Viajar a Malasia

Malasia, nuestra hermosa Malasia. Si nos preguntaran en qué país del sur asiático elegiríamos vivir sería este. Malasia lo es todo. Es playa, es montañas, es ciudad, es naturaleza, es helado con porotos y sopas extrañas. Es culturas y religiones coalicionadas en una sola nación. Malasia es mezcla. Una especie de Singapur pero más relajada y con menos reglas. Malasia permite experimentar todo al unísono viviendo en completa armonía pero con una pizca de caos. Para nosotros un infaltable a visitar en el sudeste asiático.

Un poco de historia

Por la posición geográfica estratégica de Malasia, su territorio ha sido ocupado por diferentes civilizaciones. Existe evidencia de presencia humana desde hace 40.000 años atrás. Pero no nos vamos a ir tan lejos. Saltemos un poco para adelante, a los siglos después del nacimiento de Cristo. Los primeros pueblos que se establecieron recogían una fuerte influencia de la cultura india, especialmente la del sur, traída por la dinastía Pallava. Antiguas escrituras indias se referían a la península malaya como Suvarnadvipa o Península Dorada. El estrecho de Malacca también era conocido por griegos y romanos y se reflejaba en los mapas de Ptolomeo bajo el nombre de Sinus Sabaricus.

Existían fuertes relaciones comerciales entre los primeros malayos y los reinos de China e India. De India se heredó las primeras religiones: el budismo y el hinduismo. En esos tiempos Malasia no era una sola, sino que estaba dividida en al menos 30 reinos malayos y cada uno de ellos tenía influencia de diferentes zonas. El reino Langkasuka, por ejemplo, estaba estrechamente vinculado al reino Funan de Camboya; y el Reino de Pahang se cree que fue fundado por el príncipe jemer Raja Ganji Sarjuna de Camboya.

Entre los siglos VII al XIII los reinos malayos fueron vasallos del Imperio budista Srivijaya. Sus maharajás (monarcas de los estados de India) tuvieron un imperio marítimo que se transformó en el principal del archipiélago. Este imperio se basaba en el comercio con los reyes locales, quienes juraban lealtad al emperador principal a cambio de beneficios para su propio reino. Una de las relaciones más importantes era entre el Imperio Srivijaya y el Imperio Chola del sur de India. A pesar de que el acuerdo de amistad terminó en disputas, los emperadores Chola dejarían una profunda impresión en los malayos y su nombre quedaría registrado en futuros príncipes de Malasia.

Templo de la Asociación Budista de Pahang, Kuantan, Malasia
Templo de la Asociación Budista de Pahang

Con invasiones provenientes de distintas partes, el imperio Srvijaya menguó hasta desaparecer en el siglo XIII. Ese mismo siglo llegó el islam al archipiélago malayo a través de comerciantes árabes e indios. La conversión de malayos al islam se aceleró durante el siglo XV. Para ese entonces la ciudad de Melaka, principal puerto de la región, ya se había asentado y su importancia comercial le permitió ser el sultanato más importante, estableciendo el centro de la cultura malaya. La corte de Malacca también le dio un gran prestigio al idioma malayo, que originalmente había evolucionado en Sumatra y fue llevado a Malacca en el momento de su fundación. Con el tiempo, el malayo llegó a ser el idioma oficial de todos los estados de Malasia, aunque los idiomas locales sobrevivieron en muchos lugares.

En el siglo XV, con la búsqueda de una ruta marítima hacia Asia, los portugueses se apoderaron de Malacca para usarla como base en el sudeste asiático. El sultán huyó al sur y fundó el sultanato de Johor. La importancia del estrecho de Malacca era tal que durante varios siglos se sucedieron distintas guerras por su dominio entre malayos, holandeses y portugueses.

