L

Lisboa y Sintra

Lisboa y Sintra

Y Lisboa, sabes…
Yo sé.
Es una muchacha descalza y leve,
un viento súbito y claro en los cabellos,
algunas arrugas finas acechándole los ojos,
la soledad abierta en los labios y en los dedos,
descendiendo peldaños y peldaños
y peldaños hasta el río.
Yo sé. ¿Y tú, sabías?

Eugénio De Andrade (1913-2005)

Ubicada sobre el estuario del río Tajo se encuentra Lisboa, capital de Portugal desde el año 1255. Cargada de historia, es difícil hacer repaso a toda ella, pero a medida que enumeremos sus lugares y actividades trataremos de mostrar retazos.

Alfama

Uno de los barrios más antiguos de Lisboa, se origina con la conquista árabe en el año 711. La ciudad floreció gracias a una comunidad variopinta de cristianos, bereberes, judíos, saqalibas y árabes. El nombre Alfama deriva del árabe al-hamma (literalmente «baños/fuentes») por los distintos manantiales y aguas termales que había en la zona. Cumpliendo las típicas características de las ciudades árabes, las estrechas peatonales y sus callejuelas se curvan y cruzan provocando que quien no conozca sus trazos se pierda fácil. Recomendamos visitar los miradores de este barrio: Porta do Sol y Santa Luzia.

En el mirador Largo de Santa Luzia se puede apreciar como se veía antiguamente la famosa Plaza de Comercio antes del destructor terremoto de 1755, en los azulejos de la fachada de la Iglesia Santa Luzia. El mirador Porta do Sol se encuentra prácticamente al lado y permite unas muy lindas vistas del casco histórico con el río Tajo de fondo. Entre ambos miradores hay unas escaleras para ir a los baños públicos ubicadas debajo de un arco y en el que verás pintado en toda su pared  en forma de tiras de historieta la historia de la ciudad. Ya de paso podés usar el baño, pero te advertimos que son de pago.

En el barrio de la Alfama se encuentra la Sé de Lisboa (Catedral de Lisboa), la más antigua de la ciudad. Su construcción comenzó el mismo año que la ciudad fue arrebatada a los árabes por los cristianos, en 1147 a manos del primer rey de Portugal: Alfonso Henríquez. Es de entrada gratuita y se encuentra abierta de 9 a 19 hs.

La Sé de Lisboa, antigua catedral, y el tranvía 28
Sé de Lisboa y Tram 28.

Al costado de la iglesia podrás ver pasar dos de las cinco líneas de tranvía de Lisboa: la línea 28 y la 12. Las otras líneas son la nº 15E, 18 y 25. El icónico tram 28 (de color amarillo) es uno de los más antiguos, instalado a principios del siglo XX, y de los más turísticos. Cubre los puntos más visitados: desde el barrio de Estrela hasta el Castillo de San Jorge. Con el 15E (de los más modernos) se puede ir hasta el Barrio de Belem.

Aunque con ligeras diferencias, la mayoría de los trams operan todos los días desde las 6:00 hs hasta las 23:00 hs.

Se puede pagar al conductor en efectivo (precio del boleto 2,90€) o sacar una tarjeta «7 Colinas» o «Viva Viagem». El costo por sacar estas tarjetas es de 0,50€ +  1,45€ el boleto sencillo (bilhete viagem) o 6,15€ el boleto diario (bilhete diário – número ilimitado de usos en el mismo día). Son tarjetas recargables y se pueden comprar en cualquier estación. De uso individual, no se puede pagar dos boletos para dos personas distintas en el mismo viaje con la misma tarjeta.

La compañía oficial de transportes en Lisboa es Carrim y en su página oficial encontrarás varios mapas muy detallados de las diferentes líneas de transporte (barco, bus, metro, tram y tren) para llegar a las distintas atracciones.

Un edificio peculiar que podrás ver en el barrio Alfama es la Casa dos Bicos, bautizada así por la forma de su fachada llena de picos y con ventanas y puerta de formas y tamaños irregulares.

En la Alfama también se encuentra el Castillo de San Jorge sobre una colina que fue ocupada a lo largo del tiempo por su posición estratégica por fenicios, griegos, cartagineses, romanos, musulmanes y cristianos. Con los musulmanes tuvo su primer alcazaba. Tras un asedio de tres meses, la alcazaba cede ante el ataque de Alfonso I durante la conquista de 1147 y la fortaleza es rebautizada como San Jorge por la devoción que los cruzados profesaban a este mártir. La entrada es de 10€, pero no sabríamos decirte que tanto vale la pena, nosotros no entramos.

