A

Annapurna Trekking

Annapurna Trekking. Ruedas de la oración en Upper Pisang, Annapurna Circuit , Nepal

El Annapurna es un conjunto de montañas al norte de Nepal que forman parte de la cordillera del Himalaya. Su punto más alto es el pico Annapurna I, con una altura de 8091 metros sobre el nivel del mar (msnm). El nombre, de origen hindú, viene de la diosa hindú de la comida y la abundancia. Literalmente anna es «comida» y purna «lleno», traducido como «diosa de la abundancia». Probablemente porque sus aguas han alimentado por milenios los pastizales y campos de cultivo a sus pies. Actualmente existe varias rutas para senderistas en los Annapurnas. Nosotros te vamos a contar el que hicimos: El Annapurna Circuit o Circuito del Annapurna.

¿Cuál es la mejor época para ir al Annapurna Trekking?

Temporada alta: Va desde fines de setiembre hasta fines de noviembre (otoño).

Pros – Nunca te perderás porque hay mucha gente para seguir. El clima es excelente, con cielos despejados para ver las montañas y días suficientemente cálidos para hacer senderismo sin agobiarse.

Contras – Es mucho más difícil encontrar alojamiento y comida barata, hay menos posibilidades de ver animales salvajes por las multitudes que invaden la ruta.

Segunda temporada alta: De marzo a abril (primavera). Esta es una buena alternativa si deseas una caminata menos abarrotada, pero los precios probablemente seguirán siendo caros.

Temporada baja: De junio a principios de setiembre por ser época de monzones, con muchas lluvias y todos sus extras (barro, sanguijuelas y nubes que oscurecen las vistas a las montañas); y desde diciembre hasta febrero debido a los fríos extremos del invierno.

¿Qué permiso necesito para el Circuito del Annapurna?

Para todos los trekkings que se realizan por Parques Nacionales el gobierno cobra un permiso y una tasa de mantenimiento a los senderistas. El Circuito de Annapurna se encuentra dentro del Área de Conservación del Annapurna y es necesario pagar un permiso de 4000 rupias nepalí. Permiso y carnet se tramitan en Katmandú o en Pokhara en la oficina de la Junta de Turismo de Nepal (Nepal Tourism Board).

Te van a pedir que rellenes un formulario, muestres tu pasaporte y pagues la tasa. Hecho esto te dan tu permiso que solo es válido para una entrada. Es decir, que si empezaste la caminata, te arrepentiste y te fuiste pero a los dos días decidís retomarla vas a tener que pagar de vuelta. Una vez en el circuito existen puestos de controles a lo largo como doble medida: para verificar que estás en regla y para tener un seguimiento de tu persona, por las dudas que desaparezcas y precisen seguirte el rastro para rescatarte. Especialmente importante si vas solo o sin guía.

¿Se necesita guía y porteadores?

Estrictamente hablando: NO. Es posible ir sin guía y nadie te va a detener. Ahora, ¿es recomendable pagar un guía aunque no sea una obligación? Eso depende totalmente de ti.

En temporada alta no es realmente necesario. Hay muchas personas haciendo el mismo sendero y ante la duda simplemente es seguirlos. Si no hay nadie para seguir o preguntar y te encontrás en una bifurcación simplemente mira el suelo. El camino con huellas de botas y agujeritos hechos por los palos de trekking será el correcto.

En la temporada baja de verano solo te recomendamos prescindir de un guía si tenés buen sentido de la orientación. En algunas partes puede ser fácil perderse y no hay gente a la que preguntarle ni huellas que seguir.

En la temporada baja de invierno hay mucho hielo y nieve. A menos que seas un montañista experto no te lo recomendamos. De querer hacerlo entonces lo ideal es contratar un guía. Nieve+ningún turista=camino difícil. Por otro lado, la mayoría de alojamientos cierran en esta temporada y encontrar un lugar para dormir es más complicado y caro.

En el caso que desees contratar un guía, te compartimos los datos de contacto de un sherpa profesional. Luego de tratar con él en circunstancias extremas (que relatamos en nuestro Trekking al EBC) nos hicimos buenos amigos de él y su familia y se ganó toda nuestra confianza. Se le puede contratar para ascender a cualquier pico de Nepal, incluido el Everest. Estos son sus datos:

ADVENTURE HIGH MOUNTAIN
Página oficial: www.adventurehighmountain.com
Teléfono: +977 9851110866
Correo electrónico: info@adventurehighmountain.com
rinji2070@gmail.com

El sherpa no es lo mismo que un porteador. Los porteadores son locales a los que algunos viajeros les pagan para que lleven tus cosas en el sendero por la montaña, y así poder realizar más cómodo la caminata. Podemos entender que algunas personas por edad o problemas físicos contraten a un porteador. A nosotros, personas sanas y en forma, no nos gusta porque sentimos que es hacer trampa. 

Sherpas llevando de todo un poco
Sherpas llevando de todo un poco.