A principios del siglo XVII los holandeses, aliados con el sultán de Johor, expulsaron a los portugueses y se estableció la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. Los productos malayos, como estaño, oro y pimienta, eran una importante fuente económica para Europa. La llegada de los británicos a Malasia terminó de asentar este poder. Las tierras se dividieron entre holandeses y británicos pero eventualmente quedó todo en manos de los ingleses.

Al principio los locales los aceptaron porque mantenían a raya las invasiones del Reino de Siam de Ayutthaya (Tailandia). En la teoría los colonizadores no se entrometían en los asuntos internos, en la práctica los sultanes no podían ignorarlos. El British Empire no solo desconfiaba de ellos, también de la labor de los trabajadores malayos. Les parecían poco eficientes. Así que para explotar los recursos del país trajeron inmigrantes indios para encargarse de los cultivos de caucho, aceite de palma y café e inmigrantes chinos para trabajar en las minas, los molinos y los muelles. Sucedía entonces que las poblaciones surgían y crecían con una mayoría étnica específica. Las áreas mineras por ejemplo se transformaron en importantes villas chinas, como Ipoh, Penang y Kuala Lumpur.

Caricatura en hierro forjado de Tang Mun Kian. Georgetown, Penang, Malasia.
Caricatura en hierro forjado de Tang Mun Kian.

Al comienzo de la 2ª Guerra Mundial, los japoneses invadieron Singapur y Malasia y los ingleses debieron replegarse a Europa. Finalizada la guerra los británicos regresaron pero Malasia ya no era la misma. Un proceso de desgaste sumado al desinterés económico de Inglaterra por mantener su colonia llevó a la independencia total malaya en 1963. Durante las siguientes décadas, Malasia tuvo un crecimiento económico que le ayudó a reducir la pobreza y desarrollar grandes ciudades como  Kuala Lumpur.

En los 90s, y gracias a una importante inversión en la educación, el país se pudo desarrollar e industrializar con rapidez, llegando a una bonanza económica que se mantiene actualmente. Sin embargo falta camino que allanar. La corrupción aún pondera en la política y existe un cierto nivel de censura en los medios y en cualquier cosa que refiere a protestas o campañas que ataquen de manera directa al partido de turno.

Clima

Malasia goza de un clima tropical en todo su territorio: Malasia Peninsular (entendida como la extensión continental y sus islas) y Malasia Oriental (entendida como el norte de Borneo). Suelen haber lluvias ligeras, calor y humedad todo el año. La época de monzones se divide por regiones.

Malasia Peninsular

En Malasia Peninsular de abril a octubre en la costa oeste (Penang, Langwaki y Malaca) y en Kuala Lumpur es período de lluvias, mientras que en la cosa este (Islas Perhentian, Kapas, Redang y Tioman) hay clima seco. De noviembre a marzo la costa oeste es soleada y la costa este pasa por lluvias.

Si tu deseo es hacer playa en las islas de la costa este (las más lindas en nuestra opinión) evita estos meses. Además, por el mal clima los servicios en las islas y los ferries suelen cerrar.

Playa de la isla Kapas, Malasia
Para las islas de la costa este lo mejor es ir de abril a octubre.

Malasia Oriental

En Malasia Oriental de diciembre a febrero es época de monzones. El resto del año suele haber lluvias pero más puntuales y menos intensas. Malasia Oriental es más agreste y su mayor atractivo es sus reservas naturales para observar animales salvajes. Con las lluvias intensas los animales se esconden y las carreteras se pueden volver intransitables. Lo ideal es intentar ir en época seca

Comida

Para descubrir las delicias imperdibles de este país, hemos creado un post específico donde te enterarás de todos los detalles gastronómicos de Malasia. Entra a Comida de Malasia. Qué NO perderse y entérate.

Cultura

Los idiomas oficiales de Malasia son el malayo y el inglés. Sin embargo, Malasia es una composición multiétnica que se ha formado por inmigrante de todas partes de Asia y Europa. Según donde te encuentres, puede que las personas hablen tamil (lengua india); hokkien, cantonés y mandarín (lenguas chinas) o indonesio. El malayo es la lengua común con la que se comunican entre los diferentes grupos étnicos y culturales. 

