G

Guía: Qué ver al Sur de Egipto

Capitel que aun mantiene su color original en el Templo de Kom Ombo

Te lo prometimos y aquí está. Nuestra segunda parte viajando por Egipto. Si todavía no leíste la primer parte puedes leerla en nuestra entrada Guía: Que ver en El Cairo y Alejandría. Te lo recomendamos encarecidamente, ya que además de dar información referente a las atracciones, encontrarás información sobre seguridad, transporte y cultura.

Nuestro viaje por Egipto fue un mix entre mochilero y turista clásico debido al poco tiempo con el que disponíamos. En esta segunda parte de nuestro viaje nos topamos con una oferta de Civitatis y haciendo cálculos descubrimos que tomarnos un crucero de 4 días y 3 noches por el Nilo con pensión completa, guía y entradas a los templos desde Aswan a Luxor, todo incluido, nos salía casi lo mismo que hacerlo nosotros mismos a las apuradas. Como todo, la experiencia tuvo pros y contras.

Positivo:

  1. Muchos de los templos quedaban alejados en zonas sin transporte público. Al ir con el tour no teníamos que preocuparnos de perder tiempo ni energías en averiguar cómo llegar o conseguir un taxi y pelear los precios (en los pueblos del sur no hay uber ni careem).
  2. No teníamos que perder tiempo en comprar comida o cocinar, todo estaba preparado y listo para ser comido y de excelente calidad.
  3. Nos pudimos dar el gusto de dormir con algo más de lujo (cada tanto esta bueno una cama a la que le cambiaron las sábanas y una habitación limpia).
  4. Si te toca un buen guía brinda información  interesante que te ayuda a apreciar de otra manera los templos.
  5. Nos permitió realizar más actividades en menos tiempo, algo de lo que carecíamos.

Negativo:

  1. Aun siendo barato sigue resultando más caro que hacerlo por cuenta propia (y si no tenés, apuro definitivamente es más económico por tu cuenta).
  2. Te llevan como por un tubo, cero contacto con la realidad local.
  3. Todos los grupos hacen el mismo itinerario en simultáneo, resultando imposible visitar un templo sin aglomeraciones.
  4. Si no te toca un buen guía puede decepcionarte un poco las visitas. Para solucionar este inconveniente lo mejor es leer un poco del templo que vas a visitar antes de ir.
  5. Como vas en grupo, el tiempo que puedas estar en cada lugar no es decisión tuya sino del guía (con a veces un tiempo maximo de solo una hora en el templo).

Nosotros nunca habíamos estado en un crucero con tour todo arreglado. Como experiencia estuvo interesante y cumplió su objetivo de permitirnos visitar más lugares en menos tiempo, pero para nuestros futuros paseos definitivamente nos quedamos con nuestro clásico método mochilero. Por si te interesa vivirlo, puedes ver varias ofertas del estilo entrando a Civitatis.

Dicho esto, empezamos a relatarte todo lo que hay para ver en el sur, incluyendo lugares a los que fuimos sin ningún tour ni crucero y lugares a los que no fuimos pero conseguimos información de primera mano para compartirte.

Orillas del río Nilo en el Sur de Egipto.
Navegando por el Nilo

TUMBA DE ABIDOS y TEMPLO DE DENDERA

La ciudad de Abidos pertenecía al Alto Egipto y la necrópolis de Abidos fue parte del lugar de enterramiento más importante de las primeras dinastías del Antiguo Egipto. En ella se enterraron a reyes de la primer dinastía de faraones y eventualmente el sitio fue asociado al lugar del enterramiento del dios Osiris. Uno de los templos funerarios que destaca es el de Seti I (o Gran Templo de Abidos) y Ramses II.

  • Precio de la entrada: 160 LE / Cámara profesional 300 LE (fotos con celular gratuito).

Cómo llegar

Se puede llegar a Abidos en tren (bajada en la estación El Balyana) y de ahí hacer dedo o tomar un taxi hasta la Tumba de Abidos (11 km); o se puede ir directamente en taxi desde Luxor, la población más cercana con alojamiento para turistas (en Abidos son casi inexistentes). 

