T

Trekking al Campo Base del Everest

Trekking al campo base del Everest

El Monte Everest, el gran jefe, el Titán, aquel cuyo nombre emana respeto. El desafío para muchos, eso es lo que nos han contado los documentales y las películas. Cuando las personas piensan en ir allí, los primeros pensamientos son «imposible», «demasiado caro», «muy difícil», «solo para gente entrenada», «demasiado lejos», «riesgoso».

La modernidad a destruido parte de estos conceptos. Hoy la gente se muere por esperar demasiado tiempo en la fila para alcanzar la cúspide. La masificación ha destruido su encanto de «lugar inexpugnable» a los que solo unos pocos muy bien entrenados lograban llegar. El dinero todo lo puede, dicen por ahí.

Aún así, nosotros teníamos un pseudo-síndrome George Mallory, que cuando le preguntaron por qué quería subir al Monte Everest respondió «Porque está allí». Por todo lo antedicho, descartamos de primeras subir hasta el pico. Lo nuestro sería ir hasta el campamento base y disfrutar del camino. Sabíamos que este sendero era posible sin una guía y sin una gran preparación. Durante nuestra breve investigación, recolectamos información y experiencias que pasamos a compartir contigo.

¿Cuál es el nombre original del Everest?

Hasta 1865 al Everest se lo llamaba por su nombre tibetano Qomolangma, literalmente «Santa Madre». ¿Y qué pasó? Que el topógrafo británico Waugh argumentó que habían demasiados nombres locales para referirse a la montaña y que no lograba encontrar uno de uso común. Su búsqueda estaba especialmente obstaculizada porque en esos años no se permitía el acceso al Tíbet ni a Nepal.

Waugh se empezó a poner nervioso porque a la montaña catalogada como «pico XV» le faltaba  bautizarse y tenía demasiadas opciones. Al final, y para evitar conflictos por elegir un nombre local por sobre otros, decidió que el pico recibiría el nombre de su predecesor, el topógrafo galés Sir George Everest.

Sir George se opuso, pero a pesar de sus protestas la Royal Geographical Society adoptó oficialmente el nombre Monte Everest en 1865. Cien años más tarde, el gobierno de Nepal se dio cuenta que era un poco ridículo que la montaña tuviera un nombre inglés y fue re-bautizada con el nombre nepalí de Sagarmāthā (literalmente «La frente del cielo»). Por eso, aunque internacionalmente la conozcamos como Monte Everest, cuando estés por Nepal notarás que en los mapas y en los permisos aparece como Sagarmatha.

Montañas del Himalaya y banderines tibetanos. Sendero al Everest Base Camp

¿Cómo hacer la ruta del Everest Base Camp?

Para subir hasta el pico del Everest hay dos rutas principales, una que se aproxima desde el sureste de Nepal y  otra desde el norte del Tíbet. La ruta de la cara sur comienza en el Campamento Base del Everest ( o Everest Base Camp – EBC – en inglés). Hacer la ruta del Everest Base Camp no es lo mismo que hacer el ascenso al pico del Everest. El Campo Base del Everest es exactamente lo que suena, el campamento de inicio, el punto 0. La ruta hasta el Campo Base del Everest es mucho más sencilla y no requiere de grandes preparaciones.

Hacemos está aclaración porque nos sucedió cuando le contamos a la familia que nos tomaron por locos y que nos íbamos a morir, imaginándose que decir «Everest Base Camp» era decir «pico del Everest». Tuvimos que explicarles que hay cinco campamentos antes de alcanzar el pico: Campo Base (EBC), Camp 1, Camp 2, Camp 3 y Camp 4. EBC es el punto cero y se puede hacer sin guía ni porteadores.

El Campamento Base del Everest está a 5.300 metros sobre el nivel del mar (msnm), menos que el punto más alto del circuito del Annapurna (a 5.450 msnm) que ya habíamos hecho y del que podés leer detalles en nuestra entrada. No importó lo que dijéramos a la familia, tenía la palabra ‘Everest’ en la oración y fue suficiente para que creyeran que moriríamos congelados en un ascenso épico.

Contrario a esa idea, la ruta al Everest Base Camp es más fácil que muchas otras rutas en Nepal, y quien te diga lo contrario probablemente sea porque nunca fue allí. Para quitarte todos los miedos e incertidumbres, y después que se la quites a tus familiares y amigos, vamos a contarte en nuestra entrada el paso por paso de este hermoso sendero y todo lo esencial a llevar para evitarse disgustos.

Foto extraída de: https://www.pbs.org/wgbh/nova/everest/

¿Cuál es la mejor época para realizar la ruta al Campo Base del Everest?

Temporada alta: Va desde fines de setiembre hasta fines de noviembre (otoño).

Pros – Nunca te perderás porque hay mucha gente para seguir. El clima es excelente, con cielos despejados para ver las montañas y días suficientemente cálidos para hacer senderismo sin agobiarse.

Contras – Es mucho más difícil encontrar alojamiento y comida barata, hay menos posibilidades de ver animales salvajes por las multitudes que invaden la ruta.

Segunda temporada alta: De marzo a abril (primavera). Esta es una buena alternativa si deseas una caminata menos abarrotada, pero los precios probablemente seguirán siendo caros.

Temporada baja: De junio a principios de setiembre por ser época de monzones, con muchas lluvias y todos sus extras (barro, sanguijuelas y nubes que oscurecen las vistas a las montañas); y desde diciembre hasta febrero debido a los fríos extremos del invierno.

