G

Guía: Qué ver en Rabat

Torre de Hasan, Rabat, Marruecos

Rabat, capital de Marruecos, se encuentra ubicada a orillas del Océano Atlántico y del Río Bu Regreg que le separa de Salé, una ciudad con más historia pero menos fama que ayudó a Rabat a propulsarse. Pero como este post no es sobre Salé vamos a enfocarnos en todo lo que hay para ver en Rabat.

Llegar a Rabat

Lo más cómodo es llegar en tren hasta la estación Gare Rabat Ville, en pleno centro. Otra opción es con autobuses, pero no paran en ninguna terminal específica sino que van cruzando la ciudad realizando paradas como si fueran un bus local. Si uno no conoce las paradas ni el recorrido exacto se puede volver engorroso.  

Moverse por Rabat

En Tram

El tram funciona de 6 a 23hs con frecuencia cada 10 minutros entre semana y 20 minutos fines de semana. El boleto cuesta 6 dirhams marroquí (MAD) indiferentemente de la distancia. Hay dos líneas: Ligne 1 y Ligne 2. Ambas cruzan la ciudad y llegan hasta Salé. En la web oficial se encuentra un mapa interactivo con el recorrido marcado.

Tram en Rabat.
Tram en Rabat.

En Autobús

El autobús es la alternativa al tram para los lugares que no llega. No hemos logrado encontrar un mapa con las líneas y su recorrido, y tampoco está registrado en Google. Sin embargo, una opción es preguntarle a los locales y utilizarlos con el GPS a mano para saber donde bajar. El boleto cuesta solo 4 MAD.

En Petit Taxi

Los Petit Taxi de Rabat son azules y utilizan taxímetro (cuando no tratan de engañarte). Son compartidos, es decir que  al subir se te cuenta como pasajero 1 y comienza a correr el contador y a mitad de camino puede que suba otro que será el pasajero 2 y su contador comienza en ese instante pero calculándolo en el mismo taxímetro. Cuando el pasajero 2 baje pagará descontando el tiempo que ya había corrido el contador con el pasajero 1.

Dónde dormir

Las opciones más económicas de alojamiento en Rabat se encuentran en la antigua Medina, muchos de los hostels están ubicados sobre la calle Mohammed V.

Qué ver en Rabat

Rabat se fundó en el siglo XII como una fortaleza y puerto de salida para los barcos almohades que invadirían la Península Ibérica. Las victorias iniciales de los musulmanes sobre la Iberia que trajeron riquezas y crecimiento duró poco. Un siglo más tarde, cuando el imperio almohade perdió control de sus posesiones en España, Rabat perdió su poder económico y el centro político se trasladó a Fez. Rabat casi desaparece por falta de gente. Por suerte en el siglo XVII el asentamiento de moriscos expulsados de España la salvaron de ese triste final.

Fue entonces que Rabat se unió a su poblado vecino, Salé, y formaron la República de Bou Regreg; una «república» regida por piratas y para piratas de manera oficial hasta 1666 (año en que la dinastía Alauita unió políticamente todo Marruecos) y no oficial hasta 1818 (porque a los piratas mucho no les iba eso de tener un sultán y demoraron en adaptarse).

Museo Nacional de Arte Contemporáneo y Moderno de Rabat.
Graffiti de una mujer marroquí en el Museo Nacional de Arte Contemporáneo y Moderno de Rabat.

Con la invasión francesa en el siglo XX la capital se traslada de Fez a Rabat y se le diseña todo un barrio administrativo denominado Ville Nouvelle (literalmente «Villa Nueva», los franceses eran bastante simplistas y le dieron ese mismo nombre a todos sus barrios nuevos en cada ciudad del país). Desde entonces, con independencia y todo, Rabat se ha mantenido como capital de Marruecos, creciendo como centro político y cultural. Y ahora que ya estas más al día con la historia de esta ciudad te podemos contar que ver y hacer en ella.

Necrópolis de Chellah

Para brindar un orden cronológico a esta lista de actividades turísticas nos hemos decidido a comenzar por Chellah. Chellah fue en sus orígenes una colonia de mercaderes fenicios, más tarde controlada por los cartagineses. No tardó en ser absorbida por Imperio Romano, quienes anexionaron Chellah a la ciudad construida por ellos: Sala Colonia. Sala era importante por su puerto, utilizado por los barcos de comercio romano.