Sobre el Mal de Altura

También conocido como enfermedad de montaña aguda (AMS por sus siglas en inglés: Actue Mountain Sickness), es un efecto negativo para la salud debido al bajo nivel de oxígeno a grandes altitudes. Comúnmente ocurre por encima de los 2.400 msnm. Aunque el mal de altura es una preocupación seria, la mayoría de las personas no suelen padecerlo. Sin embargo, es importante conocer los síntomas para que, en caso que lo sufras, te evites la muerte. Pueden aparecer de forma inmediata o gradual e incluyen fatiga, insomnio, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, frecuencia cardíaca rápida y falta de aliento.

Si durante el trekking sentís alguno de estos síntomas de forma leve o media, deja inmediatamente de ascender y baja hasta el pueblo del que saliste ese día. Por seguridad quédate a descansar allí. Si a las 24 horas los síntomas desaparecieron por completo podés continuar. Si los síntomas empeoran mientras estuviste en reposo descende rápidamente.

No detenerse a tiempo cuando se sufren síntomas intermedios podría conllevar consecuencias fatales, como desarrollar un edema cerebral o un edema pulmonar a gran altitud. Ambos con un desenlace funesto si no se recibe atención médica inmediata (ten en cuenta que no hay médicos ni hospitales cercanos, ni siquiera autopista cercana, en los senderos por los Himalayas).

Cómo prevenir el Mal de Altura 

Las maneras de prevenir el Mal de Altura son manteniéndose bien hidratado, evitando el alcohol y la cafeína (ambos pueden contribuir a la deshidratación), ayudándote con las pastillas contra el Mal de Altura y realizando las aclimataciones pertinentes. Los locales te dicen que tomes sopa de ajo pero no está comprobado científicamente que el ajo evite el Mal de Altura.

Después de pasar los 2.500 msnm no hay que subir más de 600 metros de altura por día. Ascender lentamente ayuda al cuerpo a aclimatarse mejor. Dormir a una altura inferior al máximo alcanzado en ese día también ayuda mucho con la aclimatación. O simplemente quedarse unos días más en pueblos claves para habituarse a la altitud.

El Mal de Altura es la razón por la que las paradas en ciertos pueblos son obligatorias al subir pero no al bajar. Es importante realizarlas aunque te sientas bien y desees seguir, para evitarte un disgusto. Ya podrás hacer más kilómetros de corrido al regresar.

Las píldoras contra el Mal de Altura son una ayuda para prevenir y para aliviar los síntomas pero no una cura. Cuando las compres pregunta al farmacéutico cómo tomarlas. En Katmandú son de venta libre y se consiguen por bajo precio en cualquier farmacia o tienda de senderismo.

Circuito del Annapurna en Nepal, cartel con sus pueblos, sus alturas y su tiempo de recorrido, Nepal
Tiempos entre pueblos y sus alturas.

Cómo hacer la ruta del Circuito del Annapurna Trekking

El Circuito del Annapurna es un sendero circular que comienza en Besisahar y finaliza en Nayapul. En total son 220 km. El punto más alto de la travesía es el paso Thorung La Pass, a 5416 msnm. Muchas personas optan por acortar el circuito a 140 km finalizando en Jomson, donde es posible tomarse un avión a Pokhara o Katmandú. Otra manera de acortar es comenzando en Bhulbule (el segundo pueblo después de Besisahar). En nuestro caso iniciamos el recorrido en Bhulbule y finalizamos en Nayapul. Para nosotros fueron un total de 212 km.

Gran parte de la ruta cuenta con una pista de tierra por donde circulan jeeps y, en algunos tramos, autobuses. Los jeep son bastante caros, cobran 50 dólares el viaje de un pueblo a otro. En caso de necesitarlo (porque te sentís mal, te lastimaste y no podés seguir o la razón que sea), lo ideal es que consigas compañeros de viaje para abaratar el costo. Los autobuses son económicos pero solo van de Katmandú a Bhulbule (pasando por Besisahar) y de Manang a Jomson. Después es necesario alcanzar Nayapul para conseguir un autobús a Pokhara.

El autobús desde Katmandú hasta Besisahar o Bhulbule cuesta 450 rupias nepalí y se toma en la terminal Gongabu. Es un trayecto de 170 km que se hace en 5 horas porque las carreteras nepalís están en pésimas condiciones y suelen estar congestionadas. El tiempo para realizar la caminata depende mucho de tu propio ritmo y de cuanto desees pasar en cada pueblo. Nosotros comenzamos el 30 de octubre y finalizamos el 14 de noviembre. Fueron un total de 15 días.

Nuestra experiencia por el Circuito del Annapurna

Día 1 – De Bhulbhule (820 msnm) a Tal (1700 msnm) – Kilómetros caminados: 26

Nuestro primer destino fue Bhulbhule y ya tuvimos nuestra primer experiencia EXTREMAAA. ¡El bus casi se da vuelta en una parte de la ruta! Quedó semi-ladeado y fue necesario bajar para empujar entre todos y enderezarlo. Nepal-style. Después de esto no demoramos mucho más en alcanzar Bhulbhule. Al llegar marcamos tarjeta en nuestro primer Check Point (punto de control) y por la hora buscamos alojamiento donde pasar la noche. Bhulbhule es diminuta y se separa en dos por el río Marsyangdi. Para cruzar de un lado a otro cuenta con un puente colgante se ve repetidas veces a lo largo del Circuito Annapurna.