¿Se precisa guía y porteadores?

Estrictamente hablando: NO. Es posible ir sin guía y nadie te va a detener. Ahora, ¿es recomendable pagar un guía aunque no sea una obligación? Eso depende totalmente de ti.

En temporada alta no es realmente necesario. Hay muchas personas haciendo el mismo sendero y ante la duda simplemente es seguirlos. Si no hay nadie para seguir o preguntar y te encontrás en una bifurcación simplemente mira el suelo. El camino con huellas de botas y agujeritos hechos por los palos de trekking será el correcto. Nosotros lo hicimos en esta temporada.

En la temporada baja de verano solo te recomendamos prescindir de un guía si tenés buen sentido de la orientación. En algunas partes puede ser fácil perderse y no hay gente a la que preguntarle ni huellas que seguir.

En la temporada baja de invierno hay mucho hielo y nieve. A menos que seas un montañista experto no te lo recomendamos. De querer hacerlo entonces es esencial que contrates el guía. Nieve + ningún turista = camino difícil. Se vuelve bastante peligroso, con riesgo de caerse por un acantilado o hundirse en la nieve. Para terminar de convencerte que el invierno es una pésima idea, te contamos que la mayoría de los alojamientos sobre los 3500 msnm cierran en esta temporada y encontrar un lugar para dormir es difícil y caro.

¿Y qué tal los porteadores? ¿Preciso uno de esos sherpas?

El sherpa no es lo mismo que un porteador. Los porteadores son locales a los que algunos viajeros les pagan para que lleven tus cosas en el sendero por la montaña, y así poder realizar más cómodo la caminata. Podemos entender que algunas personas por edad o problemas físicos contraten a un porteador. A nosotros, personas sanas y en forma, no nos gusta porque sentimos que es hacer trampa.

Porteadores cruzando un puente colgante
Porteadores llevando provisiones a los pueblos.

Qué permiso preciso para el Everest Base Camp

Para todos los trekkings que se realizan por Parques Nacionales el gobierno cobra un permiso y una tasa de mantenimiento a los senderistas. El permiso se tramita en Katmandú o en Pokhara. Para el Campamento Base del Everest te solicitan sacar un carnet por 2000 rupias nepalís + el permiso al ingreso del Parque Nacional de Sagamartha que cuesta 3390 rupias nepalís = Total 5.390 rupias nepalí (~ 47 USD).

Usualmente carnet y permiso se sacan ambas en la oficina de la Junta de Turismo de Nepal (Nepal Tourism Board). Sin embargo, existía cuando nosotros fuimos en 2017 existía una disputa entre el municipio de Katmandú y el municipio rural de Khumbu Pasang Lhamu en Lukla, dentro Parque Nacional de Sagamartha.

Por este conflicto, el carnet había que tramitarlo en la Junta de Turismo de Katmandú o Pokhara y el permiso se sacaba al llegar a Lukla. Esperamos que este problema ya esté solucionado. De no ser así, encontrar la oficina de Lukla es muy fácil. Se encuentra a la derecha del comienzo de la caminata y salen a detenerte si tratas de seguir haciéndote el bobo.

Para permiso y carnét te van a pedir que rellenes un formulario, muestres tu pasaporte y pagues la tasa. Hecho esto te dan tu permiso que solo es válido para una entrada. Es decir, que si empezaste la caminata, te arrepentiste y te fuiste pero a los dos días decidís retomarla vas a tener que pagar de vuelta. Una vez en la ruta existen puestos de controles a lo largo como doble medida: para verificar que estás en regla y para tener un seguimiento de tu persona, por las dudas que desaparezcas y precisen seguirte el rastro para rescatarte. Especialmente importante si vas solo o sin guía.

Permisos de entrada al Parque Nacional del Everest
Permisos de entrada al Parque Nacional del Everest

¿Y cuánto hay que pagar para subir hasta la cima?

Wowowow. Ese es otro nivel. Pero se dice que hoy en día llegar a la cumbre del Everest es más un desafío de bolsillo que un desafío físico. ¿Por qué? Porque lo mínimo que vas a tener que pagar es  30.000 dólares entre permisos (no sirve solo el del Parque Sagamartha), guías, porteadores, tanques de oxígeno para no morir en el camino, comida, etc.

Gracias a esto, muchas personas adineradas pueden realizar el ascenso en campamentos 5*, con calefacción, tele, radio, libros, etc. y sin tener que cargar nada. Literalmente necesitas cero experiencia para llegar a la cima si contas con suficiente dinero. Para hacerlo de la manera difícil, nada de guías ni sherpas, también hay que pagar mucho y es obligatorio demostrar que sos un escalador profesional cualificado y no solo un loco millonario que pretende subir a fuerza de voluntad.