Castillo de San Jorge. Vista panorámica.
Castillo de San Jorge.

Otra actividad de pago que puede interesarte en la Alfama es visitar la Iglesia de Saõ Vicente de Fora. Terminada en 1627 por un arquitecto italiano, es famosa por sus paredes revestidas de azulejos del siglo XVIII. Los azulejos representan escenas de lucha del Rey Alfonso Enríquez en la toma de Lisboa y escenas rurales ilustrando fábulas del escritor francés La Fontaine.

Al fondo de la iglesia hay un panteón con los sarcófagos de los monarcas que reinaron desde el 1640 hasta el 1910. Precio de entrada: 5€. Aunque la Iglesia es muy bella por dentro, si tu interés de entrar es solo por los azulejos entonces te podés ahorrar el dinero. Tanto en Lisboa como en Oporto hay muchas opciones gratuitas de ver azulejos que cuentan historias y retratan paisajes.

Nuestra recomendación para ver algo como la Iglesia de Saõ Vicente de Fora pero de entrada gratuita es que te dirijas al Mirador Da Graça donde, además de tener unas bellas vistas panoramicas desde unos bonitos jardines y un disfrutable paseo caminando por el Caracol Da Graça, se puede entrar gratuitamente a la Iglesia y Convento de Nossa Senhora da Graça y ver la historia completa en azulejos de los mártires cristianos que trataron de evangelizar nativos durante sus misiones.

Por último, en la Alfama otros lugar de pago que puede interesarte según tus gustos musicales es el Museo de Fado. Precio de entrada 5€, abre de 10:00 a 18:00 hs de martes a domingos.

Barrio de Belém

Este barrio es un ícono de la época de los descubrimientos portugueses y una belleza de rambla (= paseo marítimo). Sobre ella verás el monumento de la Torre de Belem, Patrimonio UNESCO de estilo manuelino construido entre el 1514 y el 1520 bajo el reinado de Manuel I como tributo al santo de la ciudad, San Vicente, y como torre de defensa. En su punta puede que te llame la atención ver el busto de un rinoceronte. Este animal llegó a ese mismo lugar poco antes de que se construyera la torre, como regalo del gobernador de la India portuguesa al rey Manuel I, y este decidió agregarlo como homenaje.

Al lado está el Monumento a los Descubrimientos (Padrão dos Descobrimentos) con la forma de una carabela y de construcción mucho más reciente (1940). Se decidió situarla en donde fue el punto de partida de la mayoría de las expediciones. Verás que en ella los tripulantes esculpidos representan las figuras más prominentes del siglo XVI, con Enrinque «El Navegante» en la proa. En el suelo hay representada una enorme rosa de los vientos.

Torre de Belem, Patrimonio UNESCO
Torre de Belem

Caminando un poco más por la rambla te encontrarás parado sobre un gran mapamundi que resalta los descubrimientos portugueses y los años en que sucedieron.

A la altura del Monumento a los Descubrimientos está el Jardim da Praça do Império, construida en el aniversario 800 de la independencia de Portugal. Tiene una fuente en el medio y un estilo sobrio pero muy bonito y se encuentra rodeada por la rambla, el Centro Cultural de Belém, el Museo Naval y el Monasterio de los Jerónimos.

El Monasterio de los Jerónimos (Mosteiro dos Jerónimos) está declarado Patrimonio UNESCO. Fue mandado constuir por el mandato del rey Manuel I sobre la ermita en la que Vasco da Gama y su tripulación rezaron por el éxito de su viaje a las Indias. En su interior se encuentra la tumba del navegador Vasco da Gama junto a la del poeta Luis de Camoes. Precio de entrada: 10€ o gratuita el primer domingo de todos los meses.

Al lado se encuentra el jardin Vasco da Gama y la Calle R. de Belém, donde podrás degustar los famosos Pasteis de Belem en su pastelería original fundada en 1837. Se le otorga el crédito de la creación de este pastel a un monje del Monasterio de los Jerónimos, que para subsistir en época de crisis inventó esta delicia. Puede que veas mucha gente haciendo fila fuera, suele ser de gente que pide para llevar.

Tumba de Vasco da Gama en elo Monasterio de los Jerónimos en Belem, Lisboa
Tumba de Vasco Da Gama en el Monasterio de los Jerónimos.

Si vas a sentarte dentro a tomar algo hay que ingresar directo e ir al fondo, donde un camarero te pedirá que aguardes y te ubicara tan pronto se libere una mesa. Para la fama que tiene, mantiene precios muy económicos. Nosotros comimos dos pasteis de belém y dos café esspreso y en total fueron solo 5€.