Con la caída del imperio, Sala pasó temporalmente ocupada por los Amazigh (Bereberes) cristianos hasta la llegada de los musulmanes en el siglo VII. Para ese entonces Sala ya se encontraba en ruinas y se dispusieron a reconstruirla. Erigieron una mezquita y transformaron el lugar en cementerio real, protegiéndola con una gran muralla y flanqueando la entrada con dos torres. En el siglo XIII se la declara chellah, necrópolis sagrada, y el cementerio comienza a recibir sepulcros de la realeza. En él fueron enterrados el sultán Abu Yusuf Yaqub y Abu al-Hasan Ali ibn Othman (el Sultán Negro).

Vista panoramica al cementerio musulmán y al faro. Rabat
Vistas a un cementerio musulmán y al faro.

Hoy la necrópolis de Chellah presenta algunas complicaciones. En principio el precio de la entrada, que serían 10 MAD pero te quieren cobrar 70 MAD, momento de ponerse a regatear o aceptar el timo. El otro dilema es que Chellah se encuentra lejos del centro y la única forma de llegar es en taxi. Ni que decir que si vas a un sitio turístico y con cara de extranjero no va a ser el taxi más barato del mundo. Así que al final de cuentas es decisión tuya que tanto interés te inspira el lugar como para ir.

Medina de Rabat

La Medina es como se conoce en el mundo musulmán (especialmente del norte de África) al casco antiguo de la ciudad. Las más famosas de Marruecos son las medinas de Marrakech y Fez por su tamaño y diversidad. En comparación, la Medina de Rabat es pequeña. Sin embargo a nosotros nos gustó por su limpieza, su tranquilidad y sus edificios blancos (aunque para ser justos era viernes – día de descanso oficial en el islam – y puede que fuera ese el origen del ambiente distendido).

El casco antiguo se sitúa sobre una elevación y permite excelentes panorámicas del río. La zona histórica termina donde la Avenida Hassan II, con más edificios modernos y un parque bastante grande y bonito llamado Jardín Nouzhat Hassan.

Como muchas otras medinas, la de Rabat todavía mantiene una de sus antiguas murallas que se ubica a lo largo de la Avenue d’Egypte. La muralla cuenta con dos entradas en cada punta: Bab Laalou y Bab el Had.

Vista panorámica Qasba al-Uday
Vistas a la costa y a la Kasbah de los Udayas desde la medina de Rabat.

Kasbah de los Udayas – Qasba al-Uday

La Kasbah de los Udayas es una antigua fortaleza construida durante el Imperio Almohade (1121-1269) como base para sus ejércitos que partían a conquistar la Península Ibérica. A la muerte del califa Yaqub al-Mansur, la Kasbah quedó abandonada. De este período se mantiene hasta nuestros días la impresionante entrada Bab Oudaia (también conocida como Bab el-Kebir) y la antigua mezquita Jama al-Atiqa (literalmente «Vieja Mezquita»), a la que no se puede entrar a menos que seas musulmán. Como rasgo inusual, su minarete está separado y recién fue conectado a la mezquita en 1940.

La alcazaba fue re-ocupada en el siglo XVII con los moriscos expulsados de España, muchos dedicados más tarde a la piratería contra los barcos europeos del estrecho de Gibraltar. Con la unificación de la Dinastía Alauí, se quiso reconstruir la Kasbah y de a poco fue teniendo palacios, jardines y casas. Uno de los palacios residenciales, mandado construir por el sultán Moulay Ismail, funciona hoy como el Museo Udayas. El nombre Udayas surgió de la instalación en la kasbah de la tribu árabe Udayas, alentada por el sultán Ismail para contrarrestar la presencia de otras tribus rebeldes que habitaban  la región.

Uno de sus principales jardines de origen reciente (1915-1918) es el Jardín Andalús, ubicado a escasos metros de la puerta Bab Oudaia y del museo. De acceso gratis, está bien para su tamaño. Cuando nosotros fuimos el museo contaba con una  exposición temporal gratuita sobre la expansión del islam en África y sus diversas mezquitas a lo largo del tiempo. Estaba muy interesante y si todavía continúa recomendamos visitar la exposición.

La Kasbah por dentro es un laberinto de casas blancas con franjas azules y coquetas puertas que nos encantó. Cuenta con muchos puestitos de artesanías y simpáticos cafés. Un impresionante mirador en la parte más alta de la Kasbah  permite observar diversos cementerios musulmanes, la torre de Hassan, las playas de Sale Ville y de Rabat (separadas por el río) y el faro.

Qasba al-Uday Rabat
Muralla de la Qasba al-Uday.