A 100 kilómetros y situada al filo del desierto se encuentra Dendera, uno de los templos mejor preservados de Egipto. El complejo de Dendera incluye el Templo de Hathor, prácticamente intacto gracias a que la arena lo escondió del mundo hasta el siglo XIX. Con un estilo greco-romano, su construcción se realizó durante la dinastía de Ptolomeo.

  • Precio de la entrada: 160 LE

Cómo llegar

Para llegar al Templo de Dendera se puede uno tomar el tren hasta Qina y de ahí cubrir los 10 km hasta el templo (del otro lado del Nilo) a dedo o en taxi. Qina es una población mucho más grande que Abidos pero la mayoría de los hoteles que te muestra Google puede que no estén autorizados a recibir extranjeros, solo locales.

Lo normal es arreglar desde Luxor para que alguien te lleve por el día a los dos templos (Dendera y Abidos). Los hoteles ofrecen este servicio por 90 USD o más, pero si salís a la calle y arreglas directo con un taxi se puede obtener mejor precio (y si son más de uno en el taxi el costo se reduce al dividirlo entre todos).

Estos dos templos no estuvieron incluidos en nuestro circuito y no tuvimos tiempo para ir por nuestra cuenta, pero dos peruanos de los que nos hicimos buenos amigos en Egipto fueron y nos pasaron toda la data que te compartimos.

LUXOR (ex TEBAS)

En nuestra guía de que ver en El Cairo te contamos que Menfis fue la primer capital del Imperio Antiguo de Egipto. Los faraones que reinaron en Egipto se dividieron por dinastías y con la dinastía número once la capital paso a ser la ciudad de Tebas (hoy conocida como Luxor). Este importante evento marco el inicio del Imperio Medio. Tebas se mantuvo como capital por más de 1500 años, continuando como importante centro neurálgico en el Nuevo Imperio, y se transformó en una rica ciudad donde habitaron importantes faraones y nobles. Tantos milenios de historia la llenaron de templos, monumentos y tumbas, transformando la ciudad en un gran museo a cielo abierto (y bajo tierra si contamos las tumbas). Hemos realizado una entrada aparte que puedes leer con todo lo que hay para hacer en esta increíble ciudad.

TEMPLO DE EDFU

Este templo dedicado a Horus es el segundo más grande en pie después del de Karnak. Fue construido entre 237 y 57 a.C. en el período greco-romano del Antiguo Egipto y gracias a que quedó enterrado bajo más de 12 metros de arena (y encima le construyeron hasta casas) su descubrimiento se demoró hasta el año 1860, razón por la que es uno de los mejor conservados. En la imponente fachada se puede ver muchas de las figuras egipcias con las caras totalmente destruidas. Fueron ataques pertrechados por cristianos que huían al sur al prohibirse su culto en el año 391 d. C. Utilizaban este y otros templos como refugio y durante su estancia destruían figuras que representaran dioses paganos.

Dentro del templo verás muchas estatuas de halcones que simbolizan a Horus y escenas de él casando a su tío Set. Para que entiendas el por qué de esta riña familiar aquí un super mega resumen de la mitología egipcia:

Horus es hijo de la diosa Isis y el dios Osiris. Osiris fue engañado por su hermano Set en varias ocasiones. Una de esas veces Set corta a Osiris en muchos pedacitos que luego tira por el mundo. Isis sale a buscar los pedazos y logra encontrar todos (excepto el más importante para la descendencia). Una vez juntadas las piezas, con su magia Isis revive a Osiris que a partir de ese momento se transforma en algo así como el dios de los muertos. El asunto se pone  todo místico durante el reencuentro e Isis, exitada con el resurgir de su esposo, a pesar de la falta de falo queda embarazada y da a luz a Horus. Horus buscará eternamente vengar a su padre, por eso se ven representaciones de él cazando a Set en su forma de hipopótamo. La escena es muy interesante y ocupa una extensa área de uno de los muros internos del templo.

El templo se encuentra dentro de la ciudad y se puede llegar a pie. Durante la noche se proyecta en él un espectáculo de luz y sonido.