En el caso que tengas el dinero y las ganas te compartimos los datos de contacto de un sherpa profesional que trabaja como rescatista y como guía de montaña que conocimos en el camino (más tarde te contaremos como) y que se ganó toda nuestra confianza. Se le puede contratar para ascender al Everest, o simplemente hacer el trekking del Campo Base al Everest o para subir a otros picos de Nepal. Estos son sus datos:

ADVENTURE HIGH MOUNTAIN
Página oficial: www.adventurehighmountain.com
Teléfono: +977 9851110866
Instagram: @adventurehighmountain
Correo electrónico: info@adventurehighmountain.com
rinji2070@gmail.com
https://www.instagram.com/p/CEtXkXXHRMG/

Sobre el Mal de Altura

También conocido como enfermedad de montaña aguda (AMS por sus siglas en inglés: Actue Mountain Sickness), es un efecto negativo para la salud debido al bajo nivel de oxígeno a grandes altitudes. Comúnmente ocurre por encima de los 2.400 msnm. Aunque el mal de altura es una preocupación seria, la mayoría de las personas no suelen padecerlo. Sin embargo, es importante conocer los síntomas para que, en caso que lo sufras, te evites la muerte. Pueden aparecer de forma inmediata o gradual e incluyen fatiga, insomnio, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, frecuencia cardíaca rápida y falta de aliento.

Si durante el trekking sentís alguno de estos síntomas de forma leve o media, deja inmediatamente de ascender y baja hasta el pueblo del que saliste ese día. Por seguridad quédate a descansar allí. Si a las 24 horas los síntomas desaparecieron por completo podés continuar. Si los síntomas empeoran mientras estuviste en reposo descendé rápidamente. No detenerse a tiempo cuando se sufren síntomas intermedios podría conllevar consecuencias fatales, como desarrollar un edema cerebral o un edema pulmonar a gran altitud. Ambos con un desenlace funesto si no se recibe atención médica inmediata (tené en cuenta que no hay médicos ni hospitales cercanos, ni siquiera autopista cercana, en los senderos por los Himalayas).

Tabla sobre el oxígeno disponible para los pulmones según la altitud sobre el nivel del mar
Oxígeno disponible para tus pulmones según altura.

Cómo prevenir el Mal de Altura 

Las maneras de prevenir el Mal de Altura son manteniéndose bien hidratado, evitando el alcohol y la cafeína (ambos pueden contribuir a la deshidratación), ayudándote con las pastillas contra el Mal de Altura y realizando las aclimataciones pertinentes. Los locales te dicen que tomes sopa de ajo pero no está comprobado científicamente que el ajo evite el Mal de Altura.

Después de pasar los 2.500 msnm no hay que subir más de 600 metros de altura por día. Ascender lentamente ayuda al cuerpo a aclimatarse mejor. Dormir a una altura inferior al máximo alcanzado en ese día también ayuda mucho con la aclimatación. O simplemente quedarse unos días más en pueblos claves para habituarse a la altitud.

El Mal de Altura es la razón por la que las paradas en ciertos pueblos son obligatorias al subir pero no al bajar. Es importante realizarlas aunque te sientas bien y desees seguir, para evitarte un disgusto. Ya podrás hacer más kilómetros de corrido al regresar.

Las píldoras contra el Mal de Altura son una ayuda para prevenir y para aliviar los síntomas pero no una cura. Cuando las compres pregunta al farmacéutico cómo tomarlas. En Katmandú son de venta libre y se consiguen por bajo precio en cualquier farmacia o tienda de senderismo.

El Trekking al Campo Base del Everest

Lo común es comenzar el trekking desde el pueblo de Lukla para ir hasta el Everest Base Camp. Es una caminata  lineal, con ida y vuelta desde Lukla es un total de 105 km. Si decidís comenzar desde Salleri, un pueblo más abajo, agrega 96 km extra. Como tercera opción, se puede comenzar desde Jiri en lugar de Salleri, el inconveniente es que hay que pagar más permisos e incluir más días de trekking.

Cuando compres un mapa selecciona uno que traiga una gráfica en la que muestre la ubicación de cada pueblo, los kilómetros y su altitud. Una vez que descubras tu ritmo te ayudará mucho para planificar cuántos kilómetros hacer en un día. Cuando compramos nuestro mapa no verificamos que lo tuviera y terminamos haciéndonos una gráfica propia.

Nosotros realizamos el trekking al Everest Base Camp en diez días sobre el final de temporada alta, del 19 al 29 de noviembre. Resultó una fecha óptima. Como se acercaba la temporada baja no quedaba mucha gente, se podía apreciar mejor la vida silvestre y conseguir buenos precios en los pueblos.

ascenso de lukla al campamento base, alturas
Pueblos del EBC, sus distancias y altitudes.
tabla distancias de la ruta del everest base camp
Tiempo estimado de demora para llegar de un pueblo a otro.

Nuestra experiencia con el trekking al Campo Base del Everest

Día 1, Parte 1- De Kathmandu a Lukla (2850 msnm)

El primer desafío fue llegar a Lukla, un pueblo al que no llegan las carreteras. Nosotros queríamos ir en autobús desde Katmandú hasta Salleri y caminar tres días hasta Lukla. Son 13 horas de viaje y el boleto cuesta 1000 rupias nepalí. El problema fue que nos dimos cuenta que teníamos el tiempo justo para realizar la caminata y volver a tomar nuestro vuelo internacional.

La única manera de ahorrar días era tomar un avión doméstico hasta Lukla. Decidimos comprar un pasaje solo de ida que nos costó 170 dólares con la esperanza de terminar la caminata a tiempo para regresar en el autobús desde Salleri.

