G

Guía: Qué ver en Ceuta

Qué ver en Ceuta. Mural de Azulejos

Ceuta, ese trocito minúsculo del norte africano que pertenece a España. Después de cuatro siglos de dominación romana estuvo en manos de vándalos, bizantinos y visigodos hasta el 709, momento en que pasó a manos árabes. Perteneció a diferentes sultanatos hasta que en 1415 el rey Juan I de Portugal la conquistó. Fue en 1580 que se incorporó de manera definitiva a España. En esta guía de qué ver en Ceuta te contamos un poco más de su historia y sus puntos de interés.

Cómo llegar a Ceuta

Ferry

Por su enclave marítimo y su cercanía a España una de las formas más comunes de llegar a Ceuta es en ferry. Los botes salen de Algeciras con la compañía FRS Travel en cuatro horarios diferentes: 10:30, 13:30, 16:30 y 19:30hs. El viaje es de una hora y cuesta 32€.

Helicóptero

Raro pero real. Un transporte corriente para llegar de Algeciras a Ceuta es en helicóptero con la compañía HELITY Copter Airlines. Salen cuatro vuelos al día: 07:45, 10:20, 14:30 y 19:25hs. Cuesta entre 43 y 53€ (depende del horario). Son unos cortos 10 minutos de viaje.

Grand Taxi

Otra opción es llegar por tierra desde Marruecos. No existe buses internacionales que crucen la frontera. Hay que tomarse un Grand Taxi (furgoneta compartida de 5 a 8 plazas) desde alguna ciudad cercana y cruzar a pie. Lo común es venir en Grand Taxi de Tetuán, a 20 dihram marroquíes por persona. Son 20-30 minutos de viaje.

Grand taxi, marruecos
Estación de Grand taxis en Marruecos.

Visa para viajara Ceuta

Como territorio de ultramar español, Ceuta se encuentra dentro de la Unión Europea y por ende del espacio Schengen. Eso significa que casi toda América cuenta con visa free para los primero 90 días de turismo. Las excepciones son Bolivia, Ecuador, Guyana, Suriname, República Dominicana, Haití, Cuba y Belize. Estos ocho países americanos deben aplicar a una visa turista previo al ingreso. Puedes consultar la situación de otros países en la página oficial de la Unión Europea.

¿Se puede entrar por tierra desde Marruecos a Ceuta y luego volver?

Si que está permitido entrar y salir por tierra de Marruecos a Ceuta, pero es importante que verifiques los requisitos según tu país de origen. Para nacionalidades europeas del espacio Schengen o para quienes cuentan con pasaporte de Argentina, Chile, Brasil o México pueden entrar y salir varias veces de Marruecos hasta 90 días sin tener que aplicar a una visa.

Si tu pasaporte corresponde al de cualquier otro país de Latinoamérica, incluido Uruguay, entonces es necesario solicitar al menos con un mes de anticipación una Visa Turista para Marruecos. El costo de la Visa de entrada única es de 220 dihram marroquíes, pero si tu plan es venir de Marruecos a Ceuta y luego volver a entrar a Marruecos precisas una Visa de múltiple entrada. Esta Visa permite un máximo de dos entradas en el período de 3 meses, contando desde la primera entrada, y cuesta 330 dihram marroquíes.

Para solicitar la Visa hay que presentar en el consulado marroquí más cercano a tu lugar de residencia el formulario de solicitud completo (puedes descargarlo en la web oficial del consulado marroquí), dos foto carné de 4x3cm, documento que certifique tu lugar de residencia, pasaporte válido y fotocopia del mismo, estado de cuenta bancaria, vuelo de retorno, seguro de viaje, reservas de alojamiento y el pago de la tasa.

Sellos en pasaporte de entrada y salida de Marruecos a España
Para los países exentos de visa se sella el pasaporte al entrar y salir de Marruecos. Asegurate que te sellen al entrar y salir de Ceuta.

¿Es el borde Marruecos-Ceuta tan terrible como lo pintan?

