como sus restaurantes. Enumerar la cantidad de bebidas y aperitivos extraños que se puede conseguir en tiendas y supermercados nos dejaría sin aliento.

Y vagar por Tokio, no tiene perdida. Hasta el rincón más perdido tiene su queseyo encantador.

Mapa


¿Te quedó alguna duda, sugerencia o consulta? ¡No dudes en compartirla! 

CategoríasJapón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.