Mausoleo de Mohammed V y Torre de Hassam

La Torre de Hassam probablemente sea el edificio más emblemático de Rabat. Símbolo de una maravilla que no pudo ser. Ubicada sobre las orillas del río Bu Regreg, el sitio estaba proyectado para ser la mezquita más grande del mundo de su época. El sultán almohade Yaqub al-Mansur comenzó su construcción en el siglo XII pero a su muerte las obras se paralizaron. De ese intento de octava maravilla solo quedan en pie algunas columnas internas y la torre, que estaba destinada a tener 60 metros de altura y solo alcanzó los 44 metros.

En la misma explanada fue emplazado el Mausoleo del rey Mohammed V entre 1961 y 1971. El sepulcro real alberga sus restos y el de sus hijos Hasan II y Mulay Abdellah. La selección surge de una fecha importante, el 18 de noviembre de 1955, cuando el rey Mohammed V anunció oficialmente en la Torre de Hassam la independencia de Marruecos.

Quedamos impresionados con el mausoleo. La blancura del mármol italiano rematado con las tejas verdes quedan a tono con las paredes internas, cubiertas de oraciones árabes del Corán y ornamentos de azulejos tradicionales (zellige). La cúpula de cedro y caoba se encuentra recubierta por una capa de oro y los sarcófagos, en el piso inferior, están tallados en ónix blanco. Un imam lee versículos del Corán sentado sobre un enorme cojín rojo. La Guardia Real escolta la entrada al mausoleo y también a la explanada montados en caballos blancos.

Toda la obra arquitectónica del lugar, el espacio abierto, la Torre de Hasán y el Mausoleo, son de una estampa digna para un cuento de Las mil y una noches. Y para mejor, el acceso es gratis.

Mausoleo de Mohammed V, Rabat
Mausoleo de Mohammed V escoltado por la Guardia Real ecuestre.
Torre de Hasan, Rabat, Marruecos
La Torre de Hassam y las columnas a medio hacer e slo único que sobrevivió al tiempo.

Museo Nacional de Arte Contemporáneo y Moderno

El Museo Mohammed VI de Arte Contemporáneo y Moderno se inauguró en 2014 y aunque está fuera del circuito turístico el edificio es interesante de visitar. El Museo se fundó con el objetivo de promocionar y preservar la herencia cultural artística marroquí y actualmente cuenta con el trabajo de 200 artistas marroquíes diferentes.

La visita a su interior cuesta 40 MAD, sin embargo por razones que desconocemos pudimos visitar dos salas gratuitas. La primera era similar a la exposición temporal que vimos en el Museo de la Kasbah, sobre la expansión del islam en África y sus diversas mezquitas a lo largo del tiempo, más ampliado y detallado e incluyendo una exposición de objetos antiguos. La segunda sala exponía diversas obras de arte contemporáneo.

La parte exterior del museo tiene un jardín con varias estatuas (incluido un caballo de Gotero) y si uno va girando alrededor del edificio, por la parte interior de las columnas, surgen varios murales muy interesantes. Quien esté  interesado en entrar puede revisar la página oficial del museo, dónde se indica cuales son las exposiciones del momento.

Museo Nacional de Arte Contemporáneo y Moderno de Rabat.
Museo Nacional de Arte Contemporáneo y Moderno de Rabat.

Costanera de Rabat

De lo mejorcito es pasear por toda la zona costera de Rabat que va bordeando el río; lo que llamaríamos rambla en Uruguay. Además de muy calmado, desde sus orillas hay unas vistas espectaculares a toda la Kasbah de los Udayas. Como para sentarse en alguno de los café-restaurantes a apreciarlas tranquilo y café en mano. La caminata se puede realizar desde la misma Kasbah hasta el puente y cruzar el río para continuar el paseo por el otro lado.

Otra caminata bonita para hacer de noche es recorrer la zona del Museo Nacional de Arte Contemporáneo y Moderno, yendo hacia la Mezquita Assouna y el Museo Arqueológico de Rabat.

Barcas y botes anclados en las aguas de Rabat.
Barcas y botes anclados en las aguas de Rabat.

Mapa de Rabat

Pasear es más sencillo con un mapa. Encuentra los lugares en este que confeccionamos especialmente para ti haciendo zoom en la ciudad. ¡Es posible incluso descargarlo y utilizarlo sin internet!


¿Alguna sugerencia para el post o estuviste y querés contar tu experiencia? Comparte en los comentarios 😀
Sigue viajando por Marruecos con nosotros.

CategoriesMarruecos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.