G

Guía: Qué ver en Busan

Guía: Qué ver en Busan. Coreanas posando en escultura interactiva de parasoles y retrato
Parada de autobús y bus.
  • Moneda del país: Won surcoreano (₩ o KRW o 원)
  • Conversión: 1 USD ≈ 1.203 ₩ (aquí conversión actual)
GASTOS POR PERSONA POR DÍA
Alojamiento
Mínimo 6.581,03 ₩ (~ 6 USD)
Comida ~ 3.500 ₩  (~ 2,91 USD)
Transporte 2.574,42 ₩  (~ 2,14 USD)

Ubicada en el sureste de Corea del Sur, Busán es la segunda ciudad más grande del país después de Seúl. Su historia se remonta a los tiempos antes de Cristo, fluyendo por diferentes estados. Fue testigo de la invasión japonesa en el año 1.592, de la primer batalla en la Guerra de los siete años y capital provisional durante la ocupación de Seúl en la Guerra de Corea. Esta última una de las que tuvo más impacto en su perfil actual. En

Que ver en Busan

Gamcheon Culture Village

Busán nos recibió en primavera, cuando el calor ya empieza a picar estando en la calle al mediodía. Una de nuestras primeras paradas fue Gamcheon Culture Village.

Gamcheon Culture Village está formado por casas construidas de manera escalonada en las estribaciones de una montaña costera, ganándose el apodo de la «Machu Picchu de Busán».

Estatua del principito en Gamcheon.
El principito en Gamcheon Village

Los muchos callejones que atraviesan esta villa están vibrantemente decorados con murales y esculturas creadas por los residentes. Aunque hay un mapa para ayudarte a encontrar las atracciones más populares del barrio, lo mejor es simplemente perderse.

Tiempo atrás, esta villa era de las más pobres. En 1940, sólo algunas casas salpicaban la ladera, pero ese número se hinchó dramáticamente al comienzo de la Guerra de Corea en 1950 al ser la única área de la península que permaneció por fuera del conflicto. En tan solo un año, la población de Busan creció de 880.000 a 1.4 millones de personas debido a los refugiados de guerra.

Aproximadamente 4.000 personas se trasladaron de las zonas portuarias (que sufrían de sobrepoblación) a la zona de Gamcheon, construyendo cerca de 800 casas improvisadas a base de hierro, madera y rocas.

Esas casas (que empezaron como chabolas) fueron mejorando gracias a la intervención de un hombre conocido como Chol-je Cho. Cho fundó Taegukdo, una religión que cree en el Taeguk, o como lo conocemos en occidente: el  yin y el yang. Este símbolo representa el verdadero significado de la vida y el universo (o eso dicen ellos).

Helice de papel del Yin Yang

Después de finalizada la persecución y la represión de la ocupación japonesa, Cho y sus seguidores llevaban a los habitantes de Gamcheon arroz y dulces como regalo.

Con esta ayuda los residentes fueron capaces de canalizar sus ganancias en la reconstrucción de sus casas. Estaban tan agradecidos por la ayuda de Cho y sus seguidores que casi el 90% de los refugiados que vivía en Gamcheon se convirtió al Taegukdo. En 1955 el área se conoció como la aldea de Taeguk cuando Cho trasladó la sede de la religión allí.

Aunque en los años 90 se encontraba mejor que antes, Gamcheon y la aldea de Taeguk siguieron siendo más pobres que el resto de Busan. En 2009, el Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo inició un nuevo proyecto para el barrio. Se hicieron reparaciones, se contrataron artistas para pintar murales y se instalaron 10 obras de arte, algunas creadas con la ayuda de los residentes.

En 2010, el proyecto Miro Miro agregó 12 obras más, incluyendo pinturas callejeras y marcadores de trayectoria perfectamente adecuados para el proyecto, ya que «Miro» significa ‘laberinto’ en coreano.

Hoy en día, Gamcheon es un vibrante barrio lleno de turistas durante todo el año.

Distrito de Haeundae

Salimos de las calles de Gamcheon y seguimos recorriendo Busan. Nos facilita la tarea la linea de metro de Busan.

Bajamos en Haeundae Beach, una de las dos playas más famosas de Busan en una de las zonas más destacadas: el barrio de Haeundae donde se realiza anualmente el Festival Internacional de Cine de Busan. Como playa importante de barrio importante también recibe eventos de todo tipo y cuando nosotros lo visitamos la playa se preparaba para el Sand Festival, un festival que incluye competencia de obras de arte esculpidas en arena, música en vivo y mucha fiesta.