Nuestra experiencia en particular no tuvo nada de traumática, ni en el cruce por mar de Tanger-Tarifa ni en el cruce por tierra de Marruecos-Ceuta. No vimos gente colgándose de las rejas, ni metiéndose para pasar por debajo de los coches, ni personas agolpándose en la frontera como zombies de Guerra mundial Z. Fue bastante relajado y rápido y muchos marroquíes que esperaban para entrar con nosotros se metían a Ceuta como si fuera su casa.

Probablemente lo más «chocante» fue al regresar a Marruecos, mientras esperábamos a que se llenara el Grand Taxi con destino Tetuán. Un grupo de niños nos mendigaban pesadamente. Fue el único lugar de Marruecos donde vimos tal escena y nos hizo dudar de su veracidad, preguntándonos si se arremolinarían por gusto a pocos pasos de la frontera para dar pena al turista recién llegado y aprovecharse de eso.

Moverse por Ceuta

A pesar de su reducido tamaño, son unos 4 km desde la frontera hasta el centro de la península. Para ahorrarte la caminata hay una parada apenas salir de la Oficina de Inmigraciones. Línea 7: Plaza de la Constitución-Frontera del Tarajal es el único bus que va hasta allí así que no hay como errarle. El boleto al centro cuesta 1,70€ (¡no te olvides de tener unos euros a mano!). Una vez alcances el casco histórico, todos los puntos de interés son cercanos a pie o bicicleta.

Autobús nº7, su parada está apenas cruzar la frontera.

Alojarse en Ceuta

Comparado con Marruecos, Ceuta no es nada económico. Nuestra recomendación es que te alojes en Tánger o alguna otra ciudad marroquí. Si tu única opción es dormir en Ceuta, el precio de los hostales comienza en los 25-30€ por persona. Casi todos se ubican en el centro.

Qué ver en Ceuta

Lo más simpático de Ceuta es rebotar por las calles, peatonales, parques y costa del centro. Meterse en el Mercado Central, pasear por el Parque Juan Carlos I, entrar a las ruinas gratuitas del Baño Árabe de la Plaza de la Paz, bañarse en la Playa de la Ribera, vagar por el Puerto Deportivo «Marina de Hércules», subir hasta la Fortaleza del Hacho, explorar el Parque de San Amaro e ir al mirador del faro y fortín de Punta Almina. Para visitar todo es necesario quedarse al menos dos días. En el caso que solo vayas por el día, como nosotros, existen algunos edificios y estatuas emblemáticas que deben estar en tu itinerario sí o sí.

Las Columnas de Hércules

A pocos pasos de Plaza de la Constitución se encuentra una de las dos estatuas dedicadas a Hércules por el artista ceutí Ginés Serrán. Cuenta la mitología griega que Ceuta y Gibraltar estaban unidas por tierra. Al llegar Hércules allí mientras realizaba el décimo de sus doce trabajos, separó los montes unidos Abila y Calpe de un solo golpe abriendo paso al Océano Atlántico hacia el Mar Mediterráneo. La separación de los dos montes representaban las columnas del triunfo de Hércules por haber conseguido el ganado de Gerión.

Monumento de Hércules separando las columnas.

Hoy día aún se puede ver reflejada esta creencia en escudos españoles. ¿Alguna vez te has fijado que tienen dos columnas a cada lado? ¡Representan las columnas de Hércules! Las incorporó Carlos I de España, un rey muy interesado en la cultura y las artes. En honor a esta leyenda se crearon dos esculturas para Ceuta.

La que está en Plaza Constitución muestra al héroe griego empujando hacia afuera las columnas, simbólicamente separando los continentes. La otra se ubica en el Muelle Alfáu y se ve a Hércules abrazando las columnas en un gesto simbólico de unir lo que previamente había separado.

Estatua de Calipso de Ceuta

Para seguir los eventos cronológicos tu siguiente parada debe ser la escultura de Calipso en la rotonda de Avenida del Ejércio Español. La estatua está coronada con una diadema con el emblema de la ciudad y su mano izquierda sostiene una perla, haciendo alusión al apodo de la ciudad: «La Perla del Mediterráneo». Porta un brazalete con referencias simbólicas a las cuatro religiones que conviven en Ceuta: cristianos, musulmanes, judíos e hindúes.