La primera gran experiencia del Everest Base Camp fue tomar un vuelo doméstico. ¿Cómo describir el aeropuerto de vuelos nacionales de Katmandú? Una cosa caótica en la que nadie sabe nada y tu vuelo se atrasa una hora por razones inexplicables, con un boleto de avión escrito a mano en una hoja de papel y funcionarios despistados. Por suerte logramos dar con un grupo que tomaba el mismo vuelo que nosotros e iba con un guía nepalí.

A pesar del precio, debemos admitir que sobrevolar los Himalayas a baja altura es una experiencia sobrecogedora. La parte difícil es el aterrizaje en el aeropuerto de Lukla, calificado como el aeropuerto más peligroso del mundo en los últimos 20 años. Solo cuenta con una pista inclinada de 450 metros de largo, con un acantilado en una punta y una pared en la otra. Y no nos olvidemos de las montañas que rodean el aeródromo, complicando la maniobra. Hay pocas posibilidades de éxito y solo los pilotos altamente calificados realizan este aterrizaje. Afortunadamente, si nos estás leyendo es porque sobrevivimos.

En los primeros 5 min de video mostramos nuestra experiencia en la avioneta de Katmandú a Lukla.

Día 1, Parte 2 – De Lukla a Namche (3440 msnm) – Kilómetros caminados: 17

¡Comenzamos oficialmente el trekking al Campo Base del Everest! Entre el retraso del vuelo y la demora en la oficina tramitando el permiso terminamos saliendo de Lukla casi que al mediodía. Pensamos que sería imposible llegar a Namche Bazaar ese mismo día, pero cuando empezaba a oscurecer logramos el objetivo.

Nomás llegar hicimos rodar nuestra primer Rueda de la Oración oficial, una rueda cilíndrica cubierta de mantras que puede estar hecha de metal, madera, piedra, cuero o algodón grueso. Según la tradición budista tibetana, girar esta rueda atrae a la buena suerte.

Después de preguntar en varios albergues, cerramos trato para pasar la noche en el Thamserku View Lodge and Restaurant por 200 rupias nepalí la noche, con carga de batería e internet incluidos. A pesar de su gran tamaño, Namche nos abrumó con su belleza y nos enamoramos de la ciudad y sus panorámicas. Se encuentra situada en un hueco de la montaña, con un acantilado a sus pies y enfrentada a sorprendentes picos nevados.

Día 2 -Visitando Khumjung (3880 msnm)

Comenzamos la aclimatación a la altura. Nuestro segundo día tocaba subir hasta el pueblo de Khumjung, a 3880 msnm, para después regresar a Namche a dormir en menos altitud. Desde Namche lo habitual es ir a Khumjung porque se encuentra fuera de la ruta y te permite aclimatarte a la altura y conocer otra villa. Dos pájaros de un tiro. Khumjung está a 3.5 km de Namche y 300 metros por encima. El pueblo nos resultó agradable, aunque nos quedamos toda la vida con Namche. Lo mejor del paseo fue que nos permitió conseguir los primeros avistamientos del Monte Everest. No te entusiasmes demasiado, Namche todavía está muy lejos del Everest y lo que vez es una montaña muy pequeña a la distancia.

Rueda de la oración de camino a Khumjung
Rueda de la oración de camino a Khumjung

Día 3 – De Namche a Tengboche (3867 msnm) – Kilómetros caminados: 9.2

Tengboche está a 9 kilómetros de Namche y 420 metros más arriba. Lo difícil es que en el camino bajas 500 metros y luego los subís y le agregas los 420 metros anteriores y todo recién en los últimos dos kilómetros. Subir esos 920 metros fue de lo peores y solo deseábamos que se terminara la tortura y que en el siguiente repecho apareciera el maldito pueblo. Cuando por fin alcanzamos Tengboche la sensación de éxito fue incomparable.

Namche era una mezcla de ciudad cosmopolita, moderna pero tradicional. Tengboche, en cambio, nos dio la sensación opuesta. Con su gran monasterio en el centro del pueblo, la única influencia occidental que se ve es la panadería más famosa del trekking. Todos se detienen allí para tomar un esspreso con algunas galletas o pasteles por ser la más alta del mundo. Los dueños de la panadería gestionan el albergue The Gomba Lodge, donde podes quedarte gratis a cambio de cenar y desayunar con ellos (y lo compensan con creces porque la comida no es para nada barata).

Lo que nos hechizó de Tengboche fue su ubicación, en la cima de una colina donde confluyen el río Dhudh Kosi y el río Imja Khola. Este pueblo fue fundado por sherpas que emigraron del Tíbet hace seiscientos años atrás. El Monasterio de Tengboche, que se puede visitar gratuitamente y en el que viven monjes, fue construido con mampostería de piedra y es considerado el más antiguo de los monasterios sherpa. Rodea a la villa la impresionante cordillera del Himalaya.

Estupa a la entrada de Tengboche, Campamento Base Everest, Nepal
Entrada al pueblo de Tengboche
Tengboche, Campamento Base Everest, Nepal
Monasterio de Tengboche

Día 4 – De Tengboche a Dingboche (4349 msnm) – Kilómetros caminados: 10

Nos levantamos temprano y continuamos nuestra ruta. La primera parte es cruzando un bosque de rododendros con pinta de encantado. Pasamos por los pueblos de Deboche, Milinggo y Pangboche hasta llegar a Dingboche, 550 metros más alto que Tengboche.