  • Precio de entrada: 180 LE – Cámara profesional permitida sin costo extra.
  • Horario de entrada: 9:00 a 17:00 hs
Entrada al Templo de Edfu, sur de Egipto
Templo de Edfu. Se puede ver relieves destruidos por antiguos cristianos.

TEMPLO DE KOM-OMBO Y MUSEO DEL COCODRILO

Este templo tiene una construcción única por haber sido dedicado a dos deidades y haberse hecho todo por duplicado. La mitad sur está dedicada al dios de la fertilidad y creador del mundo Sobek (el de cabeza de cocodrilo) y la mitad norte al supremo dios del alto Egipto Haroeris (el de cabeza de halcón pero no Horus, sino una versión más veterana). La construcción es de época greco-romana, correspondiendo a la dinastía de Ptolomeo. De todos sus jeroglíficos tallados en la piedra destacan: un dibujo de Cleopatra III (no la que fue novia de Julio César, esa es la VII) dando a luz, el calendario egipcio tallado en toda una pared y el famoso erudito Imhotep representado con su bótica. Médico,  astrónomo y arquitecto, Imhotep es considerado padre de la medicina moderna  y fue el diseñador de la Pirámide Escalonada de Saqqara.

En el área externa del templo puedes visitar el nilómetro, una estructura que utilizaban los romanos para medir la crecida del Nilo. A la salida del templo se encuentra el Museo del Cocodrilo (incluido en la entrada) con antiguas estatuillas del dios Sobek y la diosa Hathor (su compañera con la que creó el mundo) y muchas momias de cocodrilos.

El templo de Kom Ombo se encuentra a orillas del Nilo a 5 kilómetros de la ciduad de Kom Ombo. Para llegar a la ciudad se puede utilizar el tren y bajar en la Estación de Kom Ombo y de ahí arreglar precio con un taxi para cubrir los 5 kilómetros restantes (o si estás con tiempo ir a pie).

  • Precio de la entrada: 140 LE – Se puede ingresar con cámara profesional y trípode chico sin costo extra pero no se puede utilizar dentro del Museo del Cocodrilo.

ASUAN

Asuán se encuentra ubicada donde el desierto este y el desierto oeste se unen. Su antiguo nombre era Swenet, traducido literalmente como mercado. Surge de las primeras comunidades nómadas egipcias que desean asentarse en las fértiles orillas del río Nilo. Con la producción se normaliza el sistema de trueque de mercancía y se extiende su nombre como poblado de Swenet. Al encontrarse muy cerca de la frontera sur del país, la ciudad tenía el rol importante de proteger Egipto de los invasores provenientes del sur funcionando como base militar. De esta ciudad también se extraía  granito rojo, negro y gris, utilizado en muchos famosos templos, columnas y obelisco como las pirámides de Guiza.

El pueblo se encuentra en la orilla este y comprende también dos islas: la Isla Kitchener (Isla Plantas), conocida por estar repleta de plantas exóticas, y la Isla Elefantina.

La isla Kitchener recibió su nombre luego de ser cedida al irlandés Lord Kitchener en reconocimiento por sus servicios militares para con los egipcios durante la campaña de Sudan a fines del 1800. Lord Kitchener era un horticulturista fanático y se dedicó a plantar y cultivar plantas y árboles de todo tipo.

La Isla Elefantina contenía antiguamente un fuerte para defender la ciudad, marcando la frontera sur con Nubia.  En ella están las ruinas del templo dedicado a Khnum, el dios cabeza de carnero de las cataratas que data del Viejo Reino.

En la orilla oeste se observan  dunas de arena con templos y tumbas incluyendo el Monasterio de St. Simeon, el Mausoleo de Aga Khan y las Tumbas de los Nobles. Todas a unos minutos de ferry público.

Mientras uno está en la ciudad puede visitar el Museo de Asuán, con una colección de artefactos del período greco-romano, pasear por el mercado local y visitar el obelisco inacabado en una cantera antigua donde te explican cómo se realizaba ese trabajo. Si sos fanático de Agatha Christie, puedes arrimarte al hotel donde se alojó: Hotel Old Cataract.

