P

Parque Nacional de Cabañeros

Senda etnográfica del Centro de Visitantes "Casa Palillos".  Parque Nacional de Cabañeros.

El Parque Nacional de Cabañeros es uno de los quince más importantes de España y se ubica en los montes de Toledo. Su nombre lo hereda de las chozas cónicas que tradicionalmente utilizaban pastores y carboneros para guarecerse de la intemperie. Sus 40.856 hectáreas de terreno protegido se pueden recorrer por rutas a pie, en bici o en 4×4 con visita guiada. Nosotros estuvimos dos días he hicimos cuatro rutas por cuenta propia. En esta guía del Parque Nacional de Cabañeros te contamos cuáles y cómo.

Centro de Visitantes Casa Palillos

El Centro de Visitantes Casa Palillos es un antiguo almacén de grano reconvertido en una exposición sobre la historia, fauna y flora del parque. La parte exterior presenta una senda con reconstrucciones de las chozas y otros elementos de la vida agraria que se utilizaban antiguamente en la zona. Hay observatorios de los que es posible avistar ciervos en La Raña, nombre con el que se define a la extensa llanura de escasa arbolada y que representa uno de los ecosistemas principales del parque. Uno de los mejores momentos para ir es en otoño, que es la época de apareamiento. Para atraer a la hembra, el ciervo macho lanza unos bramidos o «berreos» bien audibles varios kilómetros a la redonda.

Además de observatorios y museo, desde Casa Palillos sale una ruta lineal de 9.5 km que se puede hacer a pie o en bici hasta el área recreativa y embalse de Torre de Abraham. A nosotros fue la caminata que menos nos copó, probablemente porque fuimos casi por empezar el invierno y ya solo se veía campo plano, algunas cigüeñas y un par de águilas. A pesar de eso, la visita al museo mereció la parada.

Si esta parte de Cabañeros no te interesa pero vas a pasar cerca, es menos desvío parar en Pueblonuevo del Bullaque, a 6 km de Casa Palillos. Aquí también cuentan con un completo centro de información que además brinda la opción de reservar visitadas guiadas en 4×4.

Cabaña Museo a cielo abierto del Centro de Visitantes Casa Palillos. Parque Nacional de Cabañeros.
Las cabañas que le dieron el nombre al parque. Museo a cielo abierto del Centro de Visitantes Casa Palillos. Las cabañas funcionaban de viviendas temporales para los trabajadores (carboneros, pastores, segadores, etc.) y sus familias. Parque Nacional de Cabañeros.

DATO CURIOSO
El Parque Nacional de Cabañeros es el menos visitado de los quince parques nacionales de España. A fines del s. XX estuvo a punto de ser convertido en campo de tiro. Por suerte, los vecinos y organizaciones ecologistas lo impidieron y en 1988 sus bosques fueron declarados parque natural.

Ruta de La Viñuela

Seguimos rumbo norte parando en el pueblo de Retuerta del Bullarque para almorzar. Al principio parecía abandonado y por un momento creímos que no encontraríamos ningún local abierto. Por suerte, nos salvó una simpática señora con dos clásicas bocatas. Con el estómago lleno, nos adentramos al Parque de Cabañeros para realizar la Ruta de la Viñuela.

Es un sendero semi-circular de 13 km por pista forestal que en su descenso al valle del arroyo La Viñuela va introduciéndose al bosque de encinas, alcornoques y quejigos. También abunda el roble melojo y los matorrales de brezo, romero, tomillo, labiérnago y madroño.

Los madroños estaban a reventar de su llamativa fruta rojiza, a la que estuvimos estudiando por un largo rato.  Eventualmente descubrimos que es la famosa fruta que come del arbusto la Osa de Madrid en Plaza del Sol. El fruto del madroño carece de hueso y es muy blandito, nos costaba arrancarlo sin que se aplastara entre los dedos. Expele un aroma delicioso pero al comerla el sabor es más bien neutro, con un suave toque cítrico, y esta repleto de semillitas.  Una leyenda dice que el madroño nació de la sangre derramada del gigante Gerión al ser vencido por Hércules cuando realizaba su décimo trabajo.

Los bosques mixtos de la Ruta de La Viñuela son similares en cada tramo y siempre tienen de fondo la Sierra del Chorito, por lo que llegado cierto punto la caminata se vuelve algo monótona. Si querés hacerla y dispones de poco tiempo, solo hasta la mitad es más que suficiente.

Madroño Ruta de la Viñuela Parque Nacional de Cabañeros.
Fruta del madroño en la Ruta de la Viñuela. Parque Nacional de Cabañeros.