Según la mitología griega, la ninfa Calipso era hija del titán Atlas y vivía en la isla de Ogigia, identificada como la actual península de Ceuta. Cuenta la Odisea de Homero que cuando el barco de Ulises naufragó Calipso le salvo y, enamorada del héroe, lo retuvo en Ogigia por siete años y engendró tres hijos suyos: Nausítoo, Nausínoo y Latino. De los tres Latino sería más tarde el primer rey de Italia. Reino en Laciem, la región más antigua, y fue el epónimo y fundador del latín, el idioma del imperio romano y madre de las lenguas romances.

Escultura de Calipso.

Calipso quería a Ulises a cualquier costo y, a cambio de quedarse por siempre con ella, le ofreció la inmortalidad. Pero Ulises extrañaba a su esposa Penélope y los dioses del Olimpo ordenaron por medio de Hermes a Calipso que lo liberara. La ninfa obedeció a Zeus y facilitó a su amante provisiones y una nave. Desolada, Calipso murió al verlo partir.

Escultura de Al Idrisi

Al-Idrisi (1100-1160/65) fue un eminente cartógrafo y geógrafo musulmán nacido en Ceuta durante el reinado del imperio almorávide en el sur de España. Trabajó durante 15 años con el rey normando de Sicilia Roger II en uno de los libros más importantes de la época, «Libro de Roger», con el famoso mapamundi la «Tabula Rogeriana» representando el mundo hasta ese entonces conocido.

En el libro final, Al-Idrisi describe la Tierra como una esfera con un radio de 37.000 km (un error de cálculo de tan solo un 7,6%). Su trabajo cartográfico tuvo vigencia por muchos siglos, tan así que 400 años más tarde Cristóbal Colón llevó uno de sus mapas en su primer viaje a América. Su estatua se puede visitar en la Plaza Al Idrisi, ubicada en el Paseo de las Palmeras, en la que se lo ve sosteniendo sobre su cabeza un mapa del mundo.

Escultura de Enrique el Navegante

Enrique «El Navegante» (1394 – 1460) fue infante del rey Juan I de Portugal y mecenas de exploraciones. Fundó escuelas navales donde formó importantes navegantes y le dio inicio a la era de los descubrimientos portugueses. Gracias a su fuerte influencia en las exploraciones marítimas, en 1414 logró convencer a su padre para tratar de arrebatarle Ceuta a los musulmanes. Lograron su objetivo en 1415 y este paso fue sumamente valioso para continuar las exploraciones del continente africano y reducir la actividad pirata.

Por sus contribuciones a Ceuta, se erigió una estatua en su honor en la rotonda de Avenida Juan Pablo II, apenas cruzar el Foso Real de San Felipe. Existen en Ceuta muchas otras estatuas relacionadas a su historia y cultura. Para no aburrirte contando la historia de cada escultura te dejamos un link a la web oficial de turismo de Ceuta con una lista completa de todas.

Monumento de Ceuta en honor a la gente de la Mar.

Puerta Califal, Murallas Reales y Foso Real de San Felipe

Dividiendo la punta de la península con la parte continental se encuentra el istmo de Ceuta, una estrecha franja formada por el Foso Real de San Felipe solo unida por tres puentes. El foso de agua salada era un accidente geográfico natural  navegable que servía de protección y que se amplió para comunicar las dos bahías en 1549. Las murallas fueron construidas y modificadas en distintas épocas. Las primeras murallas fueron erigidas en el s. II y III d.C. por los romanos y posteriormente destruidas por godos y vándalos.

En el siglo VI los bizantinos construyeron nuevas murallas que fueron conservadas y mejoradas por los árabes. Las murallas de primera línea pertenecen a la época árabe (711-1415), mientras que las más interiores son de época portuguesa, más tarde reconstruidas por los españoles (1674 y 1705).

Actualmente se puede ver incrustada en su fachada alguna bola de cañón, símbolo de las guerras por las que pasó. El conjunto de las Murallas Reales forma toda una fortificación que se puede visitar gratuitamente. Adentro se encuentra el Museo de la Ciudad. Resumiendo, se puede decir que el Foso Real, los baluartes de la Coraza y de los Mallorquines, la Muralla Real y el Espigón de la Ribera son construcciones portuguesas erigidas entre 1541 y 1549.