El paseo por la ribera es muy bonito pero no recomendable. Cada dos pasos te ofrecen insistentemente paseo en feluca y aunque al principio uno prueba ignorarlos termina resultando un verdadero infierno. Si logras encontrar un hueco para admirar en paz el río y su orilla opuesta aprovecha cada minuto. Es un paisaje bellísimo que merece toda una tarde de admiración y fotos, especialmente al atardecer.

Como actividad extra, hay quienes se escapan a conocer el Poblado Nubio, Gharb Soheil, no muy lejos de Asuán.

Al frente, río Nilo y feluccas navegando. Al fondo, Isla Elefantina.
Isla Elefantina, felucas y Nilo. El paisaje perfecto.

TEMPLO DE FILAE

Este templo logro sobrevivir a las dos presas. La primer represa construida durante la colonia británica lo dejó semi-hundido. Cuando empezó a correr riesgo de desbordarse la primer represa, se tomó la decisión de construir una nueva. Se sabía que con esta segunda represa el templo quedaría totalmente inundado, es así que se decide su traslado bloque por bloque de su isla original (Filae, de la que toma su nombre) a la Isla Agilika (no mucho más lejos). Hasta hoy pueden verse en sus paredes las marcas de cuando estaba sumergida, con una mitad más oscura hacia abajo debido al lino que le cubría, y el  lugar donde antiguamente se encontraba la isla.

El templo fue dedicado a la diosa Isis y su construcción no fue en un plano lineal (como el resto de templos) sino de zigzag, simbolizando una lágrima de ella cuando lloraba por Osiris.

En los bajorrelieves se representa la historia que te contamos antes sobre Isis buscando los pedacitos de su esposo Osiris para juntarlos y unirlo. Lo interesante es que es en la isla de Filae donde se supone que Isis une los pedazos de su esposo y que de ahí surge crear el templo en ese preciso lugar. Por cierto, se dice que el pedazo que no encontró  fue engullido por un pez gato.

En el templo se ven algunas caras destruidas por los antiguos cristianos que se refugiaban en sus paredes y graffitis perteneciente a personas de distintas culturas y épocas que pasaron por ahí. Aunque Isis es la deidad principal, el conjunto también comprende edificaciones de otros dioses. En la isla también existe un nilómetro como el de Kom Ombo que puedes visitar.

Para acceder a la isla es necesario trasladarse de Asuán al muelle del Lago Nasser, de donde salen las barcas.

  • Precio de entrada: 180 LE – Se puede utilizar cámara profesional sin costo extra.
  • Horario de apertura: 7:00 a 16:00 hs

A la noche se realiza show de luces y sonido.

Templo de Filae
Templo de Filae

ABU SIMBEL

A 280 km de Asuán y 100 km de la frontera con Sudán se yerguen dos magníficos templos tallados y construidos originalmente en la roca solida de la montaña. Son conocidos como los Monumentos Nubios y estaban dedicados a grandes deidades de la época como Ra-Horakhty, Horus, Ptah y Amón y para honrar al gran faraón Ramses II y su esposa Nefertari. Otra importante función que cumplía con su imponente construcción era la de atemorizar a los posibles invasores que vinieran del sur. Durante siglos, Abu Simbel estuvo enterrados bajo las dunas. Fue descubierto en el año 1813 por el suizo Johann Ludwig Burckhardt

y rescatada de las arenas por Giovanni Belzoni en 1816. En el año 1959 ante su inminente inundación con el proyecto de la nueva represa de Aswan, la ONU aunó los esfuerzos de diferentes países para desmantelar el templo bloque por bloque y reconstruirlo en un cerro de mayor altitud que lo salvaría de las aguas.

Dentro del predio hay dos grandes templos: El Gran Templo de Abu Simbel para Ramses II y el Pequeño Templo de Abu Simbel para Nefertari. La victoria de Ramses II en la Batalla de Kadesh fue la excusa perfecta para su construcción. Se cree que los trabajos comenzaron a mediados del 1200 a.C. y que se demoraron unos 20 años en terminar.

