Q

Qué ver en Castilla-La Mancha – 5 excelentes lugares para visitar

Vista panoramica 360 de Toledo

Castilla-La Mancha es hogar del osado aventurero Don Quijote de La Mancha, de numerosas reservas naturales e impresionantes ciudades históricas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Con tanto para ofrecer, en esta guía te resumimos 5 excelentes lugares que ver en Castilla-La Mancha.

Gastronomía de Castilla-La Mancha

La cocina de Castilla-La Mancha es sencilla y abundante. Gracias a la obra de Don Quijote de la Mancha, su gastronomía está ampliamente difundida por el mundo hispanohablante. El libro menciona al menos 150 platos típicos de la Comunidad. Nombrarlas todas es imposible y solo hablaremos de algunas.

En los salados tenemos el Queso Manchego (hecho con pura leche de oveja manchega), el pisto manchego, duelos y quebrantos (huevos revueltos con chorizo y tocino), atascaburras (puré de papas, bacalao, aceite de oliva, ajo y nueces), morteruelo (crema de hígado de cerdo), lomo a la orza, gazpacho manchego, perdiz escabechada y moje (sopa de tomate).

De postre hay toledanas, dormidos del Corpus y mazapán de Toledo, miguelitos de Albacete, miel de la Alcarria y alajú de Cuenca. Para beber abunda el vino y el resolí, un licor típico de Cuenca hecho de café, aguardiente o anís seco, corteza de naranja y limón, canela en rama, clavo de olor, agua y azúcar. Un ingrediente clave que suele estar presente en la cocina manchega es el ajo morado y el ajo negro de Las Pedroñeras. Para su obtención, se fermenta 10 días en hornos a baja temperatura y luego se lo mantiene a 60ºC por 30 días hasta que queda totalmente negro.

Qué ver en Castilla-La Mancha – Toledo

Amamos Toledo, una ciudad histórica Patrimonio de la Humanidad con influencias moriscas, sefardíes y cristianas. Se ubica sobre una colina rodeada por el río Tajo. La protegen sus murallas con seis imponentes accesos: Puerta de Alfonso VI, Puerta del Vado, Puerta del Cambrón, Puerta del Sol, Puerta de Alacornes y Puerta de Bisagra. Esta última erigida en 1550 para conmemorar la victoria del rey Carlos I sobre los Comuneros de Castilla.

Enseguida uno se pierde en el laberinto de calles. Entre los edificios más viejos está la Mezquita del Cristo de la Luz, construida en el año 999 por los árabes y luego utilizada por los cristianos. Es la única que sobrevivió a la reconquista. De las otras nueve, dos quedaron sepultadas bajo la actual Catedral de Toledo (del s. XIII) y la Iglesia de Santo Tomé (s. XIV).

Por otra parte, Toledo tuvo en el s. XII la comunidad hebrea más importante de la Corona de Castilla. Los judíos españoles (denominados Sefarad) disfrutaron de una relativa paz y prosperidad hasta mediados del s. XIV. La judería de Toledo ocupaba 5 barrios del sudoeste del casco antiguo, entre la Puerta del Cambrón y el Puente de San Martín. Todavía se conservan la Sinagoga de Santa María la Blanca y la Sinagoga del Tránsito, que actualmente alberga el Museo Sefardí. El acceso es gratuito todos los sábados a partir de las 14hs y todos los domingos.

Mezquita de la Luz. Toledo
Mezquita de la Luz.