Al día siguiente emprendimos oficialmente la caminata y en seguida nos comenzaron a sorprender los paisajes. Ríos, montañas y bosques inundaban nuestros globos oculares. En nuestra ruta a Tal cruzamos los pueblos de Nadi Bazar, Lampata, Bahundanda y Ghermu, algunos más grandes que otros. Todos sin falta con Ruedas de Oración y banderines budistas tibetanos. La Rueda de Oración es una rueda cilíndrica cubierta de mantras que puede estar hecha de metal, madera, piedra, cuero o algodón grueso. Según la tradición budista tibetana, girar esta rueda atrae a la buena suerte. En el Circuito de Annapurna te toparás con muchas de ellas.

El sendero fue siempre paralelo al río Marsyangdi, pasando por diversas cascadas. Cruzando un portal de piedra con lo que parecía mantras tallados en su relieve nos adentramos al distrito de Manang y llegamos al pueblo de Tal. Se ubica sobre las mismas orillas del río. Pasamos por el Check Point a decir que estábamos vivos y en seguida encontramos un albergue acogedor y barato donde darnos una ducha caliente y descansar bien.

Annapurna Conservation Area, Nepal

Día 2 – De Tal a Chame (2710 msnm) – Kilómetros caminados: 22

Continuamos paralelos al río Marsyangdi yendo de Tal a Chame. Por momentos es normal que el camino ascienda y termines con un acantilado de compañía. Al llegar a Chame uno encuentra un paisaje de pintura. Las casitas del pueblo se ubican en la intersección del río Ghatte Khola con el río Marsyangdi y las rodea un bosque de pinos con las montañas nevadas de fondo. Son famosas sus termas públicas a cielo abierto a las que fuimos con gran ilusión.

Llegamos en traje de baño y toalla en mano (¡con el frío que hacia de noche!) para llevarnos un chasco… La terma es una piscina artificial de construcción muy rudimentaria, como un cubo de cemento, que todos los porteadores y locales usan para bañarse. Van con jabón y se dan una duchita gratuita. Entendemos las ventajas económicas del asunto, pero higiénicamente hablando nos resultó un espanto del que nos fuimos corriendo. Al final nos contentamos con una ducha fría en nuestra guesthouse.

Día 3 – De Chame a Upper Pisang (3310 msnm) – Kilómetros caminados: 14

Seguimos persiguiendo al río Marsyangdi hasta llegar a Pisang. Como ya subimos 600 metros de alto por encima de los 2.500 msnm, para evitar el Mal de Altura nos quedamos a descansar en este pueblo. Pisang se divide en dos: Lower Pisang (Pisang Bajo) y Upper Pisang (Pisang Alto). Terminamos eligiendo Upper Pisang a pesar del esfuerzo físico que requería subir hasta allí. Porque tiene unas muy lindas vistas panorámicas y porque cuenta con mayor parafernalia budista.

Además de su hilera de Ruedas de Oración y su estupa presenta un Monasterio Budista Tibetano activo, que se puede visitar al amanecer o al atardecer para presenciar a los monjes en plena acción oratoria-mántrica. De ir recorda vestir apropiadamente (hombros y rodillas tapadas) y ser respetuoso con los monjes (no asediarlos a fotos) y con el santuario.

Cuando llegamos a Upper Pisang ya ni recordamos el nombre del albergue donde nos quedamos pero contaba con una excelente terraza desde donde disfrutar el paisaje de montañas, río y pueblo mientras tomábamos un té masala. Al sentarnos nuestras rodillas nos indicaron la mala idea que había sido subestimar los palos de trekking, problema que enmendamos en la primer tienda que se nos cruzó. Tu viajero que nos lees, no cometas el mismo error y compra los palos en Katmandú, mucho más baratos.

Upper Pisang,  Annapurna Circuit, Nepal
Vistas desde la terraza de Upper Pisang

Día 4 – De Upper Pisang a Manang (3540 msnm) – Kilómetros caminados: 20

Hoy nos tocaba un tirón largo. Por suerte los lugareños, a sabiendas que los senderistas son madrugones, no tienen problema cuando les solicitas si es posible desayunar a las 7 u 8 de la mañana. Solo hay que avisarles la noche anterior para que sepan con antelación.

Desde Pisang hay dos caminos a Manang. Uno sale de Lower Pisang y va todo por abajo, el otro sale de Upper Pisang y va por arriba. El de abajo son solo 15 km, gran parte del camino es por la pista de tierra de los jeeps y cruza el aeródromo de Humde. El que sale de Upper Pisang es algo más largo (total 20 km) y duro por su empinada subida al pueblo de Ghyaru (a 3730 msnm). Sin embargo, va casi todo por sendero natural y es más bonito que el otro, el esfuerzo lo vale. Podrás imaginar que optamos por este último y, obvio, llegamos cansadísimos a Manang.

Por suerte nos esperaban Patxi y Sonia, dos españoles de los que nos hicimos buenos amigos durante nuestro viaje a la Isla de Flores en Indonesia,

y que ya habían resuelto el alojamiento. Manang nos recibió con amigos, con nuestro primer avistamiento de Yaks (especie de búfalos peludos autóctonos del Himalaya) y con una buena degustación de queso de yak y salame de yak acompañado de té masala. En suma, Manang nos enamoró en seguida.