Al igual que sucede con los idiomas, la religión proviene de distintos colectivos. Hay quienes lo simplifican diciendo que el este es musulmán y el oeste chino, pero cuando estás en Malasia te das cuenta que abundan religiones de todo tipo y que viven unas pegadas a las otras sin mayores problemas: cristianos, hindúes, sikhs, taoístas, budistas, musulmanas, etc. Cuando vayas a visitar cualquiera de estos templos, lo normal es dejar afuera los zapatos, entrar con ropa modesta (hombros y rodillas tapadas) y cubrirse la cabeza (solo mujeres en la mezquita, hombres y mujeres en un templo sikh).

Siempre es bueno saber un mínimo del idioma local.

Aunque la mayoría de los malayos hablen inglés (especialmente los jóvenes) te dejamos algunas palabras que te resultarán útiles durante el viaje. Si has estado por Indonesia, notarás que el idioma malayo es muy parecido.

Hola – Hello
Buenos días – Selamat pagi
Adiós – Selamat tinggal o Selamat jalan
Gracias – Terima kasih
Si / No – Ya / Tidak
Perdón – Maaf
Por favor – Tolonglah
¿Cuánto cuesta? – Berapa? o Berapa banyak?
Mi nombre es … – Nama saya …
0, 1, 2, 3, 4, 5,6 7, 8, 9 – Sifar, satu, dua, tiga, empat, lima, enam, tujuh, lapan, malam
Viajo a dedo / haciendo autostop – Saya menumpang
No tengo dinero – Saya tidak ada duit

La cultura Baba-Nyonya

De todas las etnias que conforman Malasia destacan los Baba-Nyonya, un grupo nacido del colectivo chino. A los descendientes de los primeros inmigrantes chinos instalados en el estrecho de Malaca (hoy Malasia, Indonesia y Singapur) se les denominaba Peranakan (principalmente de etnia han), que significa «descendiente» tanto en idioma malayo como en indonesio.

A lo largo de los siglos, los colonos chinos adoptaron y absorbieron las culturas locales, creando una propia y única. A esta nueva comunidad malaya se la pasó a denominar Baba-Nyonya, que era como se llamaban entre ellos mismos. Baba era el título honorífico para dirigirse a los hombres y Nyonya el término respetuoso para las mujeres. Las mayores comunidades florecieron en la ciudad de Melaka y en la isla de Penang.

Se cree que los Baba-Nyonya de Melaka se formaron a principios del siglo XV a partir del séquito que acompañó a la princesa china Hang Li Po, enviada para casarse con el sultán de Malaca. En cambio, los Baba-Nyonya de Penang llegaron como marineros del sur de Fujian. La diferencia más evidente entre unos y otros es el lenguaje.

Arte callejero, Georgetown, Penang, Malasia
Mural de Nyonyas.

En Penang, la étnia baba-nyonya habla principalmente hokkien (lengua china) con palabras prestadas del malayo, mientras que en Melaka sucede lo contrario, hablan malayo con palabras de su lengua materna (el hokkien) entremezcladas. Mientras que Phuket (Tailandia), Medan (Indonesia) y Penang comparten el mismo linaje baba-nyonya por sus antiguos lazos comerciales, los peranakan de Malaca se han expandido hasta Singapur.

Los Baba-Nyonya mantuvieron sus creencias taoístas y sus costumbres, heredadas de los han, pero incorporaron rituales malayos como el mandi bunga (baños florales). Lo mismo sucedió con la comida, por eso cuando paseas por Melaka y Penang es común ver productos de origen baba-nyonya, como el assam prawn (camarones fritos con tamarindo) y el bubur cha cha (postre hecho de ñame, boniato y leche de coco).