En la vieja aljama judía también se encuentra el Monasterio de San Juan de los Reyes, sitio elegido por Isabel La Católica para que la enterraran (luego cambió de opinión y eligió Granada); el Museo de El Greco, pintor griego del Siglo de Oro que vivió y murió en Toledo (acceso gratis sábados después de las 14hs y domingos); el busto de Semuel ha-Leví, judío tesorero del rey Pedro I de Castilla en el s. XIV que siempre se encargó de proteger a la población hebrea y que vivía en el hoy Museo El Greco; y los miradores Virgen de Gracia y San Cristóbal

Del lado opuesto de la ciudad amurallada se encuentra el Museo de Santa Cruz, acondicionado en lo que solía ser un hospital del s. XVI. Exhibe tres colecciones: de Cultura pre-reconquista, de Bellas Artes y de Artes Industriales. La entrada es gratis los miércoles de 16 a 18:15hs y los domingos de 10 a 14hs. A escasas cuadras está el Alcázar, una joyita de Toledo. Concebido por romanos y musulmanes como fortaleza-castillo, fue reconstruida durante el reinado de Alfonso VI, Alfonso X y Carlos V. Alberga la Biblioteca Regional de Castilla-La Mancha y el Museo del Ejército. La visita interior vale mucho la pena y los domingos el acceso es gratis. Es grande así que una visita concienzuda puede usarte todo el día.

Todos los edificios mencionados fueron los que nosotros visitamos en Toledo, sin embargo existen muchos otros espacios (conventos, iglesias, plazas, museos, etc.) para descubrir en el Casco Viejo, además de degustar sus típicos dulces y descubrir el Don Quijote hecho de mazapán más grande del mundo en la Confitería de Santo Tomé, de 600kg y 3.6m de altura. Extramuros, en la otra orilla del río Tajo, disfruta las vistas a Toledo desde alguno de los miradores distribuidos a lo largo de la carretera.

Sinagoga del Tránsito. Museo Sefardí. Toledo, españa
Sinagoga del Tránsito. Museo Sefardí.

Qué ver en Castilla-La Mancha – Consuegra

«En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.»

Don Quijote, Miguel de Cervantes

Todos tenemos bien claro que Castilla-La Mancha fue el hogar de Cervantes y también de su aventurero personaje, Don Quijote de La Mancha. Famoso es el pasaje en que don Quijote se enfrenta a los gigantes, que son nada más y nada menos que molinos de viento. Para este paisaje, Cervantes se inspiró en molinos de Castilla-La Mancha como los que hay ubicados en Consuegra, sobre el cerro Calderico. Te recomendamos leer el comienzo del capítulo VIII del libro, donde ocurre la batalla Molinos vs don Quijote, para percibir el sitio con otra cabeza.

Consuegra conserva doce de sus trece molinos originales y cada uno tiene como nombre un personaje de la novela. Cinco de los molinos mantienen completo y original su mecanismo interno. En el cerro también se encuentra el Castillo de la Muela (o de Consuegra), de origen musulmán y ampliado en el s. XII por los monjes. La ciudad se sitúa a los pies del cerro y presenta ejemplos arquitectónicos de la época quijotesca, pero a nosotros no nos resultó muy llamativa.

Molinos de Consuegra, Castilla-La Mancha, España
Los doce molinos de Consuegra y el Castillo de la Muela.

Qué ver en Castilla-La Mancha – Cuenca

Cuenca es famosa por sus Casas Colgadas, casas que a nosotros nos decepcionaron un poco porque esperábamos que estuvieran casi todas «colgando» al borde del acantilado sobre el que se sitúa la villa. Pero eso era antes. Actualmente quedan solo tres casas – las Casas del Rey y la Casa de la Sirena – con sus balcones asomándose al precipicio de más de cuarenta metros. Las mejores vistas de sus fachadas se obtienen desde el puente peatonal de San Pablo. Su estructura de hierro permite cruzar el abismo que separa el Casco Antiguo del Convento de San Pablo.

Las Casas Colgadas están en la parte antigua de la ciudad, declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sobre un cerro rocoso bordeado por el río Júcar y el río Huécar. Entre los s. VIII y IX los árabes se asentaron allí con sus jaimas (tiendas de campaña) atraídos por su favorable posición geográfica, y la bautizaron Qunka. Recién por el s. XI la protegerían murallas de las que hoy quedan trozos, al igual que la alcazaba andalusí (cuyas ruinas pueden verse debajo de la Plaza de Mangana) y el alcázar andalusí.

