Q

Qué ver en Extremadura – 3 excelentes lugares para visitar

Antiguo aljibe musulmán en el  Museo de Cáceres. extremadura, españa

La Comunidad Autónoma de Extremadura todavía conserva las huellas de las culturas que supieron habitarla: pueblos prerromanas (como los vettoni y los lusitanos), romanos,  musulmanes y cristianos. Extremadura dio a luz numerosos conquistadores, entre los más conocidos Hernán Cortés, Francisco Pizarro y Pedro de Valdivia. Te invitamos a conocer sus históricas ciudades y su naturaleza en 3 excelentes lugares que ver en Extremadura.

Gastronomía de Extremadura

El aislamiento marítimo de Extremadura provoca que su oferta gastronómica sea fundamentalmente cárnicos y hortalizas. Destacan los platos con cerdo ibérico, como el jamón de Montánchez y la cachuela (hígado de cerdo frito), la chanfaina (estofado con cordero) y la perdiz al modo de Alcántara.

Extremadura cuenta con varios productos con denominación de origen protegida. Por ejemplo sus cuatro quesos distintivos: Torta del Casar, un queso de corteza cilíndrica y dura de relleno cremoso con un sabor y un olor muy fuerte al que se le corta la cara superior para abrir como tapa y comerlo; queso de Acehúche, producido con leche de cabra cruda; queso de la Serena, a base de leche de oveja; y queso Ibores, elaborado exclusivamente con queso de cabra.

Otro alimento distinguido de Extremadura es el Pimentón de la Vera. Esta planta originaria de América generó furor entre los frailes Jerónimos que extendieron su producción por toda la región de Extremadura. Otros productos exclusivos de Extremadura son el aceite de oliva Gata-Hurdes y Monterrubio, la miel de Villuercas-Ibores y la cereza del Jerte. Un mix perfecto de picoteo para acompañar con bebidas locales: vino Ribera del Guadiana y cerveza artesanal de bellotas o cereza.

comida de extremadura
Productos típicos de Castilla-La Mancha.
Quesos del Casar - Torta del Casar y Viejo Maestro - y Cerveza artesanal de bellota.
Quesos del Casar – Torta del Casar y Viejo Maestro – y Cerveza artesanal de bellota.

Qué ver en Extremadura – Cáceres

El conjunto histórico de Cáceres, ciudad UNESCO Patrimonio de la Humanidad apodada «la villa de los mil y un escudos»,  es el resultado histórico de romanos, judíos, musulmanes y cristianos. Su casco antiguo se compone de edificios erigidos entre los siglos XIV y XVIII, que han servido para varias escenas en la serie Juego de Tronos (Game of Thrones).

La Plaza Mayor es el punto de inicio para recorrerlo. Surgió en el s. XII como un espacio para la feria anual. Hoy se encuentran bares y terrazas, el Ayuntamiento, el Arco de la Estrella (acceso principal al recinto amurallado), la Ermita de la Paz, la Torre de Yerba (de origen árabe), la Torre de los Púlpitos (de origen cristiano) y la Torre de Bujaco (de origen árabe). Este último alberga el Centro de Interpretación de las Tres Culturas.

Las murallas son de origen romano, reconstruidas por los almohades en el s. XII. Intramuros hay un total de 41 palacios de estilo austero y con carácter defensivo que surgieron luego de la reconquista cristiana de Cáceres en el año 1229 (desde 1147 había sido territorio islámico). Muchas familias nobles decidieron entonces construir sus casas solariegas en esta ciudad sobre los antiguos recintos musulmanes. Era común que al construir sus viviendas se agregara el escudo de familia en la fachada y pronto Cáceres acumuló 1238 escudos señoriales. De allí le quedó el apodo de «la villa de los mil y un escudos».

la Casa de los Caballos es hoy el Museo de Cáceres, exponente de la pre-historia e historia de la villa.  Cáceres, extremadura, españa
La Casa de los Caballos es hoy el Museo de Cáceres, exponente de la pre-historia e historia de la villa.