A la entrada del templo más grande hay cuatro colosos de Ramses II, se puede ver claramente a todos usando la corona doble del Bajo y Alto Egipto. Tienen 20 metros de alto  y fueron esculpidas directamente en la roca. A la altura de sus rodillas se observan un par de estatuas que representan a su esposa Nefertari y sus hijos e hijas y las deidades a las que está dedicado el templo. Al ingresar se observa  tallado en las paredes diferentes escenas de batallas, incluida la de Kadesh con Ramses II aplastando a sus enemigos. En la última cámara al fondo se ven las estatuas de Ra-Horakhty, Horus, Ptah y Amón. El templo fue construido de tal forma que en las mañanas el sol llega hasta el mismo fondo e ilumina tres de las cuatro estatuas, dejando a Ptah (el dios de la oscuridad) en las sombras. Este fenómeno se evidencia especialmente el 22 de febrero de cada año.

El pequeño templo de Nefertari está bellamente decorado con escenas de Ramses II y Nefertari realizando sacrificios para los dioses, así como con estatuas representando al faraón y su esposa. Tradicionalmente, la reina tiene estatuas de menor tamaño, llegando solo  a las rodillas del coloso del faraón, sin embargo en este templo ambas estatuas son de igual tamaño.

A la noche se realiza show de luces y sonidos.

  • Precio de entrada: 255 LE – Cámara profesional 300 LE – Trípode 20 LE . Se permite que entres con tu cámara sin usarla y se puede sacar fotos con el celular.
  • Horario de apertura: 5:00 a 18:00 hs

Cómo llegar

  1. Reservando desde tu hostel en Aswan (esta opción es la más económica) una minivan compartida. A nosotros nos costó 325 L.E. por persona y nuestro contacto fue David, un egipcio dueño de David Hostel en Abu Simbel. Podemos asegurar que es de total confianza. Su número de whatsapp por si te interesa contratar el servicio es +20 128 360 0001. Habla inglés sin problemas. La minivan contratada sale a las 4 a.m. y demora tres horas en llegar. Una vez allí te dejan dos horas para pasear por tu cuenta y volver a la minivan. El precio es solo de transporte y no incluye guía ni entrada.
  2. Reservando online. Esta opción suele ser la más cara porque incluye guía + entrada + comisiones de la página. A través de agencias puede que te cambien el horario y en vez de salir a las 4 a.m. salgas a la 1 a.m. Una web por la que se puede reservar es Civitatis.
  3. Yendo el día anterior en microbus local desde Aswan. El costo es muy bajo (seran unos 10 L.E.) pero la demora en llegar es mayor y por ende es un poco tedioso ir y volver en el mismo día. Lo ideal es que te quedes a dormir ahí, pero como no hay mucha oferta hotelera los precios no son tan económicas y al final puede salirte lo mismo que quedarte en un hostel en Aswan y hacer la opción 1. La ventaja de dormir en Abu Simbel es que podés ir fuera del horario de las vans privadas y tener el templo todo para ti.  

HURGHADA

Ya casi se terminó nuestra aventura por Egipto. Tuvimos que elegir entre visitar los oasis o ir hacia el Mar Rojo. Al final por tiempos y costos nos decantamos por el último, saliendo Hurghada ganador por ser el que teníamos más cerca. Antes de ahondar en esta ciudad nos gustaría decirte que hay muchas opciones para visitar este mar en Egipto y que tu elección puede variar según tus gustos y tiempos. Las ciudades que más destacan son:

  1. Sharm el-Sheikh. Ubicada en el Sinaí. La opción más high-class. Algo así como el Punta del Este de Egipto.
  2. Hurghada. Un mix de Hoteles Resorts, clubes nocturnos y actividades acuáticas a precios regalados. Todo enfocado al turismo ruso-alemán que inunda sus calles.
  3. Dahab. A la derecha del Sinaí. La opción mochilera del momento.
  4. Marsa Alam. A la altura de Aswan. Una opción más tranquila que Hurghada pero menos mochilera que Dahab.