Festival de arena en la playa Haeundae
Festival de arena en la playa Haeundae

Al lado de la playa está el parque Dongbaek. El inicio del sendero se encuentra al final del extremo sur de la playa, donde está el hotel The Westin Chosun. Encontrarás un mapa explicativo y señalizaciones para que tomes el paseo marítimo entre pinos y camelias hasta la «isla» de Dongbaek. Aunque antiguamente era una isla, la transformaron en península al unirla con el continente pero mantuvo su nombre. La caminata es corta, solo 500 metros hasta el faro y el observatorio. El sendero termina en el edificio Nurimaru APEC House, centro construido para conferencias de la APEC (Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico). Con un diseño arquitectónico tradicional-moderno, tiene forma de Jeongja (pabellón tradicional coreano) y su techo emula la silueta de la isla. Las visitas a este edificio son gratuitas. Desde su terraza se pueden apreciar bellas vistas de la isla y del mar.

Para el otro lado de la playa, dirección norte, se encuentra la calle Dalmaji que presenta un bello paseo a la sombra de los cerezos con vistas a la costa.

Templo Haedong Yonggungsa

El último gran atractivo de este lado de Busan es el templo Haedong Yonggungsa. Se encuentra lejos del centro pero se puede llegar en la línea de bus 181 bajando en la parada Yonggungsa. El templo no está al lado de la parada. Hay que caminar hasta el estacionamiento (unos 700 metros) y de ahí seguir entre los puestitos de comida, ropa y bisutería.

Lo primero que verás son las estatuas de los 12 animales del horóscopo chino a los laterales del camino. Luego viene una escultura de pagoda en piedra, al dejarla atrás empiezan unas escaleras que bajan hasta un puente que lleva al templo. Fue construido en 1376 por orden del sacerdote Naonghwasang, asesor del rey Gongmina, y es uno de los templos budistas más importantes del país. A nosotros nos encantó, especialmente por el contraste con sus hermanas de Japón. Los templos budistas japoneses tiene colores más sobrios y apagados. En cambio los coreanos son un estallido de colores que nos fascinó. Le entrada al templo es gratuita.

Otra característica de este templo es ser el único del país construido sobre la costa marítima.

Cuando termines de pasear por el templo no te vayas todavía. Saliendo por donde viniste a la derecha está el Centro de Investigaciones de Pesca. Ahí hay dos museos gratuitos, uno montado en un antiguo barco reciclado y otro dentro de un enorme edificio. En estos museos brindan información de manera didáctica sobre todo lo relacionado a la vida marina y la pesca sustentable.

Gwanganhaebyeon-ro

¿Querés ver un puente largo y colorido? Visita la playa de Gwangalli, tan famosa como la de Haeundae. Mirando al horizonte desde esta playa de kilómetro y medio puedes ver el famoso puente colgante de Gwangan. Este puente que actúa como bypass conecta el distrito de Haeundae con el distrito de Suyegong y tiene un largo total de 7,4 km. A la noche luces de colores lo iluminan realizando distintos dibujos en su fachada que cambian según el día y la estación. Una linda actividad es caminar por la rambla que bordea la playa sobre la tarde, parando en algún café a tomar algo, probando el famoso hoe (pequeños filetes de pescado crudo de la zona) o simplemente disfrutando alguno de los tantos artistas callejeros que brindan ambiente hasta la llegada del anochecer para observar los juegos de luces, no solo del puente sino también de los mega edificios modernos que circundan toda esta playa.

La playa tiene mucha popularidad entre los jóvenes y se caracteriza por ser una playa donde uno puede alquilar esquís acuáticos, windsurf y yates??? Si, yates. También es protagonista de diversos festivales (especialmente de música), uno de los más famosos el Festival Oceánico de Busan (Busan Sea Festival).

Playa de Gwangalli y puente colgante de Gwangan
Playa de Gwangalli y puente colgante de Gwangan

Igidae Coastal Walk

Oryukdo Skywalk
Oryukdo Skywalk

Si sos amante de los vehículos rodados no motorizados (bicis, rollers, skates, monopatines, etc.) al extremo sur de la playa Gwangalli comienza toda una «calle» costanera exclusiva para estos. La pared de esta calle que mira al mar se encuentra repleta de murales diversos. Al final de esta empieza el Parque Igidae con una agradable caminata costanera entre su verde de casi 2 km de largo. En la otra punta de la caminata se encuentra la Oryukdo Skywalk, una plataforma con suelo de vidrio que sobresale del precipicio hacia el agua en el punto que el Mar del Este se divide con el Mar del Sur. A esta skywalk también se la conoce como «Caminata sobre el cielo».