Ruta del Boquerón del Estena

Nuestra siguiente parada fue en el pueblo de Navas de Estena para realizar la ruta lineal de 6.5km (ida y vuelta) del Boquerón del Estena. Esta caminata está increíble y, por lejos, fue la que más nos gustó de todo el Parque Nacional de Cabañeros. Si solo poder hacer una, ¡elegí esta! Su nombre, Boquerón, proviene de «boca o abertura grande» y refiere al tajo estrecho que el río Estena ha excavado en las piedras de Sierra del Maíllo.

Realizar esta caminata es viajar 470 millones de años para atrás, hasta la era paleozoica, cuando la Península Ibérica estaba sumergida bajo el agua. Verás piedras de pizarra, oscuras y frágiles, que solían ser fango arcilloso del fondo del mar, y cuarcita, clara y maciza, que solía ser las arenas del agua más cercana a la orilla. Las Torres del Estena, tres pilares de piedra que aparecen a los 15 minutos de caminata, son de piedra cuarcita triturada formada por fallas geológicas.

A dos pasos de allí sobre el Arroyo del Chorrillo está el Risco Tirapanes. De él las familias tiraban víveres a la otra orilla para los pastores y carboneros. Esto sucedía cuando el río crecía mucho y no se podía cruzar. Debajo del risco hay una cueva en la que por el año 1932 solía vivir un ermitaño al que conocían como El Tío Cestero. Tejía cestas de mimbre para los lugareños a cambio de comida u otros productos.

Parque Nacional de Cabañeros.
A la derecha del río están las Torres del Estena y abajo se ve la cueva del Tío Cesta. Parque Nacional de Cabañeros.

A medida que avanzamos por la Ruta del Boquerón del Estena aparecen huellas fósiles de trilobites (artrópodos extintos que tenían la apariencia de un camarón-cucaracha primitivo), de antiguas anémonas marinas, de las ondas que el oleaje producía en la ribera y de gusanos gigantes. Todo acompañado por el bello y salvaje bosque mediterráneo de fresnos, abedules, acebos, quejigos y tejos.  

Al terminar el sendero nos recompensamos con un chocolate caliente en Navas de Estena. Para estar más cerca de nuestra próxima senda (Ruta del Chorro y El Rocigalgo) pasamos la noche en el pueblo de Los Navalucillos a cuyo centro le encontramos cierto aire toledano, pero los pocos bares que incursionamos nos parecieron terribles.

Ruta del Boquerón del Estena. Parque Nacional de Cabañeros.
Huella fósil de un gusano gigante extinto hace miles de años. Parque Nacional de Cabañeros.

Ruta del Chorro, La Chorrera Chica y El Rocigalgo

La senda lineal del Chorro de los Navalucillos es de 9 km ida y vuelta. Nosotros le incluimos el ascenso al pico Rocigalgo, a 1448 metros de altura, y regresamos por la senda del Macizo del Rocigalgo, sumando un total de 22 km. Si estás para algo light, la Ruta del Chorro es más corta y sencilla; si disfrutas de largas caminatas por la montaña, no dudes en hacer el pico del Rocigalgo.

La caminata es dinámica, interesante y con bonitas vistas. La Senda del Chorro transcurre por los Monte de Toledo en un valle entre montañas. Va siguiendo el arroyo del Chorro por una pista que atraviesa bosques de encinas, cornicabras, nueces negras, arraclanes, brezos, tejos, robles, acebos y abedules. Sobrevuelan los cielos varios ejemplares grandes de aves. Vimos un par pero no alcanzamos a distinguir si eran águilas, buitres leonados o un buitres negros. Al final del recorrido hay dos preciosas cascadas, la Chorrera Chica y la cascada del Chorro.

Este es el punto para elegir retornar o continuar hasta el pico del Rocigalgo. Si elegiste continuar con la aventura, preparate para unos divinos bosques mediterráneos de roble (que a nosotros nos recibió con el suelo tapizado de hojas secas) y una densa niebla en el mirador de la cima. El regreso toma por la cordillera montañosa y luego baja la sierra por encinares, enganchando con la Ruta del Encinar y finalizando en el inicio de la primer ruta.

Cascada del Chorro. Ruta del Chorro de los Navalucillos.  Parque Nacional de Cabañeros.
Cascada del Chorro. Ruta del Chorro de los Navalucillos. Parque Nacional de Cabañeros.

Mapa del Parque Nacional de Cabañeros e info útil

Para más información sobre este parque nacional te invitamos a visitar la página oficial del Parque Nacional de Cabañeros y la web del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España. En ambas hay datos útiles y planos de todas las rutas que te mencionamos en este artículo y además permiten hacer reservas online para visitas guiadas y solicitar permisos para rutas específicas que lo requieran.


A nosotros nos encanta pasear por reservas naturales. ¿Y a ti? Compartinos tus experiencias favoritas en los comentarios.

CategoriesEspaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.