De todas ellas, las más importantes todavía en pie son la Casa del Sol, el Palacio Provincial, el Palacio de Hernando de Ovando, el Palacio de Carvajal, el Palacio de Toledo-Moctezuma (casa de la hija del emperador azteca Moctezuma II) y el Palacio de los Golfines de Abajo. El Palacio de las Veletas, también conocido como Casa de los Aljibes, junto a la Casa de los Caballos es hoy el Museo de Cáceres, exponente de la pre-historia e historia de la villa. Conserva un antiguo aljibe musulmán en perfecto estado abierto al público.

Sobre la Plaza de Santa María verás más blasones. En esta plaza se solían celebrar las bodas de los nobles y se realizaban mercados. En ella se encuentran el Palacio de Mayoralgo, el Palacio Episcopal  y la Concatedral de Cáceres. Cerca está el paseo por la Judería Vieja, hoy conocido como Barrio de San Antonio. La Ermita de San Antonio solía ser la Sinagoga. Antes de irte contempla a la noche Cáceres toda iluminada desde el mirador Santuario de la Montaña.

Palacio de los Golfines. Cáceres, extremadura, españa
Palacio de los Golfines.

Qué ver en Extremadura – Mérida

Mérida es la capital de Extremadura y es sede de un conjunto arqueológico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Su nombre deriva del latín emerita, que significa jubilarse. El emperador romano Octavio Augusto ordenó su construcción en el año 25 a.C. como sitio de retiro para los soldados veteranos (eméritos), bautizándolo Emérita Augusta.

Contrario al sosegado pueblo de veteranos que uno podría imaginarse, Mérida se transformó en un importante centro económico y militar de la provincia romana de Lusitania y en punto de partida para la relevante calzada comercial romana Vía de la Plata. El tamaño de Mérida era tal que la abastecían de agua tres acueductos romanos. Sobreviven las ruinas de dos: el Acueducto de los Milagros y el Acueducto de San Lázaro.

Por suerte, muchas construcciones de lo que supo ser aquella gloriosa ciudad romana pervivieron (aunque sea semi-destruidas) hasta nuestros días. Un recorrido por sus edificios más emblemáticos te remontará 2.000 años al pasado. El Anfiteatro y Teatro romano es un buen punto de inicio, frente a la Plaza Margarita Xirgu sobre el cerro de San Albín.

Fuente con luces a la noche en Plaza España. Merida, España
Fuente de Plaza España.

El teatro fue mandado construir por el general Agripa el 15 a.C. y tiene capacidad para 3.000 personas. En el año 8 a.C. se agregó la arena del anfiteatro para las luchas de gladiadores. Para completar el entretenimiento, a principios del s. I d.C. se construyó un Circo Romano para las carreras de carros que se encuentra entre los mejores conservados a día de hoy. Tanto teatro como anfiteatro son con entrada paga, pero se puede recorrer el perímetro exterior para tener una idea bastante buena de si te interesa o no abonarlo.

Bajando por la calle José Ramón Mélida visita gratis el pequeño yacimiento arqueológico de las termas romanas que están ubicadas detrás de un edificio y el Conjunto arqueológico Reyes Huertas (posible sitio de termas romanas que funcionó de cementerio bajo dominio musulmán y de residencias durante los cristianos). También es posible visitar gratis las Termas romanas de San Lázaro, al lado de las ruinas del acueducto.

El centro neurálgico de Mérida va desde la rotonda Puerta de la Villa hasta Plaza de España, unidas por la peatonal Santa Eulalia. En el trayecto se puede ver bajo un suelo de cristal, a la altura de Sala Decumanus, los restos de la que era la principal vía romana de la ciudad, la calzada  decumanus maximus. A mitad de camino de la peatonal se encuentra el Templo de Diana. El templo era en realidad un lugar consagrado al emperador de Roma y funcionaba como centro administrativo y político de la ciudad. En el s. XVI el Conde de los Corbos utilizó parte de  la estructura del templo para edificar su palacio.

Sala Decumanus, restos de la principal vía romana   decumanus maximus. Merida, España
Sala Decumanus, restos de la principal vía romana decumanus maximus.