Este pueblo es el último (hasta que pases la parte más difícil) donde encontrarás un centro médico. La clínica pertenece a Himalayan Rescue Association (Asociación de Rescate del Himalaya) y todos los días brindan a las 3:00 p.m. charlas informativas sobre el Mal de Altura. Si estás precisando algún medicamento o calmante aprovecha para comprar aquí.

Manang, Annapurna Circuit, Nepal
Entrando a la región de Manang

Día 5 – Descanso en Manang

Para ir aclimatándonos a la altura, nos quedaríamos dos noches en Manang y el día de hoy subiríamos a unas ruinas a 3.900 msnm. Desde Manang hay quienes hacen la aclimatación subiendo por el día hasta el Ice Lake (Lago Helado), pero nuestros amigos que ya habían ido nos dijeron que era bastante decepcionante. Les tomamos la palabra y por esa razón elegimos las ruinas, además pasaban cerca de la manada de yaks y del bonito lago Gangapurna.

El lago Gangapurna se forma con el agua de deshielo de la montaña Gangapurna. Su nombre es de origen hindú y significa «la diosa que da agua». Gangapurna y Annapurna III, dos enormes macizos nevados de 7500 metros de altura, se enfrentan a Manang y lo mantienen refrigerado. Ellos y el resto de montañas alimentan los ríos sobre los que se asientan los pueblos del circuito.

Hasta ahora no hemos mencionado las construcciones de estos pueblos, te lo pasamos a contar. Se suelen componer de alguna tienda, alojamientos y las casas de los lugareños. En los primeros pueblos se utiliza mucho la madera. A medida que se asciende y hay menos bosque se vuelve más común el uso de piedra, concreto y chapa para el techo (a dos agua en su mayoría). A la altura que se encuentra Manang la vegetación es escasa y casi todo el pueblo es de piedra y concreto, la madera predomina en el interior de los albergues. ¿Será porque mantiene mejor el calor y allí hace mucho frío?

Nuestro ascenso a las ruinas nos permitió avistar varias aves y cabras salvajes. Las ruinas parecían ser antiguas casas de piedra que habrían pertenecido a pastores. Lo mejor fue la aparición del enorme glaciar Gangapurna. Al regreso nos envalentonamos y probamos la hamburguesa de yak. Las condiciones de refrigeración e higiene eran precarias pero como las faenan ahí mismo confiamos en la frescura del producto. Entre cena y juego de cartas en breve estuvimos listos para irnos a dormir.

Día 6 – De Manang a Letdar (4200 msnm) – Kilómetros caminados: 10km

Nos acercamos a la zona difícil y ya no va más hacer grandes distancias. Hoy recorrimos solo 10 km pasando por el pueblo de Yak Kharka para llegar a Letdar, a 4200 msnm. A esta altura nuestros pulmones solo son capaces de utilizar un 60% del oxígeno. Hay solo un par de guesthouse sobre el camino y el Check Point. Las vistas son a un barranco recorrido por el río Jharsang Khola. Con poco para hacer nos dedicamos a jugar a las cartas y esperar que caiga la noche.

Día 7 – De Letdar a Thorong Pedi al High Camp (4850 msnm) – Kilómetros caminados: 7

Nuestro objetivo del día era llegar temprano al Thorong Pedi y utilizarlo como última base antes de cruzar el Thorong La Pass. Tendríamos que pasar por el High Camp a mitad de camino. Llegamos más temprano de lo esperado a Thorong Pedi y nos pusimos a analizar el mapa. Resulta que de Thorong Pedi al High Camp hay un tremendo desnivel de 349 metros que hay que subir en solo 1 km, para luego seguir con más desnivel y menos oxígeno al Thorong La Pass.

Evaluamos la hora y nuestras energías y decidimos continuar hasta el High Camp, de esta manera ya nos quitábamos del medio ese repecho. El High Camp es casi que literalmente un campamento. Existe solo y para los senderistas. No es un pueblo, es la última base al cruce más alto. Cuenta con un único establecimiento, el Thorong High Camp Hotel & Restaurant, y en temporada alta se suele atestar rápido. No existe lugar a la negociación así que pagamos lo que hubiera que pagar.

En este punto el paisaje es totalmente árido, rocoso y frío. No hay más paisaje que las montañas, el albergue de piedra y los «satélites» solares para calentar agua a fuerza de sol. Entre congelarnos afuera o quedarnos en el restaurante tomando té y jugando a algo nos quedamos con esta última. El restaurante de a poco quedó que explotaba de gente.

Diego en determinado punto empezó a sentirse mal, con nauseas y migraña, inapetente, apático y sin energías. En la ida al único baño que había afuera para todo el albergue, que básicamente era un agujero en el piso, se encontró con un inmundo reguero de meo y mierda. No sabe si vomitó por las condiciones del aseo, por su estado de salud o por un combo de ambas. Logramos conseguir unas pastillas contra el Mal de Altura y decidimos observar como evolucionaba las siguientes 24 horas. Según como se despertara mañana, veríamos si hacer el cruce o bajar. Tan cerca de la orilla…  

Cabras del Circuito de Annapurna, Nepal
A las cabras del Himalaya no les da mal de altura.