A 4349 msnm la vegetación comenzó a cambiar, el bosque fue reemplazado por un paisaje más árido. Debido a que realizábamos la caminata cercanos a la temporada baja había muy pocos viajeros y fue sencillo conseguir alojamiento gratuito a cambio de comer ahí, con carga de batería incluida. Nos quedamos en Dingboche Guesthouse and Lodge. Su propietario nos cayó simpatiquísimo y nos quedamos charlando con él bastante rato.

Habíamos llegado temprano a Dingboche (11 a.m.) pero la aclimatación nos obligaba a parar, así que aprovechamos que estábamos sobrados de tiempo para pasear por el pueblo y observar a sus habitantes más salvajes: búfalos, burros, vacas peludas y gatos. Un pueblo muy tranquilo.

Día 5 – Visitando Nangkar Tshang (5079 msnm)

Cuando se realiza el trekking al Campo Base del Everest y una vez pasas Tengboche hay dos posibilidades, seguir por  Dingboche o tomar la ruta a Pheriche. El camino de Pheriche es más corto, pero Dingboche tiene la ventaja de Nangkar Tshang, una montaña de 5.600 metros que te permite una mejor aclimatación.

Desde Dingboche hasta la «cumbre» del Nangkar Tshang son 3 km. En realidad no es la cumbre, es el punto más alto de Nangkar Tshang al que se puede llegar andando, a 5.079 msnm.  A esa altura las vistas son increíbles. Se obtiene una primera plana de varias montañas Himalayas: Makalu, Chhopulu, Lhotse, Lhotse Shar y Island Peak. El esfuerzo tiene una recompensa.

Después de recopilar evidencia fotográfica de nuestro ascenso, regresamos a Dingboche a cenar y dormir.

Tengboche, Campamento Base Everest, Nepal
Nuestro alojamiento en Dingboche.

Día 6 – De Dingboche a Lobuche (4910 msnm) – Kilómetros caminados: 8

Última parada que elegimos antes del Campo Base del Everest. Hay que subir otros 500 metros. Nos cruzamos con un valle repleto de monumentos en honor a aquellos que murieron en el Monte Everest y cuyos cuerpos nunca fueron rescatados. Una visión impactante que te baja a la realidad de golpe.

Al llegar a Lobuche nos topamos con un policía metido en una cabaña que nos detuvo y nos dijo que debíamos pagar allí el alojamiento. Nos tomó por sorpresa. Parece ser que en Lobuche, para evitar las disputas entre albergues, se pusieron de acuerdo y ahora todos los viajeros deben abonar lo mismo. No hay margen a la negociación. Es un precio fijo de 500 rupias nepalí. Una vez elegido el albergue mostrás el comprobante de pago y listo. Nosotros nos quedamos en Oxygen Altitude Hotel.

Lobuche es un montón de hoteles y casas para huéspedes que solo funciona cuando hay turistas. La estética no fue considerada durante su construcción y la gente no es muy agradable. En resumen, Lobuche no nos gustó y nos alegramos que solo fuera necesario pasar una noche para la aclimatación. Lo que rescatamos de Lobuche fue las manadas de yaks, unos enormes bisontes peludos autóctonos de los Himalayas, que nos inspiraban un amor solo de verlos y que se dedicaban a pastar al lado de Lobuche.

Yak pastando en Lobuche, Campamento Base Everest, Nepal
Yak pastando en Lobuche.

Día 7 – De Lobuche al Everest Base Camp (5289 msnm), Kala Patthar (5648 msnm) y Gorak Shep (5175 msnm). Kilómetros caminados: 16.3

El día siete fue el más largo y el más difícil. Muy temprano en la mañana nos despedimos de Lobuche, felices de dejarla, y pronto llegamos a Gorak Shep. Sería el pueblo donde dormiríamos al regresar del Campo Base del Everest. Buscamos rápido alojamiento para tirar las mochilas grandes y continuar el trekking al Campo Base del Everest con poco peso. Alcanzamos la meta a las 11 a.m.

Como se acercaba el invierno no había ninguna carpa o tienda levantada. Durante la temporada de escalada al Everest, entre marzo y abril, es posible ver acampando las personas que se preparan para el ascenso.

El Everest Base Camp nos decepcionó un poco. Esperábamos algunas tiendas (igual abandonadas) y una gloriosa bandera en el medio del campamento o algo así y el enorme Everest de fondo coronando la escena. Lo que vimos en cambio fue una bola desordenada de banderas tibetanas sobre una estupa de piedra de mediano porte y el Everest muy de fondo escondido detrás de la montaña Everest West Shoulder (Hombro Oeste del Everest), casi invisible.

Lo que al final nos enamoró fue el enorme glaciar Khumbu, ¡el glaciar más alto del mundo! Nos quedamos un rato solo disfrutando de sus vistas. Varias fotos después volvíamos a Gorak Shep para almorzar. El siguiente objetivo de ese día era el Kala Patthar.

Campamento Base del Everest, Nepal
¡Llegamos al Everest Base Camp!

Oh, gran dios espaguetti flotante, apiádate de nosotros. Llegar al Everest Base Camp se nos hizo excesivamente fácil y se ve que para equilibrar la balanza subir al pico de la montaña Kala Patthar nos resultó terriblemente duro.