Al final de la peatonal Santa Eulalia hemos llegado al río Guadiana, cruzable gracias al Puente Romano. Sobre la ribera se levantan las murallas de la Alcazaba Árabe, recinto militar con ruinas de épocas romanas, visigodas y árabe. Cruza a la isla del medio, el Tajar, para apreciar un poco la naturaleza y luego regresa al centro por la calle Almendralejo, girando a la derecha en Travesía Almendralejo para alcanzar Plaza la Constitución. Aquí se encuentra el Arco de Trajano, la gran puerta de acceso que permitía ingresar a un gigante templo de culto imperial. Supo lucir en su exterior placas de mármol que poco a poco le fueron birlando.

A la noche date una vuelta por Plaza España para fotografiar su fuente de colores, disfrutar del buen ambiente con algún aperitivo y apreciar la arquitectura del Ayuntamiento. Mérida es una ciudad maravillosa de la nos fuimos encantados. Para un paseo más detallado te recomendamos visitar la web oficial de turismo de Mérida y descargar sus planos y guías.

Qué ver en Extremadura – Cuacos de Yuste, Jarandilla de la Vega, Guijo de Santa Bárbara y Garganta de la Olla

En dirección hacia el Parque Nacional de Monfragüe, esparcidos por la Sierra de Tormantos y la Sierra del Salvador, existe un puñado de pueblos poco visitados que conforman un paraje pintoresco. De todos ellos, Cuacos de Yuste es el que reviste mayor fama.

El pueblo se compone de una iglesia parroquial del s. XV, tres plazas principales (Don Juan de Austria, España y los Chorros) y casas de arquitectura serrana con soportales y balcones de madera. Pero la estrella de Cuacos de Yuste es el Monasterio de Yuste, a 2 km del pueblo. Comenzó como iglesia en el s. XV y luego se le añadió un claustro en el s. XVI.

Desde 1557 el emperador Carlos I, tras abdicar, pasó los últimos años de su vida en un pequeño palacio erigido al lado del convento. Carlos I era amante de la naturaleza y como pasatiempo se dedicó a cultivar un jardín aledaño a su palacio, con estanque de azulejos incluido. Estos jardines se pueden visitar actualmente junto al monasterio.

Antiguas casas extremadurenses en Cuacos de Yuste.
Antiguas casas extremadurenses en Cuacos de Yuste.

DATO CURIOSO
Entre el Monasterio y Cuacos de Yuste existe un cementerio de soldados alemanes (principalmente aviadores y marineros) que fallecieron en combate durante la Primer y la Segunda Guerra Mundial en territorio español. El gobierno alemán decidió en 1980 trasladar los sepulcros a este camposanto para que se encontraran cerca de su ex-emperador (pues Carlos I de España fue al mismo tiempo el rey Carlos V de Alemania).

Mientras Carlos esperaba a que le acondicionaran su palacio en Yuste, el emperador habitó en el palacio de Jarandilla (actual Parador de Turismo), en Jarandilla de la Vega. Esta villa cuenta con muchos edificios religiosos y poco más. Tiene dos ríos a cada lado: Garganta Jarandilleja y la Garganta del Jaranda. La Garganta del Jaranda también pasa por Guijo de Santa Bárbara, un pueblito a los pies de las montañas nevadas de Sierra de Gredos.

Se cree que Guijo de Santa Bárbara existe desde el 1400. Sus casas conservan la arquitectura tradicional de la Vera. Una de sus calles empedradas tiene el busto de Viriato revoleando una espada sobre su cabeza, héroe nativo de estas tierras que, cuentan los lugareños, luchó contra los romanos. Para nosotros lo mejor del lugar es la naturaleza. A solo dos pasos hay varias pozas naturales donde refrescarse en verano, creadas por los flujos de agua que bajan por gargantas y gargantillas desde los montes transitables.

Escultura de Viriato, Jarandilla de la Vega.
Escultura de Viriato, Jarandilla de la Vega.

Otro hermoso paisaje de la campiña de la Vega es el Paraje de las Ollas, por donde discurre las gargantas de Las Ollas (Garganta Mayor y Garganta Menor) creando cascadas y piscinas naturales. Esta zona esta pegada al pueblo Garganta la Olla, con mucha arquitectura tradicional y ambiente popular.


¿Cuál de los sitios te interesó más? ¿Conocías alguno? Descubrí más de España con nosotros.

CategoriesEspaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.logo Jerry Viaja - El y Ella Corriendo por el mundo detras de Jerry el gatito.