Día 8 – De High Camp hasta Thorong La Pass (5416 msnm) y Muktinath (3800 msnm) – Kilómetros caminados: 14

Hoy fue el día. Fue el día en que supimos como se sentiría subir un edificio de 40 pisos por las escaleras y con plomo en los zapatos. Que nuestros pulmones solo contaran con un 50% del oxígeno al que están acostumbrados y cargando las mochilas de 15 kilos por 14 kilómetros probablemente tuvo algo que ver.

Rebobinemos. Diego se despertó intermedio. Ya no se arrastraba como ayer pero tampoco estaba para correr maratones. Como el Thorong La Pass, a 5416 msnm, es solo de paso y el objetivo era dormir ese día en Muktinath, a 3800 msnm, evaluamos que no había problema. Diego terminaría durmiendo a bastante menos altitud de la que estábamos en el High Camp.

El ascenso se realiza en zig-zag, por un camino de pedregullo que no para de crearte faltas expectativas. A cada vuelta parece que uno llega y es mentira. Subimos muy lento los 530 metros de desnivel a lo largo de 3.7 kilómetros. Los únicos que parecían no sufrir eran los sherpas, que igual pueden ir cargando una heladera a la espalda y aún así parece que no les costara nada.

Cuando logramos alcanzar el paso de Thorong La Pass nos subió tremenda emoción. El punto estaba marcado con una ¿estupa? o quizás era cualquier otra cosa porque lo tapaba millones de banderines tibetanos. Lo único visible era un cartel de la National Trust for Nature Conservation indicando que efectivamente ¡alcanzaste el Thorang La Pass!

Los nepalís, con su super poder para aguantar las alturas y el frío glaciar, abrieron a pocos pasos una tetería donde podés parar a brindar por la victoria y calentarte el alma después de tanta nieve y hielo. Disfrutar de un té en el Thorong La Pass, a 5416 de altura, te va a costar unas 300 rupias nepalíes (2,50 dólares).

Nosotros prescindimos de la bebida y en cuanto paramos de saltar de alegría empezamos el descenso por el lado opuesto. Todavía tuvimos que cubrir 9 km hasta Muktinath, donde pasaríamos la noche. Incluso con la bajada a nuestro favor nos costó lo suyo.

Thorong La Pass, Circuito Annapurna, Nepal
¡Alcanzamos el punto más alto! ¡El Thorong La Pass!

Día 9 – De Muktinath a Jomsom (2720 msnm) – Kilómetros caminados: 19

A Muktinath no la recordamos especialmente bonita, solo la recordamos como el reencuentro con la «civilización». Aquí reaparece la carretera, la variedad de albergues y los monasterios. Nos fuimos bien temprano en la mañana. En este punto nos separamos. Joana tenía las rodillas hechas pelotas, por lo que iba a tomarse el autobús a Jomsom por unas pocas rúpias (las ventajas de la civilización). Diego iría por el sendero a pie con Patxi y Sonia.

La cosa no fue muy bien. Ambos caminos, para vehículos y para caminantes, eran bastante flojos en lo que refería a estética. Diego, que se había recuperado mágicamente luego del Thorong La Pass, comenzó a sentirse mal de vuelta y terminó haciendo dedo en la carretera. Por suerte, justo paso una 4×4 en la que iba un francés que conocimos en Upper Pisang y que aceptó llevarlo.

De los cuatro nosotros dos fuimos los primeros en llegar a Jomson. Hasta ahora todos los pueblos nos habían parecido en mayor o menor medida bien, algunos más bonitos que otros. Jomson nos pareció espantoso. No solo sus casas, su aeropuerto pegado a la villa, sus jaurías de perros callejeros que no dejaban dormir, el polvo y su entorno, su ambiente turbio; los lugareños nos destrataban y no le ponían nada de ganas.

En la guesthouse que habíamos elegido hubo un malentendido con la reserva y en vez de resolverlo platicando pacíficamente nos amenazaron y poco menos que nos echaron a patadas a la calle. Por suerte, conseguimos una alternativa de último minuto. En resumen, para nosotros Jomsom fue una porquería. 

Jomsom, Circuito de Annapurna, Nepal
Jomsom es feísimo.

Día 10 – De Jomsom a Larjung (2550) – Kilómetros caminados: 17

La mayoría de la gente finaliza la caminata en Jomsom y vuelan hasta Pokhara o Katmandú. Muchos esgrimen el argumento que de Jomson a Nayapul la caminata ya no es tan bonita. ¡Qué equivocados que están! De haber hecho lo mismo nuestros últimos recuerdos en el Circuito de Annapurna serían terribles.

Es cierto que al comienzo el paisaje era algo desértico, pero enseguida que nos arrimamos al río Kali Gandaki y descendimos el verde comenzó a surgir tímidamente. Antes de arribar Larjung pasamos Kobang, una villa pegada a Larjung, que nos pareció salida de una película del medio oeste solo que con nepalies en vez de cowboys. El pueblo no es más que un grupo de casas sobre el sendero y una estupa.