Como la entrada no es muy esplendorosa uno creería que no merece la pena esperar para entrar, pero la realidad es que su laberíntico interior con su decoración de azulejos está muy bonito y se merecen una mirada.  Nosotros nos enamoramos a tal punto de estos pasteles que nos aprendimos la receta. Aprende como hacer Pasteis de Belém caseros en nuestro post Pasteles de Belém (Pastéis de Belém).

Toda la zona esta muy bien y lo mejor es pasear por la costa donde, además de los monumentos antes mencionados, también se aprecia el Monumento a los Combatientes de Ultramar, con un constante fuego encendido en su honor.

Antes de irte del barrio, y si querés ver algo típico artesanal de Portugal, es posible visitar la fábrica de cerámica artística Sant’Anna. En ella se fabrica desde 1741 azulejos a mano. Abren de lunes a viernes de 9:30 a 12:30hs y de 13:30 a 18:00hs.

Barrio Alto

En este barrio de finales del siglo XVI se puede ver un estilo arquitectónico de calles octogonales con algunos emblemas históricos como el Ascensor da Gloria, un funicular inaugurado en 1885 que conecta la Plaza de los Restaurados con el Barrio Alto. Originalmente se accionaba por un sistema de contrapeso de agua, más tarde paso a usar energía a vapor y en 1915 se electrificó. Existen otros dos funiculares de este estilo en Lisboa (aunque no tan famosos): Ascensor da Bica y Ascensor do Lavra.

Luego de sacarle sus merecidas fotos se puede visitar el mirador São Pedro de Alcantara, con vistas panorámicas al Barrrio Alfama y al que se puede acceder por el Paseo de la Gloria (Calçada da Glória).

Barrio Baixa

En el antiguo barrio Baixa lo mejor es perderse un poco por sus calles. Cuando te canses de tantas subidas y bajadas podes ir a la Praça Do Comercio (Plaza de Comercio), también conocida como Terreiro Do paco (Terraza de la Paz). El rey Manuel I fundó el Palacio Real y su biblioteca de más de 70.000 volúmenes y cientos de obras de arte en esta plaza en 1511. Todo quedó completamente destruido después del gran terremoto que azotó la capital en 1755. En vez de reconstruir el palacio, se fundó la plaza. Los edificios que la rodeaban eran originalmente ministeriales, con la fachada de color amarillo, pero en  la revolución de 1910 muchos de estos edificios fueron pintados con el color republicano: el rosa.

Plaza de Comercio, Arco de Augusta y estatuta del rey José I en lisboa, barrio Baixa
Plaza de Comercio con la estatua del rey José I y elArco de Augusta al fondo.

En el medio de la plaza se puede ver la estatua de bronce del rey José I de Portugal que a raíz del terremoto desarrollo una fuerte claustrofobia, razón por la que probablemente prefirió una plaza a un nuevo palacio.

La plaza era una importante entrada marítima a Lisboa. Si te arrimas a la orilla, veras las Casi das Colunas, dos columnas sobresaliendo del agua. Allí comenzaban los escalones de mármol donde desembarcaban embajadores, jefes de estado, la realeza y otras figuras prominentes como Isabel II de Inglaterra. Hubo un tiempo que algunas personas solían bañarse desnudas en estas escalinatas, generando indignación en la sociedad.

Si sos jóven y con pinta de extranjero adinerado (usualmente de apariencia belga, inglesa, alemana o similar) que no te extrañe que en la plaza se acerquen «secretamente» a venderte drogas. Aunque de secreto no tiene mucho. Muy a lo película se arrima uno con sobretodo, sombrero calado hasta las orejas y pintas extrañas para susurrarte al oído si te interesa su mercancía. Con ignorarlos es suficiente.

Un gran arco conocido como Arco de Augusta o Arco del Triunfo de la Rua Augusta da paso a una de las arterias principales del Barrio Baixa. El arco también fue construido después del terremoto y en su parte superior reza en latín «A las virtudes de los más grandes, para que sirva a todos de enseñanza. Dedicado al gasto público» como homenaje a la grandeza del Imperio Portugués durante la Era de los Descubrimientos.

En Baixa existe el famoso Elevador de Santa Justa (o do Carmo), un histórico ascensor del 1900 que unía el barrio Baixa con el barrio Chiado. Hoy solo cumple función de mirador. Aunque bonito por fuera, no creemos que merezca la pena esperar la fila y pagar por subir con tanto mirador gratuito que hay a lo largo y ancho de la capital.