Hurghada nos quedaba cerca de Luxor y de camino al Cairo, por eso salió elegido, pero nos quedamos con ganas de conocer las versiones más tranquilas de Dahab y Marsa Alam. Quién haya ido estaremos encantados de leer su experiencia en los comentarios 😀

Originalmente Hurghada era un pueblo de pescadores, pero de eso ya no queda rastro. Actualmente toda la costa está cubierta de Resorts con playas privadas. Eso no nos gustó mucho, aunque después de ver desde el barco como eran las playas privadas tampoco nos sentimos muy mal de perdérnoslas.

La ciudad se extiende 20 kilómetros por la costa. Como referencia para buscar alojamiento, la mayoría de las tiendas y actividades turísticas se sitúan sobre la Sheraton Road o Al-Fondok (el nombre varía según en cuál sección te encuentres de la avenida).

Cuando te canses de caminar por la Sheraton Road (que es bastante larga) una disfrutable opción tierra dentro es pasear por la peatonal Sherry Street.

Además de pasear por las calles, visitar tiendas y ver la mezquita no hay mucho que ver de Hurghada como ciudad. La mayoría de locales te ofrecen actividades de buceo, snorkel, visitas a las islas Big Giftun y Giftun es Saghir y safaris al desiertos.

De todas las actividades, el safari nos resultaba la opción menos atractiva.  Vas en quad por el desierto hasta una «auténtica» aldea beduina donde te ofrecen té y shisha. De ahí te hacen un paseo en camello y te devuelven a tu hotel o bien (si pagaste más) pasas una noche en una tienda en el desierto donde te hacen un belly dance privado. Tiene de todo menos de safari.

El snorkel se cobra 15 USD y el buceo 25-35 USD (depende donde lo contrates y tus habilidades para negociar). En el mismo barco se mezcla gente que fue por distintas agencias y pagó diferentes precios, así que no te preocupes por pagar lo más económico. Experimentar buceo estaba entre nuestra lista de cosas a probar. Seguramente no íbamos a encontrar más barato que eso en ninguna otra parte del mundo y decidimos aprovechar el momento. Te compartimos nuestra experiencia.

Barco en el Mar Rojo
Navegando por el Mar Rojo

El barco salió 9 a.m. desde un muelle detrás del Hotel Beirut. Durante todo el día tuvimos canilla libre de café, té y leche. Mientras el barco se dirigía al primer arrecife, los instructores nos separaron por grupos según idioma y experiencia y nos explicaron todo el procedimiento. Nos sorprendió gratamente la profesionalidad de todo el equipo. Explicaban bien claro y las veces que fuera necesario. Una vez en el punto de buceo, se tiraban al agua primero los profesionales y luego los principiantes (nosotros). Te acompaña del brazo un instructor  todo el tiempo y maneja el equipo por ti, de forma tal que no hagas nada excepto disfrutar del bello paisaje de corales y peces. La primera vez bajas 8 metros y nadas solo 10 minutos – más que suficiente si nunca has buceado – , la segunda vez son 10 metros y 15-20 minutos bajo el agua. Para la segunda vez, el barco se mueve a otro arrecife y de mientras te sirven un almuerzo muy completo y para todos los gustos. Como extra, al final de la segunda buceada nos permitieron realizar snorkel gratuitamente mientras esperábamos a que terminaran los demás. Fue durante este snorkel que pudimos divisar una anguila casi a nivel superficial. En total, la experiencia dura unas 5 horas.

En resumen: servicio de 10 puntos, mucha profesionalidad y un maravilloso paisaje de flora y fauna para disfrutar. Todo por solo 25 USD por persona + la gorra final de la propina (en la que no es obligatorio dejar si no se quiere), demostrando que no siempre lo barato es malo.

Si estás con deseo de visitar el Sinaí pero sin tiempo para dar toda la vuelta por tierra, desde Hurghada hay todos los días un ferry de 90 minutos con destino a Sharm el-Sheikh. 

Buceo en el Mar Rojo
Buceando en el Mar Rojo

¿Y QUÉ MÁS?