Larjung era todavía más diminuta y la rodeaba el bosque de pinos. La ventaja de que la mayoría abandone el circuito en Jomsom es que teníamos casi que cualquier albergue a nuestra disposición y una tranquilidad absoluta. Aquí nos dimos ese merecido descanso que no habíamos conseguido ni en Muktinath ni en Jomsom.

Día 11 – De Larjung a Kopchepani (1480 msnm) – Kilómetros caminados: 21

Es increíble todo lo que puede caminar uno cuando los pulmones están bien oxigenados. Nos hicimos 21 kilómetros disfrutando el paisaje montañoso, cruzando enormes puentes colgantes, atravesando bosques y pueblos bonitos con gente amable.

A mitad de camino nos entretuvimos en Ghasa, un pueblo que cultiva montón de marihuana y luego se lo meten a toda la comida. Un lugareño al que le compramos queso y salame de yak (creemos que sin maruja) nos contó como preparaba su especialidad gastronómica: el Dal Bat con marihuana. Todos los lugareños eran agradables y se mostraban muy dispuestos a mantener charlas banales con nosotros. Nos preguntamos si serían así siempre o es que estarían todo el día fumados.

Después de tanta plática pasamos Ghasa y retomamos la ribera del río Gandaki. Bajando unas escaleras de piedra que parecían no terminar más llegamos a un valle con un par de casas perdidas. Era Kopchepani. Probablemente vivieran ahí a reventar dos o tres familias. Nos quedamos en una de sus casas en un ambiente rural hogareño, entre los corrales de conejos, cabras y pollitos y los niños correteando por la vuelta.

Día 12  – De Kopchepani a Tatopani a Shikha (1935 msnm) – Kilómetros caminados: 17

Nos despedimos de Kopchepani con el deseo de cubrir rápido los nueve kilómetros que nos separaban de Tatopani. Tatopani es popular por sus termas. Cuando llegamos nos causó mucha gracia un cartel colgado en la entrada de las instalaciones con instrucciones importante para antes de meterte al agua.

Decía «Welcome to the Pools at TATOPANI. Please shower with Soap. Please shower with Soap TWICE if you’ve been TREKKING», que en español lo traducimos a «Bienvenidos a las Piscinas de TATOPANI. Dúchese con Jabón por favor. Dúchese con Jabón DOS VECES si viene de hacer SENDERISMO». Hay que darles la razón, la ducha no es moneda corriente en esta ruta y uno termina desarrollando una capa de mugre sobre la piel.

El pueblo estaba lindo y nos dedicamos a recorrerlo un poco. Después de las termas y del paseo procedimos la ruta. Nos deleitamos avistando diferentes tipos de animales: aves diversas, lagartos, arañas, ratoncitos, bueyes y hasta gatos leopardados. La caminata se hizo leve y pronto estuvimos en Shikha.

Tatopani, Circuito Annapurna, Nepal
Pueblo de Tatopani.

Día 13 – De Shikha a Ghorepani (2870 msnm) – Kilómetros caminados: 9

El tramo Shikha-Ghorepani estuvo arduo. Por suerte ya teníamos el training del Thorong La Pass. Subimos 900 metros de altura por unas casi que infinitas escaleras de piedra. Solo verlas agotaba. Hasta los sherpas parecían desdeñarlas. ¡Basta de escaleras! Eventualmente el suplicio se terminó y llegamos a Ghorepani, un pueblo que (o sorpresa) está lleno de subidas y bajadas empinadas. El pueblo nos gustó mucho y el esfuerzo terminaría de ser recompensado el día de mañana, cuando subiéramos al Poonhill para ver el amanecer.

El Poonhill (o Poon Hill) es una colina de 3210 msnm a la que se puede subir por unas escaleras. Sobre su pico hay una explanada con un mirador que te permite observar todo el macizo Annapurna. El plan era madrugar, subir al mirador sin las mochilas y luego volver para el check out y seguir camino.

Día 14 – De Ghorepani al Poonhill a Bierthani (1025 msnm) – Kilómetros caminados: 16

¡El mirador del Poonhill resultó ser una maravilla! Asomaban absolutamente casi todos los picos nevados del macizo Annapurna. Se veían de izquierda a derecha el Gorja, el Dhaulagiri IV, el Dhaulagiri V, el Dhaulagiri III, el Dhaulagiri II, el Dhaulagiri I, el Tutche, el Dhampuss, el Nilgiri, el Annapurna I, el Annapurna Sur, el Hiunchuli, el Gangapurna y el Machapuchare.

A lo largo del circuito habíamos visto un montón de picos, entre ellos todos los Annapurna (I, II, III y IV) pero no fue hasta ahora que pudimos apreciarlos de verdad. Todos en hilera, concatenados y con el amanecer de fondo. Un verdadero placer para los ojos. Poco tiene que envidiarle el Annapurna I (de 8091 msnm) al Everest (de 8848 msnm). Y si le preguntan a Diego, la silueta de los Annapurna le pareció mucho más atractiva que la del famoso Monte Everest.

Bajamos y nos aprontamos para nuestra última gran caminata. Estabamos llegando casi al final. Bierthani fue el último pueblo en el que pasamos la noche del Circuito Annapurna. Un pueblo muy lindo y lleno de personas simpáticas. Nos tocó un precioso hotel, limpio, con ducha caliente y gente educada. Estuvimos los cuatro el resto de tarde y noche festejando el cierre de la travesía con té masala y lassi (especie de yogur líquido con frutas típico de India y Nepal) en la terraza. Fue nuestro broche de oro.