La Oryukdo Skywalk es gratuita y se puede visitar de 09:00 a 19:00 hs (última admisión 18:50 hs).

Torre de Busan y Parque Yongdusan

Torre de Busan
Torre de Busan

Así como en Uruguay tenemos el cerrito de Montevideo, en Busan tienen el cerrito de Yongduan. Su nombre, Yong,  significa dragón, pues dicen que se parece a la cabeza de un dragón asomándose. Sobre este cerro de 120 metros de altura (que se puede subir a pie o en un mini bus pago) se encuentra la Torre de Busan. Admirando el horizonte desde su inauguración en 1973 sobre sus 118 metros de altura esta torre permite una amplia panorámica de Busan y su costa, especialmente de la zona de Jung-gu que es donde se encuentra situada. El observatorio abre de 10:00 a 23:00 hs y el costo por subir es de 8.000 ₩ adultos (~ 7,00 USD).

Al lado de la explanada hay un pequeño parque con, entre otros atractivos, la estatua del general coreano Yi Sun-shin, un reloj floral y un templo sintoísta construido por monjes japoneses en 1.898.

Mercados

Los más conocidos se acumulan en el distrito de Jung-gu. Hay de todos los tipos.

¿Con antojo de comida marina? Nada como visitar el Mercado Jagalchi para que se te vaya el antojo. Ubicado sobre la costa en la calle Jagalchihaean, este mercado de mariscos y pescados es uno de los más grandes de Corea con un producto de lo más fresquito (vivitos y coleando en el propio mercado), donde conocimos unas especies de gusanos/peneamorfos de mar vivos (más info si te interesa sobre este pene-gusano-marino aquí) que al parecer a los coreanos les encanta comer crudos (pero esperamos que muertos).

Podemos declarar que las diferencias culturales se empezaron a notar y, aunque a los coreanos no parecía movérseles un pelo con el despliegue de vida marina enjaulada en sobrepoblación, para nosotros fue un poco chocante y nos sacó todas las ganas de probar el famoso hoe (pescado o mariscos o gusanos marinos que se consumen en crudo).

El siguiente mercado es menos morboso y no incluye tanto tentáculo. Entrando un poco a la ciudad está el Mercado Gukje situado en la calle Arirang. Es un mercado de comidas lleno de locales y puestitos ambulantes en los que podrás probar muchísima comida coreana. Una de las especialidades es Chungmu Gimbap, una especie de rolls de algas que te recordaran al sushi pero que solo tiene arroz de relleno. Tradicionalmente se sirve con kimchyi y koddugi muchim (calamares picados y fermentados en salsa picante).

Mercado Jagalchi
Mercado Jagalchi

A las pocas cuadras se encuentra el Mercado Buyeong, también conocido como Mercado Kkangtong (lata) o,  antiguamente, mercado Dottegi (bullicioso). Fue un referente histórico, ya que la mayoría de productos importados que llegaban a Corea se vendían desde este mercado.

Entre otros, recibían muchos productos enlatados de los Estados Unidos para las fuerzas americanas que residían en el país durante la Guerra de Corea y de ahí uno de sus nombres. Hoy ha pasado a ser un mercado más sencillo pero sin perder su aire internacional. Además de comida coreana, tiene diversos locales de comida extranjera y tiendas de ropa y accesorios.

Te vamos a cerrar el capítulo de los mercados con un monstruo moderno: el shopping LOTTE MALL Gwangbok. Situado a pocos metros del Mercado Jagalchi, es un ícono coreano y tiene un hermano gemelo en Seul. Aunque los shoppings no sean lo tuyo, vale la pena visitarlo por  sus diseños, sus fuentes y sus atracciones.

Dadaepo

Allí donde desemboca el río Nakdonggang, en la zona oeste de Busan, se encuentra la playa Dadaepo. No es tan glamorosa como la Gwangalli o la Haeundae y puede que por eso fuera la que más nos gustó. Contraria a estas dos, la Dadaepo es más tranquila y limita con un sereno parque en vez de enormes edificios.

El área se presta para hacer senderismo por la Molundae cliff, un pequeño peñón que sale como brazo de la playa hacia el este y cuyo nombre coreano significa «El acantilado más allá del cual desaparecen las nubes». Cuenta la leyenda que los dioses se posarían en la cima de su acantilado para disfrutar de las bellas vistas. Este saliente rocoso alberga pinos con más de 500 años.