Elevador de Santa Justa o do Carmo en Baixa
Elevador de Santa Justa

Tips para Lisboa

Ahora que te resumimos a groso modo lo que ofrece Lisboa, te vamos a pasar un par de recomendaciones.

🐾 Si te interesa realizar una visita con guía y que te resulte económico una buena opción es contratar alguno de los «Free tours» de Civitatis. En realidad se espera que le dejes una propina al guía según cuanto te guste su trabajo, pero lo bueno es que tu decides el precio. Hay muchos tipos de free tours: Tour de Lisboa, Lisboa Alternativo, Barrio de Alfama, Barrio de Belém, Misterios y leyendas de Lisboa, Lisboa bohemia y Lisboa del fado.

🐾 Además de las tarjetas de transporte que te mencionamos antes (7 colinas y Viva Viagem) existe una más turística llamada Lisboa Card y que cubre gastos de transporte e incluye entradas o descuentos a muchos monumentos. Se puede comprar en las oficinas de turismo de la Plaza del Comercio, el Palacio de los Restauradores o del Aeropuerto de Lisboa.

El precio por una Lisboa Card de 24 horas es de 20 €, de 48 horas cuesta 34 € y de 72 horas es de 42 €. Según cuanto tiempo tengas en Lisboa y Sintra (pues también sirve para esta ciudad), que atracciones tengas pensado visitar puede y como tengas pensado moverte puede o no ser más económico. Si tu plan es realizar casi todo a pie utilizando de forma muy puntual el transporte público y dedicarte a los espacios y monumentos gratuitos entonces no lo vale, pero si usas muchos los tranvías y buses y vas a entrar a lugares como el Monasterio de los Jerónimos o el Ascensor de Santa Justa (incluidos en la tarjeta) entonces con eso ya compensa.

Lo mejor es que tu mismo lo analices mirando todo lo que ofrece en su web oficial. Hay que tener en cuenta que la más económica es de 24 horas y que puede resultar difícil ver más de dos lugares de pago en un mismo día sin estar a las corridas.

Mapa de Lisboa

Para facilitarte el paseo por Lisboa te dejamos un mapa con todos los puntos marcado. Simplemente hay que ampliar en la zona de Lisboa y aparecen.

Sintra

De Sintra lo que más hipnotiza son sus suntuosos palacios aristocráticos, resaca de los habitantes adinerados que se asentaron en distintas épocas.

La joya central es el Palacio de Pena (Palácio da Pena) , residencia de la familia real de Portugal durante el siglo XIX y expresión máxima del Romanticismo. Cuando Fernando II ordenó su construcción no escatimó en imaginación, por algo se le apodó el Rey Artista.

Los detalles sobran. Como el pórtico alegórico de la creación del mundo con la figura de un tritón, el claustro manuelino revestido con azulejos hispano-árabes o las torres con distintos colores y remates. El palacio está lleno de curiosidades tanto por fuera como por dentro.

El Parque de Pena rodea al palacio, transformando una sierra casi sin vegetación en un arboreto con distintos jardines temáticos, lagos y estatuas. Recorrerlo entero y tranquilo (y sin contar el palacio) conlleva un mínimo de hora y media. Se puede subir por un sendero hasta la cima, un pico de 529 metros donde se yergue una cruz de piedra desde el siglo XVI y disfrutar de las vistas panorámicas.

Al Parque y Palacio se puede llegar en el autobús 434 o en vehículo propio. Si vas a ir en tu propio auto ¡cuidado! La calle es de una sola dirección (que a la noche cambia y se vuelve contra mano) y si te pasas vas a tener que dar una vuelta enorme a la sierra como de 16km para poder volver al punto en que te pasaste.

  • Precio de entrada al Parque y al Palacio de Pena: 14€
Cruz de piedra e el Parque da Pena.
En la cima del Parque.

En Sintra también se puede visitar el Palacio Nacional de Queluz, el Palacio de Monserrate (7€), el Castillo de los Moros (9€), el Chalet de la Condesa, la Quinta da Regaleira (6€) el Convento de los Capuchos y la Vila Sasseti.

El aperitivo estrella de Sintra son las deliciosas queijadas hechas con queso, huevo, canela y azúcar. Lo ideal es que las pruebes mismo en la ciudad, porque en la cafetería del Palacio de Pena son caras.

Como último dato, si te interesa un tour con guía por el pueblo de Sintra a bajo precio puedes anotarte al Free tour de Civitatis. El precio lo decides tú. Te dejamos un video con buenas tomas del castillo para que te hagas una idea de su singularidad.


¡Seguí descubriendo más sitios de Portugal con nosotros!

CategoriesPortugal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.