De Gorak Shep al Everest Base Camp hay 9.4 km caminando y solo 179 metros de desnivel. Por otro lado, de Gorak Shep a Kala Patthar hay 1.9 km y ¡473 metros de desnivel! Haciendo los cálculos rápido, subir al Kala Patthar es subir dos kilómetros en una inclinación de casi 23 grados. A una altura donde la tasa de oxígeno es la mitad de lo normal (solo el 50% de lo que estamos acostumbrados). Para ilustrar la imagen de lo que nos costó subir el Kala Patthar bajo esas condiciones y con el cansancio que acumulábamos te la resumimos así: cada dos pasos (literal) ya estábamos sin aliento. Los dos kilómetros más largos de nuestra vida.

¡Pero lo hicimos! ¡Y esta vez realmente lo valió! No como el sobrevaluado Campo Base del Everest. Sobre el Kala Patthar hay unas vistas panorámicas majestuosas del Monte Everest y todos sus hermanos «pequeños», las montañas Khumbutse, Changtse, Lhotse y Nuptse. Es la gran imagen que aparece cuando googleas «cara sur del Monte Everest».

Nuestra recomendación si vas corto de tiempo es que entre el trekking al Campo Base del Everest y la subida al Kala Patthar elijas este último. La mejor parte: ver la puesta de sol desde su pico. Nos fascinó ver cómo la oscuridad se estaba comiendo todo, menos el pico del Everest que continuó brillante hasta el segundo final del ocaso. Era el último pedazo de tierra en ser tragado por la oscuridad. Ese concepto nos hizo comprender aún más la magnitud del macizo Sagarmatha y nos provocó un escalofrío de emoción.

Panoramica desde el Kala Patthar, Everest, Nepal
Panorámica desde el Kala Patthar. Montañas de izquierda a derecha: Changtse, Hombro Oeste del Everest, Everest, Lhotse y Nuptse. Abajo: Glaciar.

El retorno

El trekking al Campo Base del Everest es lineal pero existen algunas partes con desvíos que permiten realizar pequeños circuitos. Al retornar es posible hacer una parte volviendo por Gokyo y conocer nuevos pueblos, siempre que tengas tiempo de agregarte unos días extras de caminata.

En nuestro caso no lo teníamos y regresamos exactamente por el mismo camino que vinimos, la diferencia fue que dormimos en otros pueblos.

Día 8 – De Gorak Shep a Kyangjuma (3620 msnm) – Kilómetros caminados: 26

El día siete morimos instantáneamente después de tocar la cama. Hoy las baterías estaban nuevamente cargadas y decidimos regresar tan rápido como pudiéramos. Ya no había Mal de Altura que nos detuviera. El plan era llegar a Salleri en 5 días máximo y tomar el autobús desde allí.

El primer día de regreso hicimos 26 km y solo nos detuvimos cuando estaba demasiado oscuro para continuar. Kyangjuma fue el pueblo que nos acogió. Pequeño pero cómodo, agradable y bonito. Perdido en el bosque, a un lado hay un gran acantilado con una hermosa vista.

Tiene solo unas pocas casas, simple y con encanto. Conseguimos alojamiento gratis a cambio de cenar y desayunar en Thamserku Lodge and Restaurant, los propietarios muy simpáticos y educados. Lo recomendamos a cualquiera que decida parar en Kyangjuma.

Día 9 – De Kyangjuma a Lukla – Kilómetros caminados: 22

Recorrimos solo 22 km, Joana comenzó a sentirse mal y tuvimos que parar en Lukla que nos recibió con nubes grises y lluvia. Los precios de los hoteles se iban por las nubes y queríamos evitarlos pero no teníamos muchas opciones. Finalmente encontramos un lugar barato a 200 rupias nepalí la habitación. Después de pagar 600 rupias nepalí por una «ducha caliente», que de ducha nada tenía porque era un balde y una jarra y el «caliente» era tirando a tibio, Joana mejoró un poco. Decidimos que al día siguiente podíamos continuar con el plan de llegar a Salleri, parando a mitad de camino en Jubing. No hay recuerdos memorables de ese día.

Estupa en el camino a Tengboche, Everest Base Camp, Nepal

Día 10 – De Lukla a Kharte (2565 msnm) – Kilómetros caminados: 15

Nos despertamos con Joana sintiéndose bien y emprendimos camino. El día comenzó perfectamente. El sendero contaba con mucha vegetación y animales salvajes y los pequeños pueblos que cruzábamos eran muy auténticos. En parte por estar a menos altura y en parte porque los turistas no suelen continuar después de Lukla. Nos complació nuestra decisión de no regresar en avión.

Por desgracia, algunas horas después a Joana le regresaron lo que tomaba por dolores de la espalda baja y en una ida al baño solo meaba sangre. El pánico nos invadió. Decidimos abortar la misión de llegar a Jubing.

Regresar a Lukla iba a forzarnos más porque hacia horas que había quedado atrás montaña arriba. Decidimos continuar el camino en bajada hasta la siguiente villa, Kharte, un pueblo de tres casas y dos granjas donde buscamos ayuda. En la primer casa el dueño nos hizo entender que no entendía ni pío de lo que decíamos. Milagrosamente, en la segunda casa vivía un guía profesional del Himalaya llamando Ang cuyo cuñado era rescatista.

Estábamos en una villa perdida entre las montañas de los Himalayas sin conexión por carretera. La única forma de salir era a pie o en helicóptero. La opción de llegar a pie y luego bus hasta Katmandú requería esfuerzo físico y consumiría tres días enteros antes de alcanzar un servicio de salud decente.