Si lo tuyo no son las laderas escarpadas, hacia el lado contrario hay un paseo en pasarela de madera sin ningún tipo de subida o bajada, el Gouni Ecological Trail. Es una pasarela de 600 metros de largo que se extiende a lo largo de la playa pasando por zonas poco profundas de agua donde se ha restaurado el ecosistema natural de fauna y flora. Al anochecer cuando la iluminan con luz artificial, y acompañada con el fondo de la playa, asegura una foto de wallpaper.

Gouni Ecological Trail
Gouni Ecological Trail

La estrella del parque (y de la playa puestos a decir) es la Dadaepo Sunset Fountain of Dreams, literalmente «La Fuente de los Sueños de Dadaepo al Atardecer». Una de las características de esta fuente es que sus chorros de agua surgen directo del suelo y no de un estanque o lago.

Todos los días a determinada hora se realiza un show con luces y chorros que alcanzan hasta los 55 metros de altura. Podemos decir que, junto con la fuente de Singapur, este es uno de los shows de agua más impresionantes que hemos visto en nuestra vida. Si nos obligan a decir un imperdible al visitar en Busan, definitivamente gritamos Dadaepo Sunset Fountain of Dreams!!!

Dadaepo Sunset Fountain of Dreams
Dadaepo Sunset Fountain of Dreams

Horarios del show

  • Primavera (Abril), Otoño (Setiembre-Octubre) : Martes a Jueves 7:30 pm (20 mins). Findes y Festivos 7:30 pm (20 mins) y 8:30 pm (20 mins).
  • Verano (Mayo-Agosto): Martes a Jueves 8:00 pm (20 mins). Findes y festivos 8:00 pm (20 mins) y 9:00 pm (20 mins)

Templo Boemasa

Si aún no has visto un mapa de Busan, te contamos que está lleno de cerros escarpados (casi que montañas) que van como segmentando la ciudad en distintas partes. Razón por la que las zonas suelen estar distanciadas entre ellas y el uso de transporte público o privado para moverte de un lado a otro se vuelve necesario.

En una de estas cerro-montañas, más específicamente en la de Geumjeongsan, está el templo Boemasa. Fue construido en el año 678 y, aunque la mayor parte de la construcción original se perdió por el 1590, la restauración de 1613 se mantiene hasta hoy día. Continua en funcionamiento como templo budista, está abierto todo el año y la entrada es gratuita.

Se puede llegar en el bus nº 90 que se toma en la parada de Samsin Transportation. Hay que bajarse en la parada de bus de Beomeosa Ticket Office y desde ahí caminar 350 metros hasta el templo.

Nosotros decidimos ir por los senderos en vez de tomar el bus. Nos perdimos un poco al principio pero una vez bien encarrilados mereció la pena. Por el camino vimos antiguas murallas y torres de control (y millones de ardillas), cosas que en el bus se pierden.

El templo es bastante grande, compuesto por pabellones, pagodas, ermitas, murallas, salones y puertas exteriores, y el tener a los monjes residiendo ahí + el bosque alrededor le da un aire místico.

Comida

Comer afuera

Claro que vas a tener que  parar a comer en Busan, por eso te vamos a contar todo aquello que probar para sentirte todo un coreano!! Los precios pueden variar, pero suele oscilar entre 1500 ₩  (~ 1,3 USD) que es lo que sale un Hot dog korean style o un Hotteok, 3.500 ₩  (~ 3,0 USD) si compras un Tteokbokki completo o 10.000 ₩   (~ 8,6 USD) si decides comer barbacoa coreana (puede ser más caro según el tipo de carne).