Cima del Poon Hill en Ghorepani, Circuito de Annapurna, Nepal
En la cima del Poonhill.

Sacando unas contadas veces, el Circuito del Annapurna siempre nos pareció alucinante. Está repleto de bellos pueblitos perdidos en las montañas y gente muy amable (exceptuando algunos pocos como Jomsom). Las montañas que se avistan son increíbles y demuestra que no es necesario ir al Everest para sorprenderse con la gloriosa naturaleza.

El mini susto que tuvimos con Diego, que nunca supimos si al final fue Mal de Altura o la hamburguesa de Yak, por suerte no llegó a mayores. Por estas cosas, resulta imporantísimo contar con un buen seguro de viajes. Si no nos crees, te invitamos a leer nuestra mala experiencia durante el Trekking al Everest Base Camp. Al momento de contratar para este tipo de caminatas, asegúrate que te cubra hasta la altura que subís. Si te enfermas o accidentas sobre los 2000 msnm muchos seguros baratos se lavan las manos. En nuestra página de recursos te recomendamos un par.

Para realizar cómodamente la caminata y abaratando costos, pasamos a compartirte nuestras recomendaciones.

Cima del Poon Hill en Ghorepani, Circuito de Annapurna, Nepal
Annapurna Sur, con 7219 metros de altura.

Recomendaciones para el Circuito de Annapurna

🥾 Al llegar a una ciudad, pregunta si es posible tener alojamiento gratis a cambio de cenar y desayunar allí. Algunos hostales aceptan la oferta cuando hay poco turismo. No te quedes en el primer lugar, pregunta en varias guesthouse para barajar todas las opciones. Son pueblos pequeños que en seguida se recorren. No es necesaria cargar una carpa, hay pueblos con alojamiento cada pocos kilómetros. Si querés saber más sobre los costos de comida y alojamiento durante los trekkings visita nuestra entrada Gastos en Nepal.

🍲 Si viajas acompañado, una buena manera de ahorrar dinero es compartir entre dos el almuerzo. Son platos abundantes y te ayuda a sentirte menos pesado para continuar el trekking. O si viajas solo, podés preguntar si te pueden servir y cobrar solo media porción. Más detalles sobre los precios de la comida en nuestra entrada Gastos en Nepal.

🥶 Las noches son bastante frías y algunos alojamientos cobran por las mantas extras, siempre pregunta en recepción si tienen algún costo. Llevando un buen saco/sobre de dormir te evitas el gasto (y hace de barrera higiénica porque no se lavan mucho esas mantas).

🛏️ Habitación compartida. Si estás solo busca hacer migas con otros viajeros como tu. Los alojamientos cobran por habitación (que son siempre dobles) y no por persona. Así de fácil podés reducir a la mitad el albergue.

🇳🇵 Nepalí para principantes. Aprende palabras básicas para tener buena relación con los lugareños. Antes de comenzar una conversación saluda con la palabra namasté, juntando las palmas de las manos frente a tu pecho mientras inclinas levemente la cabeza. Esto les mostrará que respetas su cultura y tenderán a tratarte mejor. Otras palabras útiles: Chisopani = agua fría; Tatopani = Agua Caliente; Donevat = Gracias; Muri muri Donevat = Muchas gracias.

Shikha, Circuito de Annapurna, Nepal
Alojamiento en Shikha, Circuito Annapurna.

Qué llevar contigo SI o SI

Elegir lo necesario cuando aún no conoces la ruta es difícil. Pensa que cada artículo es peso extra para la espalda durante el ascenso. No es lo mismo caminar con 5 kg de mochila en la ciudad al nivel del mar que caminar con 5 kg en las montañas a  4.000 – 5.000 msnm.

No te preocupes, aquí Jerry Viaja al rescate. Para evitarte sesiones con el fisioterapeuta te indicamos todos los artículos que DEBEN estar en tu mochila sin excepción. El resto es prescindible.

Botella de agua y pastillas de cloro o iodo: En cualquier tienda del barrio comercial de Thamel, en Katmandú, encontrarás a la venta blíster (tabletas) bajo el nombre de «Water Purification Tablets» que sirven para potabilizan el agua del grifo. No es mágico, así que no lo use si el agua parece seriamente mala (color marrón y con cosas flotando).

Hay que usar una pastilla por litro de agua y esperar 30 minutos para que el iodo/cloro se encargue de eliminar de manera efectiva cualquier posible patógeno que pueda estar presente en el agua. Gracias a estas «píldoras mágicas» y a cargar tu propia cantimplora te ahorras el dinero de comprar agua embotellada y el medio ambiente queda muy contento porque en las montañas de Nepal no existe un sistema eficaz de recolección de basura. El plástico en el Himalaya es una gran preocupación. Una botella o cantimplora de un litro de capacidad es suficiente, ni más grande ni más pequeña. Hay grifos para rellenar cada pocos kilómetros.