Tuvimos un tire y afloje con la aseguradora, a la que tratábamos de contactar a través de nuestros familiares en Uruguay por whatsapps haciendo equilibrio sobre el techo para conseguir algo de señal. Nos mandó a tomar viento. Después de eso aprendimos lo importante que es viajar con un buen seguro de viaje para que lo barato no te salga caro. Te recomendamos un par en nuestra página de Recursos.

Abandonados por el seguro y continuando con la orina ensangrentada, nos decantamos por cerrar los ojos y romper la chanchita para pagar el helicóptero de rescate. Nuestro hospitalario anfitrión inmediatamente llamó a su cuñado, que luego resultaría ser el guía que tanto te recomendamos: Rinji Sherpa. Como ya era casi de noche y había nula visibilidad nos indicó que a primera hora de la madrugada pasarían a rescatarnos.

Dicho y hecho, a la siguiente mañana ya estábamos en la puerta de una clínica de Katmandú recibiendo atención médica. Por suerte terminó siendo algo poco grave, una infección urinaria que se había exacerbado por el esfuerzo físico y la altura del Himalaya. Los dolores de espalda al parecer en realidad eran siendo dolores de riñones. Varios días con antibiótico y asunto arreglado.

Sherpa en Nepal
Ang nuestro salvador hablando con su cuñado rescatista.

La recuperación fue rápida y como positivo experimentamos por primera vez como era volar en un helicóptero y no en cualquier lado, nada menos que sobrevolando los Himalayas. Dejando de lado nuestro último percance, la ruta del EBC fue increíble y envalentonamos a todo el que desee a hacerla.

Consejos para la travesía

🥾 Al llegar a una ciudad, pregunta si es posible tener alojamiento gratis a cambio de cenar y desayunar allí. Algunos hostales aceptan la oferta cuando hay poco turismo. No te quedes en el primer lugar, pregunta en varias guesthouse para barajar todas las opciones. Son pueblos pequeños que en seguida se recorren. No es necesaria cargar una carpa, hay pueblos con alojamiento cada pocos kilómetros.

🍲 Si viajas acompañado, una buena manera de ahorrar dinero es compartir entre dos el almuerzo. Son platos abundantes y te ayuda a sentirte menos pesado para continuar el trekking. O si viajas solo, podés preguntar si te pueden servir y cobrar solo media porción. Más detalles sobre los precios de la comida en nuestra entrada Gastos en Nepal.

🥶 Las noches son bastante frías y la mayoría de los alojamientos cobran por las mantas extras, siempre pregunta en recepción si tienen algún costo. Llevando un buen saco/sobre de dormir te evitas el gasto.

🛏️ Habitación compartida. Si estás solo busca hacer migas con otros viajeros como tu. Los alojamientos cobran por habitación (que son siempre dobles) y no por persona. Así de fácil podés reducir a la mitad el albergue.

🇳🇵 Nepalí para principiantes. Aprende palabras básicas para tener buena relación con los lugareños. Antes de comenzar una conversación saluda con la palabra namasté y juntando las palmas de las manos frente a tu pecho mientras inclinas levemente la cabeza. Esto les mostrará que respetas su cultura y tenderán a tratarte mejor. Otras palabras útiles: chisopani = agua fría; tatopani = agua caliente; donevat = gracias; muri muri donevat = muchas gracias.

Porteador en Khumjung, Campamento Base Everest, Nepal
Bien abrigadito y con una buena mochila, experto en nepalés.

Qué llevar contigo SI o SI

Elegir lo necesario cuando aún no conoces la ruta es difícil. Pensa que cada artículo es peso extra para la espalda durante el ascenso. No es lo mismo caminar con 5 kg de mochila en la ciudad al nivel del mar que caminar con 5 kg en las montañas a  4.000 – 5.000 msnm.

No te preocupes, aquí Jerry Viaja al rescate. Para evitarte sesiones con el fisioterapeuta te indicamos todos los artículos que DEBEN estar en tu mochila sin excepción. El resto es prescindible.

Botella de agua y pastillas de cloro o iodo: En cualquier tienda del barrio comercial de Thamel, en Katmandú, encontrarás a la venta blisters (tabletas) bajo el nombre de «Water Purification Tablets» que sirven para potabilizan el agua del grifo. No es mágico, así que no lo use si el agua parece seriamente mala (color marrón y con cosas flotando).

Hay que usar una pastilla por litro de agua y esperar 30 minutos para que el iodo/cloro se encargue de eliminar de manera efectiva cualquier posible patógeno que pueda estar presente en el agua. Gracias a estas «píldoras mágicas» y a cargar tu propia cantimplora te ahorras el dinero de comprar agua embotellada y el medio ambiente queda muy contento porque en las montañas de Nepal no existe un sistema eficaz de recolección de basura. El plástico en el Himalaya es una gran preocupación.Una botella o cantimplora de un litro de capacidad es suficiente, ni más grande ni más pequeña. Hay grifos para rellenar cada pocos kilómetros.

Snacks (cosas para ir echando a la panza): Como en la ruta al EBC no hay autopista y todo debe ser traído a espaldas de un sherpa o un cuadrúpedo, los precios son bastante más caros que en Katmandú. Un pequeño KitKat puede costarte 3 dólares. Todo lo que sea snacks para el camino (frutos secos, barritas energéticas, etc.) mejor comprarlo en Katmandú. Tendrás algo que comer durante las largas caminatas a un bajo precio.