Las Nyonyas que crecían en hogares pudientes vestían exquisitamente con un nyonya kebaya, un vestido elegante que surgió de adaptar el sarong (prenda malaya) a los motivos chinos de bordado. Se esperaba que las Nyonyas de clase alta aprendieran diferentes habilidades para atraer un buen esposo. Una tradición que se mantiene hasta nuestros días era que la

Nyonya zurciera sus propias zapatillas con delicados detalles y minúsculas cuentas de vidrio. Antaño producían los katu manek (nombre del calzado) para utilizarlos ellas mismas, hoy lo producen principalmente para su venta.

Museo de Baba y Nyonya en Melaka, Malasia.
Museo Baba&Nyonya de Melaka.

El Wayang Kulit

El wayang kulit, literalmente «teatro cuero», es un estilo de teatro de sombras tradicional de Malasia e Indonesia. Los títeres se construyen con cuero y la única parte móvil son los brazos. La marioneta se mueve detrás de una pantalla iluminada y tan solo se ve su silueta. El titiritero detrás de la pantalla recibe el nombre de dalang y cuenta con dos troncos de banano donde va pinchando los títeres que no utiliza.

El wayang kulit suele contar historias de la mitología hinduista. Originalmente, las representaciones duraban muchas horas y eran un acompañamiento para eventos sociales, donde los invitados charlaban y comían sin prestar especial atención, más que una obra. Usualmente se realizaba en templos, plazas y casas de familias. Eso no quitaba su carácter sagrado. Se encendía padupan (incienso) y un sajen (recipiente) con ofrendas para los espíritus.

Hoy las adaptaciones suelen ser más cortas y están hechas para representarse como un espectáculo. El wayang kulit está declarado por la UNESCO Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. Si durante tu estancia en Malasia tienes la oportunidad de ver esta actuación te la recomendamos encarecidamente. Es algo distinto y muy interesante.

Ruta de viaje

Estuvimos en Malasia dos meses completos. Un mes en la isla de Penang y otro mes paseando por todo el país. A continuación te indicamos los lugares por los que estuvimos y el recorrido que hicimos. Para conocer más sobre que ver y hacer en cada uno, cliquea sobre el nombre para ir al artículo.

Melaka

También conocida como Malaca. Su posición geográfica, enclave estratégico en el estrecho de Malaca, ha sido un factor crucial en la historia de Malasia. Único sitio donde encontrarás la comunidad Kristang.

Kuala Lumpur y Putrajaya

Kuala Lumpur, capital y centro económico y comercial del país. Putrajaya, centro administrativo nacional. Uno caótico y sobrepoblado, el otro ordenado y gigantrópico. Descubre con nosotros las actividades que ambas ofrecen. 

Kuantan

Surgió como una aldea de pescadores alrededor del 1850 y poco a poco creció con la llegada de inmigrantes chinos para las minas de estaño e inmigrantes indios para las plantaciones de caucho. Hoy es una ciudad hecha y derecha con grandes atractivos naturales.

Isla de Kapas – Pulau Kapas

Playas de blanca arena y aguas cristalinas. ¿Qué más se precisa para relajarse? En este post incluimos información sobre las diferentes islas de la costa este malaya (Perhentian, Sibu, Tioman y Redang) y las comparamos para ayudarte a elegir la que se ajuste más a tus gustos.

Ipoh y Cameron Highlands

¿Un poco harto del calor? Disfruta el aire fresco de las Cameron Highlands bebiendo té y comiendo frutillas para luego bajar a Ipoh y deambular por sus calles llenas de arte mientras descubres sus mercados. 

Isla de Penang: Georgetown y Butterworth

Sin duda alguna el centro artístico del país. Penang enlaza el pasado con el presente de una forma única. Adictiva y extraordina. Apenas llegas enseguida te atrapa. Butterworth se dirige en la misma dirección. 

Mapa de nuestro itinerario por Malasia

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.