Previa inscripción en la Oficina de Turismo de Ceuta, es posible visitar gratis la Puerta Califal de Ceuta o  Bab-al-Jadid («Puerta Nueva»). Fue la puerta principal de acceso a la medina islámica bajo la dinastía omeya durante el siglo X. Cuando los portugueses ampliaron las murallas, la Puerta Califal quedó tapiada y enterrada dentro de la Muralla Real. La Puerta Califal está conformada por un conjunto de dos torres, tres puertas y tres bóvedas y además cuenta con restos arqueológicos de época romana (siglos I y II d. C.) que pueden verse en el subsuelo a través de un suelo de vidrio.

Fosa Real visto desde la calle Edrisis. A la izq. el Baluarte de la Bandera al frente, las Murallas Reales al medio y el Baluarte de la Coraza Alta al fondo. A la der. la Plaza de Armas al frente y el semibaluarte de Santa Ana al fondo.

Plaza de África y Templo Hindú de Ceuta

Nomás cruzar el Foso Real se llega a Plaza África. En su centro está el Monumento a los Caídos en la Guerra de África y una bonita fuente circular. A su alrededor se yerguen el Palacio Autonómico, la Comandancia General, la Catedral de la Asunción, el Santuario de Nuestra Señora de África y el Hotel Parador «La Muralla».

La Catedral de la Asunción fue construida sobre una mezquita resaca de la época árabe. Situado junto a la Catedral puede visitarse gratis un yacimiento fenicio de los siglos VIII-VII a.C. Por su posición geográfica en el extremo occidental del Mar Mediterráneo, Ceuta era una excelente base permanente para los barcos fenicios.

Caminando un poco más hacia el lado peninsular, sobre la calle Echegaray, se encuentra el único Templo Hindú de Ceuta. La presencia de comerciantes hindúes (específicamente de la región de Sidh, hoy Pakistán) comenzó a finales del siglo XIX, aunque con estancias temporales. Fue la construcción del puerto de Ceuta entre 1909 y 1920 y las posibilidades de crecimiento económico que ofrecía lo que incentivó a muchos hindúes residentes de Gibraltar a mudarse al otro lado del charco. La mayor afluencia de hindúes fue en 1947, después de la independencia de India. A diferencia de los Templos Hindúes de Asia, este es bastante sobrio y no cuenta con la clásica torre ornamental (gopura).

Monumento a África en los Jardines de San Sebastián. A 500 metros de Plaza de África.

Plaza de los Reyes, Plaza España y la Casa de los Dragones

La Plaza de los Reyes es una de las más lindas de Ceuta. Cuenta con una bonita fuente, una reproducción de la puerta del antiguo Hospital Real y una monumento en honor a la Semana Santa pegada a la iglesia de San Francisco (construida en el 1712). La plaza recibe su nombre en honor a los dos reyes que adornaban la puerta del Hospital Real.

En una de sus esquinas sobre el Paseo Camoens se encuentra la Casa de los Dragones, apodada así por las estatuas en el techo de estos seres mitológicos. Los dragones son obra del artista ceutí Antonio Romero Vallejo y se especula que  simbolizan la logia masónica, hermandad a la que pertenecían los hermanos Cerni arquitectos del edificio. En la masonería el dragón simboliza autodominio y purificación.

Los dragones aparecen por todo Ceuta. En la Plaza África por ejemplo, pueden verse dos sosteniendo un candelabro de tres luminarias en la fachada del Palacio Autonómico, y en las farolas de Gran Vía hay dragones sujetando las luces del alumbrado público.

A pocos pasos está Plaza España, bastante más tranquila en comparación a las demás. En ella se puede descansar un rato antes de retomar la caminata por el Paseo del Revellín.

Casa de los Dragones.

 ¿Y Qué Más en Ceuta?

Como te contábamos, para pasear tranquilo y en profundidad por Ceuta lo mejor es quedarse al menos dos días. La web oficial de turismo de Ceuta ofrece diferentes itinerarios de qué ver en Ceuta y siempre puedes buscar uno que se amolde a tus gustos para aprovechar al máximo tu tiempo en la península.

Mapa de Ceuta

Pasear es más fácil con mapa. Por eso te dejamos este con todos los puntos mencionados. El mapa se puede descargar y usar sin conexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.