Cargador inalámbrico (Power Bank): Una característica de este trekking es que las casas de huéspedes cobran por todo. ¿Querés cargar tu teléfono? Una hora de carga son 200 rupias nepalís, una carga completa 300 rupias nepalís. ¿Querés internet? 600 rupias nepalís, sin reembolso aunque no funcione. Así que mejor trae un buen cargador inalámbrico, Power Bank en inglés, y utilizar el celular solo lo necesario. A la larga del trayecto te ahorrará varios dólares.

Pastillas para la altura: Te ayudarán a prevenir la enfermedad o atenuar los síntomas leves. Pero tomarlas no significa que de repente seas inmune al Mal de Altura. Son solo una ayuda. Importante tenerlas en la mochila.

Protector solar y lentes de sol: Igual aunque vayas en invierno. Los rayos del sol se reflejan sobre la superficie blanca de la nieve y golpean tu piel y tus ojos con más fuerza que en una playa. No dudes en usar protector solar incluso con tremendo frío y protege tus ojos con lentes de sol de buena calidad, polarizados y que cuenten con protección UV.

Caminante en el campamento base del everest
Sin falta, se precisan unos palos de trekking y un buen backpack.

Sobre de dormir/Saco: Si vas en verano puede que no sea un artículo obligatorio. De lo contrario, tener uno para la noche puede ser una muy buena idea porque las temperaturas llegan a bajo cero. Los alojamientos brindan una manta por cama. Las mantas extras pueden ser gratuitas o de pago, depende del hostal.

Papel higiénico: No nos pregunten por qué, pero la gente de Nepal no usa papel higiénico y en la ruta al EBC lo venden a precio de artículo de lujo. Mejor cargar con tu propio stock. Por suerte es ligero.

Toalla liviana y jabón: Los pueblos de montaña tienen guesthouses, cabañas y hoteles pero ninguna proporciona toallas y jabón. A menos que vayas en verano, no es probable que te duches mucho. Suelen cobrar 600 rupias nepalí una ducha caliente de 10 minutos. De tomarte esa ducha mejor tener toalla y jabón.

Un mapa real y tangible: Muy importante. Incluso si descargas la ruta para mapas offline (sin internet). No hay nada mejor como el mapa de papel. Además, es una muy buena manera de ahorrar energía del teléfono (recordemos: carga completa 300 rupias nepalí).

Buen calzado de trekking, zapatos de descanso y tiritas para ampollas: Incluso si te gusta caminar, en este caso hablamos de hacer un mínimo de diez kilómetros por día montaña arriba. Es probable que te salga alguna que otra ampolla dolorosa. Nada que no se arregle con curitas para ampollas, buenas botas de trekking y un calzado cómodo para utilizar en los pueblos de descanso.

Palos de trekking: Habíamos hecho otras caminatas con anterioridad y nunca usamos palos de trekking. La primera vez fue en Nepal. Son una verdadera ayuda cuando subís 45 grados de inclinación con 15 kg en la espalda a 4.000 msnm. No los sobreestimes (como hicimos nosotros al principio). Además, los palos de trekking ayudan a no sobrecargar rodillas y espalda. Una gran ayuda para evitar lesiones y dolores.

Ropa térmica y buff/braga de cuello: Para tener la menor cantidad de peso posible es mejor comprar ropa térmica de buena calidad, permitiéndo vestir una sola capa de ropa en lugar de diez capas. Vas a estar en la montaña y suele hacer frío hasta horas avanzadas del día. Incluso en verano, el aire de la mañana y de la tarde es extremadamente helado. Una buena forma de protegerte garganta y nariz es utilizando un buff o braga de cuello o como lo llamen en tu país.

Impermeable/Rainponcho: Porque caminar una montaña con un paraguas en mano no es lo más cómodo. Especialmente si está utilizando palos de trekking.

Cámara de fotos buena pero ligera: Sabemos que deseas conservar esos recuerdos por el resto de tu vida, pero también querés conservar la espalda. Para el amante de la fotografía, cuidado con la cantidad de kilos que cargues entre cámaras grandes, lentes, trípodes, selfie-stick, etc.. Sino al segundo día vas a querer tirarlo todo por el barranco. Lo mejor es conformarse con una cámara compacta.

Linterna: Nepal sufre problemas de electricidad y los cortes de luz son muy comunes incluso en la capital. La linterna es un elemento esencial y una salvadora si se te está haciendo tarde para llegar al siguiente pueblo.

Una buena mochila: Esencial. No compres una barata. Comprueba que el material es ligero pero resistente y que se ajusta a tus necesidades. Es importante probarla para asegurarte que te va bien. Si solo llevas un kilo a la espalda pero la mochila no se ajusta correctamente a tu cuerpo, después de 5 horas caminando se siente y mucho.

Mapa del trekking al Campo Base del Everest

Para quitarte un poco el miedo a la travesía, te dejamos marcados los pueblos en los que estuvimos parando durante nuestra ruta al EBC. Incluye los pueblos de Salleri y Jubing por si te interesa hacer la versión larga. Puedes descargarlo y usarlo sin internet en tu teléfono.


Con todos estos mega consejos ya estás preparado para ir a la ruta del EBC. ¿Te gustaría hacerla? ¿Haz ido? ¡Comentanos abajo!
Descubre más de Nepal con nosotros.

CategoriesNepal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.