La mezquita mayor quedó sepultada bajo la Catedral de Nuestra Señora de Gracia en el s. XII después de la conquista cristiana en el año 1177. El rey Alfonso VIII permaneció diez años en Cuenca, supervisando su repoblación y reconstrucción. En el s. XVI se construyó la Torre de Mangana, sobre el antiguo solar de la alcázar. Esta torre, todavía en pie, cuenta con un reloj que indicaba la hora oficial.

Rascacielos medievales, cuenca
Rascacielos medievales.

Entre los s. XVIII y XIX Cuenca comenzó a decaer social y económicamente. Es entonces cuando se empieza a dar algo que a nosotros nos resultó mucho más llamativo que las Casas Colgadas, los Rascacielos medievales. Estos «rascacielos» son casas que para ganar espacio allá donde no lo había, reutilizaron los muros de la vivienda que miraban al desfiladero para agregar más pisos. De esta manera, mientras que la fachada de la casa que daba a la calle Alfonso VIII tenía tres o cuatro pisos, la fachada posterior que colgaba sobre la calle San Martín podía llegar a tener hasta diez pisos. Es muy fácil encontrarlas y algunos ejemplos apenas tienen restauraciones.

Aparte de las casas, recorre la Plaza Mayor, centro neurálgico del pueblo donde probar el tradicional resolí y alajú, para luego descender por las escalinatas de la Bajada de San Miguel hasta la Iglesia de San Miguel, de finales del s. XIII. De allí se puede continuar hacia el río Júcar y realizar un sendero circular por su ribera de 7 km en total (la SLCU11) o un sendero circular por las hoces de Cuenca de 4 km (la SLCU10).

El último punto  que merece la pena es el Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha (MUPA), enclavado sobre el Cerro del Socorro. Además de sus excelentes vistas panorámicas, el museo alberga una amplia colecciones de restos fósiles de la pre-historia  y toda la zona exterior presenta una zona ajardinada con réplicas a tamaño real y muuuy realistas de dinosaurios. La entrada cuesta 5€, pero si vas los miércoles de 10hs a 14h o de 16hs a 19hs es gratis. El 18 y el 31 de mayo el acceso es gratuito todo el día.

Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha (MUPA).
Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha (MUPA).

Qué ver en Castilla-La Mancha – Parque Nacional de las Tablas de Daimiel

Las Tablas de Daimiel es el Parque Nacional más pequeño de los quince que existen en España y el único representante del ecosistema de tablas fluviales. Se entiende por tablas fluviales a los espacios naturales que se forman por inundaciones del frecuente desbordamiento de uno o varios ríos adyacentes, creando zonas encharcadas permanente y otras estacionales.

Las Tablas de Daimiel se producen por el desbordamiento de los ríos Cigüela y Guadiana, creando un humedal con uno de los ecosistemas acuáticos y aviarios más importantes de España. En nuestra entrada exclusiva a este parque te contamos que ver y hacer en un día en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.

Parque Nacional Tablas del Daimiel.
Parque Nacional Tablas del Daimiel.

Qué ver en Castilla-La Mancha – Parque Nacional de Cabañeros

El Parque Nacional de Cabañeros es uno de los quince integrado a la Red de Parques Nacionales en España y se ubica en los montes de Toledo. Su nombre lo hereda de las chozas cónicas que tradicionalmente utilizaban pastores y carboneros para guarecerse de la intemperie.

El Parque Nacional de Cabañeros tiene rutas preciosas e interesantísimas, y sin embargo es el menos visitado de los quince. Por eso te invitamos a descubrir sus sierras, montes, bosques, rañas, aves y mamíferos (con el ciervo como estrella) en nuestra entrada exclusiva, donde te contamos que ver y hacer en el Parque Nacional de Cabañeros en dos días.

Museo a cielo abierto del Centro de Visitantes Casa Palillos. Parque Nacional de Cabañeros.
Descubrí el Parque Nacional de Cabañeros con Jerry Viaja.

¿Cuál de los sitios te interesó más? ¿Conocías alguno? Comentanos abajo.

CategoriesEspaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.