Gimbap y Tteokbokki
Derecha: Gimbap.
Izquierda: Tteokbokki
Hotteok
Hotteok
Probando gusanos de seda
Probando gusanos de seda
Eomuk kkochi
Eomuk kkochi
  • Gimbap: Ya te hablamos un poco de esta preparación en el mercado Gukje. Es parecido al sushi (Makizushi – arroz enrollado en alga nori – para ser más específicos) pero utilizan aceite de sésamo para el arroz en vez de vinagre y no agregan pescado. Prefieren rellenarlo con verduras, ajíes y cangrejo.
  • Bibimbap: Uno de los platos más representativos de la cultura coreana. Consiste en arroz mezclado con carne y diferentes tipos de vegetales, bien sencillo. Verás que suele ser un plato muy colorido, busca representar la creencia popular de la armonía de los colores: oseak (los cinco colores del arte tradicional coreano).
  • Eomuk kkochi: Son unas tortas de pescado pinchadas en un palito y hervidas en un agua sazonada.
  • Tteokbokki: consiste en panchos de arroz (o también se pueden describir como pasteles de arroz cilíndricos) llamados garaetteok cocidos a fuego lento con eomuk kkochi y vegetales en una salsa picante coreana llamada Gochujang. Es muy común en los puestos ambulantes.
  • Kkochi: Siempre nos gusta descubrir el nombre que tiene una de las preparaciones más antiguas de la humanidad y que probablemente existe en todas las culturas: las brochettes de carne. En corea se las conoce como kkochi y pueden ser de todo tipo.
  • : Bebida fría compuesta de agua de arroz – granos incluidos – y azúcar. Muy dulce para nuestro paladar. Preferimos el Soju, bebida alcoholica típica coreana hecha con arroz.
  • Shike: Es un dulce que consiste en masa de harina de arroz con miel y cebada por dentro.
  • Kimchi: Preparación fermentada a base de repollo chino y muchas especias de sabor muy picante. También se puede hacer con otras verduras como nabo, rábanos o pepino. El kimchi es un alimento básico en la gastronomía coreana, hasta el punto de haber sido declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. No apto para sensibles al picante.
  • Hotteok: Es como una mini tortafrita rellena de semillas y dulces y, a veces, frutos secos. Realmente delicioso aunque muy aceitoso, abstenerse hígados frágiles. Se suele vender más durante el invierno.
  • Gusanos de seda: Otra exquisitez coreana. «Viscosos pero sabrosos». Se consumen solos como snacks, fritos o hervidos, pero también se los puede agregar en salsas.
  • Korean Hotdogs: Bueno, no creemos que este sea un plato tradicional milenario, ¡pero no quita que este bueno! Básicamente es un pancho enharinado en una especie de pan rallado de grano grueso fritado y aderezado con múltiples cosas, entre otras azúcar.
  • Barbacoa coreana o Gogi-gu-i: Podrás ver muchos restaurantes que se dedican a esto. En el centro de la mesa tienen parrillas alimentadas a gas o carbón donde se prepara la carne. Puede ser vaca, pollo o cerdo. Hay tres preparaciones típicas: el bulgogi (antes de cocinar la carne se la marina con azúcar, salsa de soja, aceite de sésamo, ajo y pimienta), el galbi (hecho con costillas de ternera marinada en una mezcla similar al bulgogi) y el jumulleock (filete marinado en aceite de sésamo, sal y pimienta). También tienen preparaciones sin marinar como el chadolbegi (trozos de carne de vaca) y el samgyeopsal (tiras gruesas de panceta de cerdo).

Supermercados coreanos

Fue muy interesante entrar a los super de Corea viniendo de Japón. En Japón todo se vende en paquetes individuales y porciones pequeñas, en Corea es todo lo contrario. ¡Todo eran paquetes enormes! Aunque parece una tontería, es una de las razones por la que nos gusta visitar supermercados de cada país. De una forma u otra, no solo refleja su gastronómica, también parte de su cultura social.

Además de divertirnos entre sus góndolas, también nos dedicamos a comprar y anotar los precios para compartirlos contigo. Estos son algunos artículos de nuestro carrito:

Supermercado en Corea, productos tamaño familiar
Dentro de un supermercado coreano.
  • Repollo y manteca 3.800 ₩  (~ 3,2 USD)
  • Yogur 1.000 ₩  (~ 0,85 USD)
  • Café 1.745 ₩  (~ 1,5 USD)
  • Banana 3.000 ₩  (~ 2,6 USD)
  • Miel 2.000 ₩  (~ 1,7 USD)
  • Jugo de arroz 500 ₩  (~ 0,42 USD)
  • Tomate, morrón, manteca y repollo (todo junto) 5300 ₩  (~ 4,5 USD)

Transporte

Es muy bueno y completo, tanto su red de buses como de metros. Aunque solo estuvimos en Busan suponemos que en otras ciudades debe ser similar. Existen tarjeta pero también se puede pagar en efectivo. Eso sí, el bus no te da cambio, así que hay que ir con lo junto. El costo fijo del bus dentro de la ciudad (adultos) pagando en efectivo es de 1.300 ₩  (~ 1,0 USD), con tarjeta 1.200 ₩. Tomaros un metro a distintos puntos de la ciudad unos 1.600  ₩  (~ 1,4 USD).

Mapa

Por aquí terminamos con Busan. Es una ciudad con mucho para ofrecer y definitivamente no llegamos a visitar todos los puntos interesantes . Si querés saber más sobre sus lugares, gastronomía, transporte y cultura hay una página oficial muy completa en español: Imagine your Korea

Si buscas algo y no está cambia a la versión en inglés de la página, tiene aún más info.


Esperamos que te haya gustado este artículo y cualquier aporte que tengas no dudes en compartirlo en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.