Snacks (cosas para ir echando a la panza): Aunque los precios de la comida sean más baratos comparados a otras rutas como el Everest Base Camp, continua siendo bastante más caro que en Katmandú. Un pequeño KitKat puede costarte 3 dólares. Todo lo que sea snacks para el camino (frutos secos, barritas energéticas, etc.) mejor comprarlo en Katmandú. Te permitirá tener algo que comer durante las largas caminatas a un bajo precio.

Típico almacén que uno puede encontrarse en los pueblos de los sendero.

Pastillas para la altura: Te ayudarán a prevenir la enfermedad o atenuar los síntomas leves. Pero tomarlas no significa que de repente seas inmune al Mal de Altura. Son solo una ayuda. Importante tenerlas en la mochila.

Protector solar y lentes de sol: Igual aunque vayas en invierno. Los rayos del sol se reflejan sobre la superficie blanca de la nieve y golpean tu piel y tus ojos con más fuerza que en una playa. No dudes en usar protector solar incluso con tremendo frío y protege tus ojos con lentes de sol de buena calidad, polarizados y que cuenten con protección UV.

Sobre de dormir/Saco: Si vas en verano puede que no sea un artículo obligatorio. De lo contrario, tener uno para la noche puede ser una muy buena idea porque las temperaturas llegan a bajo cero. Los alojamientos brindan una manta por cama. Las mantas extras pueden ser gratuitas o de pago, depende del hostal.

Papel higiénico: No nos pregunten por qué, pero la gente de Nepal no usa papel higiénico y en la ruta lo suelen vender a precio de artículo de lujo. Mejor cargar con tu propio stock. Por suerte es ligero.

Toalla liviana y jabón: Los pueblos de montaña tienen guesthouses, cabañas y hoteles pero ninguna proporciona toallas y jabón (o si las tienen te cobran extra por ellas). Nada mejor que cargar con tu propia toalla liviana y tu jabón para evitarte ese gasto.

Un mapa real y tangible: Muy importante. Incluso si descargas la ruta para mapas offline (sin internet). No hay nada mejor como el mapa de papel. Además, es una muy buena manera de ahorrar energía del teléfono.

Pueblo de Namche, Everest Base Camp, Nepal
Tiendas de ropa para trekking en Namche.

Buen calzado de trekking, zapatos de descanso y tiritas para ampollas: Incluso si te gusta caminar, en este caso hablamos de hacer un mínimo de diez kilómetros por día montaña arriba. Es probable que te salga alguna que otra ampolla dolorosa. Nada que no se arregle con curitas para ampollas, buenas botas de trekking y un calzado cómodo para utilizar en los pueblos de descanso.

Palos de trekking: Habíamos hecho otras caminatas con anterioridad y nunca usamos palos de trekking. La primera vez fue en Nepal. Son una verdadera ayuda cuando subís 45 grados de inclinación con 15 kg en la espalda a 4.000 msnm. No los sobreestimes (como hicimos nosotros al principio). Además, los palos de trekking ayudan a no sobrecargar rodillas y espalda. Una gran ayuda para evitar lesiones y dolores.

Ropa térmica y buff/braga de cuello: Para tener la menor cantidad de peso posible es mejor comprar ropa térmica de buena calidad, permitiendo vestir una sola capa de ropa en lugar de diez capas. Vas a estar en la montaña y suele hacer frío hasta horas avanzadas del día. Incluso en verano, el aire de la mañana y de la tarde es extremadamente helado. Una buena forma de protegerte garganta y nariz es utilizando un buff o braga de cuello o como lo llamen en tu país.

Impermeable/Rainponcho: Porque caminar una montaña con un paraguas en mano no es lo más cómodo, especialmente si está utilizando palos de trekking. Este artículo podés obviarlo si vas fuera de la temporada de lluvias.

Cámara de fotos buena pero ligera: Sabemos que deseas conservar esos recuerdos por el resto de tu vida, pero también querés conservar la espalda. Para el amante de la fotografía, cuidado con la cantidad de kilos que cargues entre cámaras grandes, lentes, trípodes, selfie-stick, etc.. Sino al segundo día vas a querer tirarlo todo por el barranco. Lo mejor es conformarse con una cámara compacta.

Linterna: Nepal sufre problemas de electricidad y los cortes de luz son muy comunes incluso en la capital. La linterna es un elemento esencial y una salvadora si se te está haciendo tarde para llegar al siguiente pueblo.

Una buena mochila: Esencial. No compres una barata. Comprueba que el material es ligero pero resistente y que se ajusta a tus necesidades. Es importante probarla para asegurarte que te va bien. Si solo llevas un kilo a la espalda pero la mochila no se ajusta correctamente a tu cuerpo, después de 5 horas caminando se siente y mucho.

Upper PIsang, Annapurna Circuito, Nepal
Equipaje ligero y palos de trekking sin falta.

Mapa del circuito

Para quitarte un poco el miedo a la travesía, te dejamos los pueblos en los que estuvimos parando durante el Circuito del Annapurna en nuestro mapa.  Puedes descargarlo y usarlo sin internet en tu teléfono.


Con todos estos mega consejos ya estás preparado para hacer el Circuito del Annapurna ¿Te gustaría hacerla? ¿Haz ido? ¡Comentanos abajo!
Descubre más de Nepal con nosotros.

CategoriesNepal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.