Ya mencionamos que no disponíamos de mucho tiempo en este viaje a Egipto. Muchas cosas nos quedaron en el tintero pero de algunas llegamos a averiguar un par de cositas. Por si te sirven aquí van:

Península del Sinaí

En la península además de poder hacer playa en Sharm el-Sheik y Dahab también se encuentra el famoso Monte Sinaí (donde supuestamente Dios entregó a Moises los diez mandamientos), el Monasterio de Santa Catalina (donde supuestamente Moisés vio la zarza en llamas que no se consumía) y el antiguo templo egipcio de Sarabit al-Khadim. Una mezcla de historia y religión que atrae a muchos. Si entras por tierra viniendo de Israel y no vas a salir de la península del Sinaí, la mayoría de las nacionalidades pueden ingresar Visa-free al área por 15 días.

Oasis del Desierto Oeste

Aiiiiiii, como nos quedamos con las ganas de hacer esto!!!! Hay varios oasis y todos parecen increíbles.

Oasis de Bahariya: El más cercano para llegar desde el Cairo. Los buses salen de la Estación de Buses Turgoman, a una cuadra de la estación de metro Orabi y entre la Estación principal de tren y el Museo Egipcio. Es un viaje de unas 5-6 hs y la compañía que te lleva es Upper Egypt Bus Company. Los tickets solo se pueden comprar en persona y cuestan 140 L.E. por persona. Este oasis es conocido por sus antiguas termas romanas de agua caliente y fría y su conjunto de ruinas pertenecientes al período greco-romano, destacándose el templo de Alejandro Magno.

Desde el oasis se realizan excursiones al Desierto Blanco (White Desert), al Desierto Negro (Black Desert) y a la Montaña de Cristal (Cristal Mountain).  El programa usual es de dos días e incluye todas las comidas. Día 1: Black Desert + Cristel Mountain + White Desert. Almuerzo y Cena. Campamento en el White Desert. Día 2: Regreso a Bahariya. Para esta excursión averiguamos algunos precios que pasamos a compartirte.

Oasis de Farafra: Se llega igual que al de Bahariya pero se encuentra un poco más lejos. Cuenta con atractivos naturales como fuentes termales y la depresión de Farafra, además de estar muy cerca del Desierto Blanco (desde este poblado también se pueden contratar excursiones).

Oasis de Kharga y Dakhla: Están cerquita de Luxor, pero solo se pueden acceder rentando una excursión, con vehículo privado o a dedo. Presentan ruinas, templos, fortalezas y cementerios de época romana y cristianas, destacando El Bagawat (antiguo cementerio cristiano), el Templo Egipcio de Hibis y las fortalezas romanas de Deir al-Munira y Umm al-Dadadib. Kharga además de destaca por sus artesanías en cerámica.

Oasis Al-Fayoum: Este oasis está cerquita del Cairo y lo hace más accesible que el resto. Desde él se puede visitar la pirámide de Meidum, el Lago salado de Qarun, un yacimiento arqueológico con ruinas del Antiguo Egipto y el Valle de las Ballenas (Wadi al-Hitan) con esqueletos de enormes predecesores de nuestros actuales cetáceos de cuando todo eso estaba bajo agua.

Oasis de Siwa: El más lejano. Para llegar hay que tomarse un autobús con la compañía West & Mid Delta desde la estación central de buses de Alejandría. Son unas 11 horas. Desde Cairo también existen buses directos que salen de la Estación de Turgoman, pero pasan a ser como 15 horas de viaje. En el oasis se puede visitar el Templo Oráculo de Amón (consultado en la mitología griega por Hércules y Perseo y en vida por Alejandro Magno), una piscina natural de aguas termales que supo ser la favorita de Cleopatra,  la antigua fortaleza de Shali Ghadi, la Montaña de los Muertos (Gebel al Mawta – una necrópolis romana -), la antigua mezquita, el Templo de Umm ‘Ubeida y los lagos salados (con más sal que el Mar Muerto).

Mapa de Egipto

Esperamos que encuentres útil esta guía y te sirva en tu viaje a Egipto. Nosotros nos hemos quedado con ganas de una segunda vuelta. ¿Te gustaría saber algo más? ¿Agregarías algún otro punto de interés? Comparte en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.